martes, 21 de julio de 2009

Del Tour de France a la Luna


En Amelié el vecino viejo dice que te pasas todo el año esperando ver pasar el Tour de Francia pero que, luego, pasa tan deprisa que ni siquiera te das cuenta. Luego sale una imagen de un caballo solitario galopando al lado del pelotón de ciclistas por el medio de uno de esos páramos que los organizadores de la grande boucle adecentan durante meses para invitarnos a hacer turismo en el país vecino. Aquí, en L´Spagne ayudaría más que pusieran carteles donde anunciaran cosas como "No volcamos camiones aunque vengan llenos de fruta" o "prometemos no tratarlos como si vinieran de un país del tercer mundo y no quejarnos porque hablen demasiado alto o no tengan ningún conocimiento sobre nuestro idioma".


Que queda claro que a mi Francia me gusta, incluso llena de franceses, que son como unos españoles con mucho dinero, es decir, creo que los españoles seríamos como los franceses de no haber tenido un paso tan triste por el siglo XX que nos ha inhabilitado para casi cualquier cosa como para organizar una vuelta a España que no tenga etapas que se desarrollen en autopistas que atraviesas terrenos desmochados por completo...que dan un poco de pena. Mi hermana, sin embargo, cada vez que ve que alguien se ha entretenido en hacer una bicicleta gigante con heno, o el logo del Tour en medio de un lago con piraguas o trillado su campo para dibujar algo alusivo a la carrera mira al cielo y dice: "Joder, los franceses se deben de aburrir cantidad". Y sigue leyendo algo de Stieg Larsson o de Le Carré.


Las retransmisiones del Tour de France dan para reflexionar mucho y para echar una cabezada. Pero sobre todo para lo primero si es que no has hecho una comida copiosa. Chente García Acosta, uno de esos ciclistas currantes, fue cazado por los periodistas de TVE a la llegada de una etapa en los años gloriosos de Miguel Induráin y le preguntaron: "¿Crees que Miguel se ha convertido en un nuevo héroe de este deporte?". Chente miró al reportero y le dijo: "Para héroe yo que para hacerme una etapa de estas tardo una hora más que Induráin". Un amigo ciclista ya retirado, Martín Perdiguero, me confesó que la primera vez que participó en el Giro y se enfrentó a la etapa en la que había que subir Los Dolomitas miró hacia la cota más alta, se aferró al manillar y soltó una lágrima previendo el sufrimiento que se le venía encima. Los franceses, nuestros vecinos altivos y desocupados, dicen que el Tour se parece a la vida. Y es verdad porque sólo nos conmueven los esfuerzos televisados de Contador, la vejez estupenda de ese mamón que se llama Lance Armstrong pero que las otras heróicas, las de los Chentes, Perdigueros, Zubeldias etc...la de los tipos que se quedan descolgados del pelotón para cargarse de botellas de agua o de bolsas de comida y luego aceleran para irlas repartiendo entre los otros compañeros, las de los escuderos que se dejan las piernas subiendo a buen ritmo la montaña para descolgar a todos los demás y dejar al líder del grupo en la cima y que sea él el que se quede con los laureles pasan bastante más desapercibidas. El Tour y la vida son un poco así...


Anoche, viendo el especial sobre la llegada a la Luna, me di cuenta de que se habló poco de Michael Collins, el astronauta que se quedó en órbita alrededor del satélite esperando que los otros dos compañeros no sufrieran un contratiempo. Un par de días sólo, allí arriba, sin hablar con casi nadie, con miedo a recibir la orden de Nixon de volver a la tierra dejando a Buzz Aldrin y a Armstrong allá abajo. Se habló incluso más del trabajo de Jesús Hermida, que en ningún momento explicó que su presencia en el ojo de la noticia fue circunstancial, hasta el punto de que dio la sensación de que lo que se celebraba era el 40º aniversario de la llegada de Don Jesús a Cabo Cañaveral y no lo otro, que incluso, parecía accesorio porque durante largo rato (y con la presencia de Javier Sierra...qué dime tú que hacía allí...¡Con Anne Igartiburu!) se estuvo echando la necesaria (y ridícula) sombra del misterio sobre si llegaron o no llegaron, sobre si aquello fue verdad o no. No se puede ser más estúpido.


Dudar a estas alturas de la llegada a la luna (vean este episodio de Cazadores de mitos) sería como dudar de que el Tour de France se celebra en realidad pese a que lo estamos viendo. Sería como dudar de nuestra propia existencia, dudar de que hay fronteras que se pueden superar y, sobre todo, negarnos a la posibilidad de descubrir un poco más de nuestra misma esencia recogida en alguna piedra lunar...de hecho ya hay gente que duda de la naturaleza,incluso de la luna, y hace mención a la posibilidad de que sea una especie de nave nodriza vieja proveniente de otro planeta...afirmar estas cosas es como intentar pedalear hacia atrás. Como intentar pasar una etapa del Tour sin escuchar los comentarios de Perico Delgado al que cada vez se le nota más que lo suyo es convertirse en el nuevo Ramón García...

Como dato un botón: ayer se emitió, a continuación del especial de Hermida, el mockumentary "Operación Luna" (William Karel, 2002) donde se habla de la presunta operación encubierta para hacernos creer que jamás estuvimos allí y que sigue siendo colgado en internet como un "documental censurado".

13 comentarios:

polilla dijo...

pos a mi la idea de que no se llegó a la luna me gusta XDDD sobre todo porque hace que mucha gente se desespere intentando explicarte que si era posible que se hiciera hace 40 años, y con un ordenador con menos memoria que cualquier móvil....

Señor Insustancial dijo...

Hola polilla,

Una historieta: a finales de los años 80 un piloto soviético se pasó al otro lado aterrizando en Tel Aviv a los mandos de un mig 29. Un avión de combate que era más rápido y más efectivo que los F-18 norteamericanos y que jamás había sido fotografiado en vuelo y sobre el que se mantenían muchísimas dudas sobre su tecnología.

Cuando el desertor estaba a salvo israelíes y norteamericanos saltaron sobre la carlinga del avión a propulsión y descubrieron que era una lata vacía. El asiento, los cinturones y el dispositivo del oxígenos parecían de la II Guerra Mundial; los localizadores, el altímetro y la tecnología de navegación eran rudimentarias y no iban sujetas a ningún complejo ordenador de vuelo...en realidad parecía incluso peligroso pilotar aquel motor (bastante más avanzado en su mecánica) con tan poca seguridad. Cuando el piloto fue interrogado sobre el secreto del avión, muy orgulloso se señaló el pecho y dijo: "la Unión soviética tiene los mejores pilotos del mundo...". Ese era el secreto.

Pues con la luna me temo que un poco lo mismo: es posible que los primeros astronautas suplieran con su enorme potencial humano (¡Grande Elegidos para la gloria!) la rudimentaria tecnología de la época y un orddenador de tan solo 72 kb. de memoria.

un lunático abrazo.

Anónimo dijo...

He leído las últimas entradas todas seguidas y ha sido una experiencia muy agradable, no sé si como leer a Larsson, pero sí evocador, en este lluvioso verano inglés.
cuídese Mr.insustancial
saludos desde Brighton,

anónima yonki

Paria dijo...

Mekagontó polilla, ¿Así que tu eres una de esas que me clavaría el rejón de castigo de soltar que igual no llegaron a la luna?, desde luego que crueldad jejeje.
Es sorprendente la fascinación que tiene la gente por la conspiración, como si la realidad no fuera bastante compleja por si misma como para encima necesitar a los Iluminati.
Y ya puestos, a pesar de los ordenadores que tenemos hoy y todo el desarrollo de hoy en día, si se volviera a la luna se utilizaría básicamente la misma tecnología que en los años 60, porque es triste decirlo pero en cuanto a los cohetes seguimos prácticamente igual que hace 40 años, aunque ahora sean más seguros y eficaces (Obviando claro está, toda esa tecnología extraterrestre obtenida por ingeniería reversa a partir del OVNI estrellado en Nuevo México)...Ais cuanta falta nos hace una revolución en la física y la ingeniería como la de los años 40

Azul (MrBlue) dijo...

Hola hola...pues hablando de Operación Luna, una noche de insomnio pille un programa radial que trataba el tema y daba en "primicía" las declaraciones secretas y censuradas de todos los que salen....en fin...en la revista de ladinamo de este mes vienen algunas grandes conspiraciones, bastante gracioso.....
Abrazos!

supersalvajuan dijo...

Buena frase la de García Acosta. Para esas preguntas estaba él.

manu dijo...

Que queda claro que a mi Francia me gusta
Ejem, ejem, que lo que te gusta son las francesas, amoshombre.

Tú hermana sí que sabe. Yo tambiéne estoy enganchado a Larsson.

Soy fan de Contador, como lo fui de Indurain. Curioso, o no, porque soy, he sido y seré un humilde gregario.

Ya lo dice la canción, "hay un gallego en la luna, luna..."

jordim dijo...

El documental de William Karel es tremendo. lo pillamos por csaualidad un día unos amigos y yo en mi casa justo depués de cenar (aquello era más divertido que meterse en un garito).
El ciclismo hace años que no lo sigo, desde un tiempo a esta parte, entre los dopajes y la terrible hora en la que acontecen las dos últimas horas de etapa, en fin... se me ha ido la afición...

Y por cierto, en otro orden de cosas, la retransmisión de la sexta del pirmer partido de pretemporada del Madrid merecería una artículo aquí. Dios...

Señor Insustancial dijo...

Hola a tutti,

Anónima yonki,
Pues muchas gracias, espero que la lectura te haga relajarse de todas esas peleas entre rockers y mods que se celebran en Brighton...uy perdón que he tenido un salto en el tiempo...bueno, que te alejen de los casinos al menos.

Paria,
Hombre, creo que el amigo polilla suelta su comentario con cierta sorna pero, sí, es verdad que estamos destinados como especie a autoaniquilarnos por medio de nuestras creencias. Ya sabes es más fácil creer en bichos verdes con una tecnología ultrasecreta puesta en manos de quién sabe qué propósitos (básicamente los ET han invertido mucha pasta para venir hasta esta roca perdida de la mano de Thor para meterle a paletos americanos sondas por el culo) que en que la tecnología sea inventada aquí. Cosas veredes, Nicomedes.

Azul,
Sí, el documental se ha vuelto un poco contra sus creadores y se pueden encontrar youtubes y cortes conspiranoicos (y por lo tanto muy bien informados) que dan el documental como completamente real anque, curiosamente, se dirija a medida que avanza hacia la chifladura total.
Le echaré un vistazo a la revista que comentas.

Supersalvajuan,
Es que ese tipo es un genio...

Manu,
Según que francesas, todo sea dicho.

Sí,aquí en casa vivimos enfebrecidos por Stieg Larsson aunque, para mi desgracia, el segundo volumen (la chica que soñaba con...) me haya parecido un poco más facilón que la primera novela o es que le he descubierto el truco un poco pronto.

Gregario, gregario...eso no, ni de coña...lo que ocurre es que son deportistas de esos que te dejan flipando.

Canción esencial en cualquier verbena que quiera ser merecedora de ese nombre.

Jordim,
Es un gran documental, no sólo por haber conseguido meterle la cuchara a todas las tonterías que se han dicho en los últimos años si no porque consigue que gente como Baker o Kissinger participen de la chanza que eso está muy bien y es muy interesante.

Te recomiendo, en plan documental falso, el gran Alternativa 3 emitido por la BBC en el día de los santos inocentes anglo (el 1 de abril) y que "descubría" la desaparición de científicos y de ciudadanos para montar una base secreta en la Luna ante la desaparición inminente de la Tierra que, como la famosa emisión de La Guerra de los Mundos, provocó el pánico. Está por youtube-

Yo soy poco aficionado al ciclismo en general pero he de reconocer que el Tour de France me flipa.

Me estoy desenganchando del fútbol pero me temo que con las retransmisiones futbolísticas de este año vamos a flipar bastante. Por desgracia no lo vi.

Un saludo a todos y muuuuchas gracias por seguir leyendo todo esto.

polilla dijo...

tienes razón señor insustancial, en mis palabras había cierta sorna... de hecho bastante sorna como de costumbre... pero así soy yo, siempre proclive a clavar aguijones allá dónde vea que puede ser interesante...

por cierto, la historia es muy buena.. aunque creo que hoy en día ya no existen 'héroes' de esa calaña..

Señor Insustancial dijo...

Hola Polilla,

El día que aquí no se permita la sorna colgaremos un cartel donde ponga "Se prohibe el cante y el baile" para que todo el mundo se de por aludido. Es bueno tomarse las cosas con humor.

Ya no quedan camaradas a los que traicionar, en eso también estamos de acuerdo.

Un abrazo grande.

Tomás Verléin dijo...

Mi compañero 61&49, amigo, hermano y compañero de siesta tipo Joey y Ross me recomendó encarecidamente esta entrada.

Iba a decir que lamentaba haberme perdido el aniversario en TVE, pero visto como salió la cosa y la crónica del señor Insustancial, creo que sólo faltó la opinión de Ramón García.

Lo de Jesús Hermida me recuerda a una anécdota de Guillermo Fesser, cuando era reportero en el programa de Hermida de Antena 3. El caso es que tenían en directo a Barrionuevo para hacerle una entrevista, pero el gran Jesús empezó a contar la historia de cuando se sentó en un banco de Central Park. La entrevista nunca se emitió, pero el pobre Guillermo tuvo que hacérsela igualmente dando a entender que estaban en directo.

Sr. Insustancial, fíjese como estaré de mal, que al día siguiente (creo) pusieron una entrevista de Cronkite con Balbín y me pareció interesante (con un relato surrealista de la entrevista del primero con Franco), deberé empezar a fumar en pipa?

Un abrazo y prometo regresar a su blog como fuente del maná

Señor Insustancial dijo...

Bienhallado Tomas,

Me alegra que vuelvas por aquí...dile a tu compañero de siesta que gracias por recomendar el blog.

Es que Hermida ya no está para hacer programas de televisión como anda la cosa y TVE está dispuesta a quitarle todo el encanto al asunto como se pudo ver.

Y sí, siempre se ha liado más que las persianas el pobrecito mío.

Cronkite...con Balbín, que documento, Madre de Dios. La pipa da un aspecto molón, piénseselo, que en estos tiempos es difícil destacar.

Un abrazo y ya sabes donde está tu casa.