domingo, 2 de enero de 2011

"The tourist" y la enorme ilusión



Viendo "The Tourist" tuve la sensación de que su sinopsis central (turista despistado viaja a Europa para encontrarse casualmente con una misteriosa y bella mujer que lo mete en un enorme "embolao") estaba directamente sacada de una película muy chorra que vi en los años 80 y que se titulaba "Te pillé!" (1985) dirigida por Keff Kanew (el tipo de "La revancha de los novatos") y protagonizada por el siempre poco bien ponderado Anthony Edwards. Luego llegué a la conclusión de que debe de haber como cientos de miles de películas que vayan de lo mismo. 

No es una película muy original. Es más bien algo que no es nada. A los diez minutos mi colega Alejandro (las tres últimas veces que hemos ido al cine juntos nos hemos comido "Avatar", "Biutiful" y esta...no podíamos elegir peor) y yo nos estábamos entreteniendo en intentar identificar a alguien feo que saliera en pantalla o que no pareciera sacado de un catálogo de modelos internacionales y a no despistarnos demasiado con el generoso aspecto de Angelina Jolie que, como decía el Tonto de "La Vaquilla", tiene "una belleza sobrenatural" que impide, bajo ningún otro concepto, que se le puedan apreciar en ella virtudes de cualquier tipo ya sean estas humanas o interpretativas y eso que la Jolie se empeña en esas dos cosas con denodado esfuerzo. 

Lo demás, pues pura purrela, entretenimiento y un intento de hacer una película de esas de intriga clasicona y algo antigua sin grandes persecuciones en plan film de Tom Cruise. Es más, todo en "The Tourist" parece llamado a generarte placer del mismo modo que lo hacen esos catálogos de venta de lujo en los que se convierten los dominicales en estas fechas o las páginas de revistas de moda "up market": ponerte los dientes largos diciendo "lo verás pero no lo catarás". 

Una flojera algo pija y tontorrona dirigida, me imagino, no ya a entretener a un público poco exigente sino con la sagrada misión de encontrar al público más despistado y menos exigente del planeta. 

Es curioso que el director de la cinta, Florian Henckel Von Donnersmack, fuera el mismo que nos puso los huevos de corbata con la asfixiante "La vida de los otros" (2006) y que en esta ocasión se haya sumido en una película de estas características. Me imagino que esta es la película que todo el mundo tiene que hacer para, dentro de un año o dos, hacer lo que le de la gana. 

La peor reacción que nadie puede tener de una película tras haberla visto es que te deje sin argumentos ni para criticarla, ni para amarla. No hablo de eso tan falso de "hablar, aunque sea mal" sino de que una peli te pase tan desapercibida como para que no tengas nada ni bueno ni malo que decir de ella y prefieras volver a tus quehaceres cuanto antes. 

Nuestros quehaceres eran pocos ayer porque, la verdad, la nochevieja ha sido ardua. No se puede decir que fuera gloriosa porque ya estamos en un plan y en una edad en que las noches ya no son gloriosas porque te quedas sin capacidad de sorpresa pero sí decidimos dar el paseito de rigor por el pueblo para ver como estaban las cuerpos y si se habían notado demasiado los efectos en la Zona Cero. 

Alejandro, a los mandos del coche, comienza entonces a filosofar: 

-¿Tu te imaginas que vas en un tren y te pasa lo que al tío ese?
-¿Quieres decir a mi? Lo primero que haría sería pasarle la mano por la cara para comprobar que, efectivamente, la pobre está ciega. 
-Incluso con una tía más normal que Angelina Jolie...
-No, no me lo imagino, es difícil que te pase una cosa así. Bueno, es imposible, pero la gente necesita ver historias donde pasen cosas así. La gente se enamora de los compañeros de trabajo, de las camareras de los bares, de las vecinas, de las amigas, de las amigas de las amigas, de la gente que tiene cerca...todo eso es menos apasionante que un encuentro furtivo en un tren...
-¿Tu te imaginas que una actriz famosa se enamora de ti?
-No tengo tanta capacidad de imaginación. 
-Pues yo creo que sería un lío, un lío tremendo...lo de "Notting Hill", por ejemplo, tu te ligas a Julia Roberts y, a ver, qué hablas tú con una tía así, como la entretienes, de qué hablas...
-Pues no tengo ni idea.
-No, si en el pueblo iban a flipar...ya ves, presentarte con Scarlett Johansson. Durara mucho o poco siempre les iba a quedar una duda acojonante...
-¿Cuál?
-Saber qué narices tienes para haberte ligado a una tía así. Una relación efímera en el tiempo pero que iba a quedar para la historia...pero no podría durar...o sí. 
-No creo que durara mucho ¿Qué hace una moza que trabaja en Hollywood enamorándose de un tío que vive en un pueblo de España? ¿Descubrir el Mercadona? ¿Ir a tomar café con tu abuela?
-¿Cuanto duraría una relación así? 
-No lo se, muy poco...una semana, lo que tarde en ver el conjunto artístico-arquitectónico y en aceptar otro contrato para hacer otra película. No creo que te pudieras ir con ella ni a los Oscars...tendrías que pedir una semana de permiso...yo que se...
-Pues yo creo que esas cosas pueden ocurrir y pueden durar. Es un lío tremendo pero me gusta pensar que esas cosas pueden ocurrir que la gente se enamora porque sí, que las cosas pasan porque sí, que la ilusión mueve las cosas. 
-¿Todavía te dura el pedo de anoche, verdad? 
-No, que digo que hay que dejarse engañar, que es mejor no negarse a pensar que las cosas buenas le pueden pasar a la gente...si no tienes eso, ¿que te queda? Nada. Es que estoy harto de que todo sea un bajón y caras largas. 
-Es que es el momento que nos ha tocado vivir. 
-¿Y qué? Pues que se joda el momento. Que le den por culo al momento...lo importante es que no te quiten la capacidad de que mañana pueden pasar cosas mejores. 
-Angelina Jolie o Scarlett Johansson son algo mejor que "cosas mejores". 
-¿Y por qué iba a dejar de pensar que las cosas mejores no nos iban a pasar a nosotros? Piénsalo. 

Me quedo callado. El pueblo está vacío por completo. Las vacaciones se terminan. El coche circula hasta la puerta de mi casa. Después de otra charla intrascendente me bajo y me quedo solo en la acera. Hace un poco de frío. A mi amigo Alejandro lo llamamos "El Obama blanco", ya saben ustedes por qué. 

6 comentarios:

Lajarín dijo...

Feliz año, señor insustancial!!

No comparto contigo lo de Biutiful, me pareció una película preciosa :))

Y una cosa, soy yo o a Johnny Depp está echando carusa?? jajaja

saludos

Lajarín dijo...

(ya he leído el post donde se explica usted muy bien. Entendidas las razones sigo discrepando ;))
un abrazo

Señor Insustancial dijo...

Lajarín,
Feliz año igualmente...

Es verdad, Depp está echando carusa...

A mi "Biutiful" es una película que me pareción francamente floja. No por la temática, que bueno, allá el director/guionista con ella, sino porque exponía todos los errores de las películas "sociales"...es como si todo lo malo le ocurriera a un grupo de gente determinado y que esa gente es la encargada de llevar la cruz de todos los males en plan santo o santa.

Por otro lado, leches, no acaba de contar muchas cosas y las que me enganchan quedan completamente a medias...el rollo de ese Bardem medium era de lo más interesante y, sin embargo, queda como al fondo cuando debería de haber sido todo leit motiv de la película...no se...me dejó a medias completamente.

Una pena.

Un abrazo para usted.

jordim dijo...

Espero que esta película no sea más que una concesión económica del tipo de "La vida de los otros"...

Señor Insustancial dijo...

Jordim,
Yo también lo espero...
Un abrazo.

sofia martínez dijo...

¡No es mala, mala pero tampoco es buena! Uno de los desaciertos más notorios de Deep, definitivamente. Sin embargo la película no me parece “una porquería” primero porque el escenario donde se filmó es muy agraciado, Venecia tiene una arquitectura impresionante, muy bella, así que por la parte visual pues se agradece mucho a esta cinta. Por otra parte el elenco está genial, Jonny Deep y Angelina Jolie no necesitan presentación pero T. Dalton cuya participación en series y películas es muy reconocida hace un papel estupendo en este filme, y no podemos olvidar a Paul Bettanny, uno de mis actores favoritos. Como todo, “The Tourist” tiene puntos malos (demasiados) pero también buenos y eso es lo que hay que aprovechar de las películas.