sábado, 15 de agosto de 2009

Echar un clavo


Dicen que la expresión "echar un clavo" se remonta a los tiempos del descubrimiento de América. Cuenta la malsana leyenda negra que, nada más llegar Colón a América, los gallardos marineros españoles se aburrían como las ostras. Bien sabe Alá que nuestro carácter es muy parecido a nuestra gaseosa, es decir, que al igual que esta pierde el gas al poco tiempo de estar abierta la botella nosotros perdemos el interés por cualquier cosa apenas unas fecha después de que esta pueda ser considerada como una novedad.

El caso es que el personal se aburría y que los marineros andaban mascullándose de que aquello era un paraíso en la natural pero que ni el oro florecía en los árboles, ni había rastros de que existiera un sitio llamado Fuente de la Eterna Juventud donde tomar las aguas y quitarse unos años. Para que nos hagamos una idea: los marineros tomaron la misma actitud de hastío y de "he tirado el dinero" que tienen los turistas al tercer día de estar comiendo filetes empanados en el bufet libre del resort vacacional.

Nadie sabe como, es una leyenda, pero alguno de ellos tomó conciencia de que aquellas muchachas autóctonas eran bastante más receptivas al sexo que nuestras paisanas españolas, seguramente porque estas andaban con los pechos al aire y, claro está, desinformadas de la opinión que sobre vestimenta y relaciones prematrimoniales tenía la Iglesia cristiana pre-cismática (no miren el libro de historia porque la opinión sigue inamovible desde entonces y es la misma que ahora: sexo no, dentro del matrimonio sólo para concebir y entre algunas ramas de la misma el sexo sólo está permitido si tiene caracter no consentido y se produce en una pareja en la que uno de los miembros es un menor y la otra una persona que haya sido ordenado sacerdote como puede verse en este interesante documental...ay, las manzanas podridas).

El caso es que sin lugares para el ligoteo tales como verbenas, bailes populares, discosteques, pubes etc. y mucho menos con lugares abiertos donde comprar una fruslería con un "hoy te quiero + que ayer pero - que mañana" los marineros se pusieron a darle al magín para saber qué utilizar en el cortejo de aquellas muchachas.

Lo encontraron en la fascinación que las personas autóctonas tenían por las cosas hechas con hierro, un material desconocido y que pronto descubrieron mejoraba bastante tareas como abrir cocos, calentar baldes de agua más rápidamente y cosas así.

El caso es que a uno de aquellos fogosos descubridores se le ocurrió regalar a una de aquellas muchachas un clavo de la embarcación y descubrió el buen efecto que los regalos que se hacen con el corazón y no por interés (como bien sabe el Presidente Camps) tienen en las personas buenas y también desinteresadas (el caso mismo de Camps).

Así poco a poco los marineros fueron arrancando clavos de las tres carabelas -exactamente de las dos carabelas y de la nao Santa María- hasta el punto de peligrar el encaje de las piezas de madera y convertir el descubrimiento en una clase acelerada para montar muebles de Ikea.

Dice la leyenda que, desde entonces, Colón prohibió que se arrancaran clavos de los barcos y que se restituyeran los robados (que no estaba el presupuesto para bromas) y, claro está, quedo eso de "Echar un clavo" sinónima de "echar un polvo", "casquete" o similar...

Pues nada, que aquí les dejo algo ligero para que se entretengan y, por cierto, ¿Cuál es su teoría al respecto?

7 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Habrá que buscarle el significado a tuercas y tornillos.

polilla dijo...

jamás había oído esa expresión, será una cosa castiza :P aunque dicho sea de paso, me suena bastante mal :S

Anónimo dijo...

Chivatacillo off-topic de parte de un desconocido admirador insustancial, que nunca ha comentado nada:

Carlos Cay = Probablemente, Carlos Peramo Alcay (Barcelona, 1967).

Lo acabo de descubrir y la primera persona en la que he pensado es en Mr. Insustancial, tengo pocos amigos.

Un abrazo.

Fer dijo...

jeje, muy de sábado... por seguir con los tópicos. Yo lo imaginaba como algo más gráfico, y por lo tanto más grotesco, pero he de confesar que si bien conocía la expresión, apenas la he utilizado (esta en concreto).

Sus dejo, que el fox-terrier que llevo dentro se está poniendo nervioso. Saludos

jordim dijo...

en catalán: "fotre un clau". Seguro que de eso no se aburrian..

Señor Insustancial dijo...

Hola tunantes,

Supersalvajuan,
Pues por tuerca y tornillo no me viene nada aunque por Madrid, años ha, se celebraban fiestas en las que si eras chico te daban un tornillo y si eras chica una tuerca y tenías que buscar a tu pareja...

Polilla,
Expresión castiza tremenda...aunque también la he escuchado en Barcelona.

Anónimo,
Gracias por el chivatazo...terrible, por cierto, el relato de Cay en El País.

Fer,
efectivamente muy de sábado...también pensaba que venía de ese asunto más gráfico. Cuidate el fox terrier, paisano.

Jordim,
En Catalunya lo escuché yo por primera vez.

Un abrazo a todos.

Nicky Sciavo dijo...

Ha pasado mucho mucho de este post, pero hoy alguien me lo mencionó (yo soy sudamericana...) y pues me puse a buscar y así llegué aquí y xD!!!!!! Como dice el mismo catalán de la expresión por la cual arribé a tu puerto: me partooooooo!!!!!
Jajajjajajajajajaa!!!!