jueves, 20 de agosto de 2009

Resacón en las Vegas


Hace algunos años entrevisté a Ben Stiller y Owen Wilson en Londres cuando ambos estrenaron la versión cinematográfica de Starsky & Hutch. En el planning también entraba una entrevista con su director, Todd Philips, pero ninguno de los periodistas que estaban convocados conmigo se quedó para entrevistarlo aduciendo que no era demasiado interesante para sus publicaciones.

Yo sí me quedé...no lo hice por profesionalidad ni por nada parecido porque yo sabía que tampoco podría colocar una entrevista con un director casi desconocido cuyas dos películas anteriores (Old School y Road Trip) habían pasado desapercibidas. Lo hice porque el tipo me cayó muy bien. Como media hora antes de entrar en el Hotel Dorchester, donde estábamos convocados y donde creo que se alojaban los tres, había coincidido por casualidad con él y me había pedido un cigarrillo. Fue una charla corta pero muy divertida y me pareció buen tipo. Además, tenía otra razón de peso: durante la entrevista con Stiller y Wilson el primero me había preguntado que de donde era y le dije que de España. El tipo se sorprendió y me dijo que había estado viviendo como cinco o seis meses en San Fernando (Cádiz) cuando estuvo rodando "El Imperio del Sol" (Steven Spielberg, 1987)...le pedí diez minutos más y me los concedió a cambio de algo que tenía que ver con el flamenco y con hacer el ridículo.

El caso es que estuve charlando con Philips en una de las terrazas del Dorchester con un par de cervezas inglesas y unos cigarrillos. Hablamos de comedia y de documentales (Philips rodó "Frat house", un estupendo documental sobre las fraternidades universitarias para la serie America Undercover) pero sobre todo de John Landis, un director que me parecía que había influído mucho en sus películas y que, al parecer, Philips tenía entre sus favoritos.

En realidad ambos directores se parecen bastante: ambos son buenos directores, con mucho oficio, extraídos del ambiente de las escuelas universitarias de cine y ruedan comedias de forma clásica aunque sus temáticas siempre sean un poco pasadas de vueltas. Les une la pasión por la musica y las escenas de acción que tienen que ver con coches y un largo etcétera.

Como ya ha pasado con otros títulos de comedia norteamericanos de reciente estreno una película que se titula sobria y gráficamente "The hangover" ("La resaca") ha acabado titulándose "Resacón en Las Vegas". Vale, la peli va de un resacón y ocurre en Las Vegas pero es de un hortera que echa para atrás...Philips ya ha sufrido ese mismo trato con Road Trip (que aquí se llamó "Viaje de pirados") y Old School (titulado aquí sucintamente "Aquellas juergas universitarias"). Un trato parecido ha sufrido la divertidísimo "Hot Rod" (Akiva Schaffer, 2007) que aquí se llamó "Flipado sobre ruedas" y que se vendió como una especie de segunda parte de "Pasado de vueltas" (Adam McKay, 2006) que, ops, tenía como título original "Tallageda nights: The ballad of Ricky Bobby" (Noches de Talladega: La balada de Ricky Bobby).

"Resacón en Las Vegas" es, sin duda, una buena película que adolece de un fallo que suele acompañar a Todd Philips: se nota que le han metido la tijera. Es cierto, en todas las películas de Philips se adivinan saltos no explicados de tiempo y personajes que aparecen y desaparecen sorpresivamente dando la sensación de que todo eso que nos hemos perdido acabará, de algún modo, en los extras de la edición de DVD. La norma no escrita, y tampoco muy exacta, de que una buena comedia tiene que durar por narices 90 minutos parece no ir con Philipps que suele rodar más material del exigido. No tendría que haber nada malo si la película es buena como en este caso.

La sinopsis no dice mucho en sí: tres colegas de toda la vida y el hermano de la novia del homenajeado deciden pasar una noche en Las Vegas jugando, bebiendo y haciendo el monguer. Un comienzo que también comparte con "Very Bad things" (Peter Berg, 1998) y remotamente con "Despedida de soltero" (Neal Israel, 1984).

El caso es que, contraviniendo las normas del género cómico e inventando una especie de crossover con el thriller, los protagonistas despiertan en su suite del Ceasar Palace´s, donde se desarrolló parte de "Rain man" (Barry Levinson, 1988) que es convenientemente homenajeada, completamente destrozada. Lo malo no es eso: un tigre en el baño, un bebé en un dormitorio y la desaparición del novio son el aliño del "rude awakening" (término anglosajón que significa "duro despertar" pero que define ese momentazo en el que despiertas todavía borracho y muy bien sin saber donde en medio de un escenario destruído...sirvió como título para una canción espectacular del grupo The BellRays que sirvió como sintonía para la descacharrante teleserie "Pasados de vueltas").

Si en "Jo, que noche" (Martin Scorsese, 1985), su protagonista se enfrentaba a una noche de juerga que acababa convertida en un infierno, en "Resacón en Las Vegas" los protagonistas se enfrentan a las consecuencias de una noche de la que no recuerdan absolutamente nada, una especie de screwball comedy inversa en la que estos desastres traen consigo otros desastres.

Y es aquí donde la película adquiere sus tonos más "landisianos" y que recuerdan bastante al recorrido nocturno de Jeff Goldblum y Michelle Pfeifer en "Cuando llega la noche" (1985, John Landis porque los protagonistas tendrán que resolver un delito, las iras de un Tyson sobradamente airado y también las de un grupo de chiflados orientales armados hasta los dientes.

La tripleta de actores masculinos funciona muy bien: Bradley Cooper (The wedding crashers, The Yes man... ), ese guaperas llamado a hacer hasta ahora siempre de pijo malvado y trepa de risotada inquietante y malrollera, hace aquí de cínico compulsivo clavando el papel de "payaso listo" mientras que Ed Helms (el grasiento Andy Bernard de The Office) clava su papel de apocado dentista metido en una relación sentimental destructiva haciendo la labor de "payaso tonto". Cierra el grupo el nuevo descubrimiento de la comedia que no es otro que el "Payaso ausente" personificado en el personaje de Zach Galifianiakis, hermano de la novia con problemas de alcohol y de drogas; y desastre andante con pasado oscuro que le impiden estar a menos de 50 metros de un colegio y decir frases como "la semana que viene no puedo quedar porque los Jonas Brothers vienen a la ciudad".

El único papel secundario de mención es el de Heather Graham, que hace de streaper y antentos los fans enseña un pecho, que ha sufrido más que ninguno de los otros tres los rigores de la mesa de montaje quedando su personaje reducido casi al mínimo.

Carreras a través de Las Vegas, en una ciudad que es fotografiada de día (curiosamente, en plan CSI) y donde se desarrolla una historia divertida, bien contada, aderezada con mucha cinefilia de blockbuster y con algunos momentos brillantes que consiguen que te rías de puro nerviosismo como en las secuencias en la que los tres treintañeros talluditos tienen que encargarse del bebé.

Si "Supersalidos" y "Lío embarazoso" representaron la llegada de una nueva comedia americana y Kevin Smith sigue empeñado en crear la nueva comedia romántica de extrarradio, sin duda Todd Philips es el alumno aventajado de esa otra comedia absurda llena de accidentes de coche, golpes y alcohol ataviada con buena música y una factura técnica brillante y macarra que ya explotan otros directores como Jay Chandrasekhar (con menos éxito) y que comparte más ADN con otros productos televisivos como la malograda "Arrested development".

6 comentarios:

Paria dijo...

Pues yo la vi la semana pasada y ya que dices que parece que le metieron tijera, tengo que decir que a mi me parece que tiene demasiado relleno, tiene golpes muy buenos, pero luego tiene lagunas que igual duran más de 10 minutos que ni fu ni fa. Por no mencionar la moralina del final, supongo que algo inevitable en el cine americano.
Eso si, se agradecen los escasos minutos en los que aparece Heather Graham, una de las poquísimas rubias que entrarían en mi top ten.
Por cierto, no se como se podrá interpretar, pero para mi lo mejor de la película fueron los créditos finales con las fotografías de la cámara...

jordim dijo...

Sí es muy sospechoso su montaje y seguro que ha habido tijeras. He visto la película y pasé un buen rato, un buen rato de verdad; se agradece el ver a buenos y desconocidos actores y la sensación de que de vez en cuando alguien se toma la comedia en serio.
SPOILER
Y gran detalle el de las fotos en los títulos de crédito.

mujer insustancial dijo...

Tengo que decir que fui a ver esta película casi obligada, pero sali encantada. Mira el pareado...

Me pareció una gran peli!!!

manu dijo...

Hace algunos años entrevisté a Ben Stiller y Owen Wilson
Ya veo que te va juntarte con esa "gentuza" de Jolivús ;-)

Angel Sanz dijo...

Hola que tal? Soy Angel Sanz, Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos
Saludos cordiales.


Angel
tel : 691533734 // España +34

Puedes contactar por mesenger si quieres:

angelsanz.comercial@hotmail.com


Puedes contactar por facebook si quieres :

angelsanz.comercial@hotmail.com



Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
por cada pagina o blog del usuario que traigas , la comision de referidos es de 10 hasta 50 euros mensual por pagina o blog.

Señor Insustancial dijo...

Hola a Tutti y perdón por el retraso,

Paria,
Sigues siendo el tío más difícil de contentar del mundo. Mola. A mi la película me parece que está muy bien pero para gustos los colores.
las fotos del final son grandes.

Jordim,
Completament de acuerdo contigo y con el spoiler.

Mujer Insustancial,
¡Es que es muy buena!

Manu,
No me junto más porque no me dejan...

Un abrazo a todos, todos, todos.