jueves, 5 de febrero de 2009

Esto no es Hawaii (en serio...no es Hawaii)


Una vez entrevisté a Loquillo. Fue en el Hotel Continental a las 10:30 de la mañana.

Para mi la cita llegaba con quince o dieciseis años de retraso. José María Sanz ya no era el rocker vestido con traje de mil rayas que miraba desafiante a cámara con media sonrisa desde la portada de "Mis problemas con las mujeres" y yo ya no era el crío que le había sustraído a su abuelo un traje de mil rayas del armario y llevaba tupé.

(Aquí hago un espacio para las risas de los insustanciales...pero os lo advierto...todos tenemos un esqueleto escondido y "Mis problemas con las mujeres" es uno de mis discos preferidos).

Llegué quince años tarde porque la entrevista, alrededor de dos cafés, trató de manera residual la música (que es de lo que me gustaría haber hablado como fans) y se centró mucho más en los problemas de imagen que Loquillo venía arrastrando en los últimos tiempos: la imposibilidad de sacar adelante un documental junto a su mujer Susana Koska centrado en las mujeres republicanas, la reacción de la opinión pública ante su apoyo a José María Mendiluce en las autonómicas madrileñas de 2003, su mala relación con cierta parte de la crítica musical y su dejadez ante el trabajo de otros fundadores del rock español (Burning, Gabinete, etc.). Entendí que estaba cansado de la promo de su album incluso antes de darle al botón rojo del magnetofón y que, en realidad, la discográfica le había hecho varias putadas para que se sintiera lo más incómodo posible ya fuera colocarle una entrevista de buena mañana y recién aterrizado en la capital o, como dijo algo desesperado, no haber ido al aeropuerto a recogerlo o ni siquiera encargarse de registrarlo en el propio hotel y obligarlo a llegar tarde a una entrevista.


Cansado y mucho más tímido a la hora de hablar de su trabajo que de su imagen la entrevista con Loquillo se diluyó como el azucarillo de los cafés y me encontré con un tipo harto que, poco tiempo después, transmitió que se iba a tomar un tiempo de reflexión sobre su carrera. Lo mejor, dejarse hacer una foto delante de un piano con un cigarrillo en la mano sonriendo como en las antiguas fotos de promoción y que me contara la manera en la que se enteró de la muerte de Enrique Urquijo: Loquillo estaba emborrachándose con Jaime Urrutia en un bar situado cuatro o cinco portales más abajo del lugar donde encontraron al solista de Los Secretos y Urrutia (o el mismo Loquillo, no recuerdo) le dijo: "No permitas que a mi me pase lo mismo".


Anoche, viendo el estreno de "El rock o la vida" (sólo sale Sabino Méndez mientras que los otros Trogloditas han preferido callar), el documental sobre la figura del cantante de Los Trogloditas pude entender algunas de las razones por las cuales aquella entrevista resultó un desastre porque lo vi igual de incómodo e igual de tímido que cuando me senté con él a charlar y por qué ni siquiera saqué un single, que me había comprado en el año 91 en Discos La Metralleta por 1.700 pesetas, de su canción "No bailes rock and roll en el Corte Inglés" que esperaba que me hubiera firmado.

En realidad creo que Loquillo comenzaba a entender que nunca sería el Elvis español y que le faltaba todavía bastante tiempo (tiene sólo 47) para reivindicarse como un reflexivo y desenganchado Johnny Cash porque aquí no esperamos que nuestras estrellas maduren y se reconviertan ya que no hay casinos donde ejercer de crooners, programas de televisión donde puedan ejercer de viejos presentadores o cierta manga ancha a la hora de verlos convertirse en actores (Loquillo y Cash lo intentaron varias veces). Y es que esto no es ni Las Vegas, ni Los Angeles, ni Tucson (Arizona), ni Memphis y, claro está tampoco Hawaii.


No es Loquillo el único que pensó que podría reciclarse como se hace en los USA. Cuatro estrena un Jueves la versión "españolizada" de Saturday Night Live. Las españolizaciones suelen ser una mala cosa. Creo que alguna vez he contado que el primer Burguer King que se abrió en España estaba equipado con una máquina expendora de refrescos a la que se le había incorporado un grifo con vino tinto para conectar con el paladar de aquí. Flipa. Recordemos cómo sabe la coca-cola original y cómo sabe nuestra Casera Cola...cosas distintas sin duda pese tener color parduzco, azucar y gas.

Además no olvidemos que los sketches de producción propia se mezclarán con sketches históricos del programa americano. "Históricos" quiere decir que están elegidos entre 1564 programas originales (SNL se emite ininterrumpidamente en la NBC desde 1975) por donde han desfilado todos los grandes cómicos norteamericanos de las últimas tres décadas. No habrá tiempo para que el material español sea tan bueno como unos gags que están el el subconsciente colectivo del humor y, por otro lado, "Saturday" significa "Sábado"...¿Por qué aquí se emite un jueves? Al menos si es "live", es decir, en directo.



Lo veré sin más prejuicios porque a nadie le interesa más que a mi cosas como estas, o sea, que se sigan haciendo programas de humor en la televisión española que vayan reduciendo el número de programas de corazón pero, la verdad, no espero gran cosa porque no podré resistirme a compararlo con el programa original o, por ejemplo, con otra intentona muy parecida que hizo El Terrat en Telecinco para los domingos por la noche (llevo días intentando acordarme del nombre del programa y me es imposible) con José Corbacho, Santi Millán, Juanjo Pardo y algún actor más suspendido a los pocos días de su estreno.
Sabores diferentes y formas muy diferentes de entender la comedia...¿Llegaremos a reírnos algún día sin complejos como hacen los americanos? ¿A aceptar nuestras debilidades? ¿Cuanto nos apostamos a que no hay ni un chiste sobre curas? ¿Y sobre banqueros? ¿Y sobre El Corte Inglés?

Efectivamente esto no es Hawaii...y no es nada guay, por cierto.

8 comentarios:

Antonio Rico dijo...

"La última noche". El programa de Telecinco del que hablas se llamaba "La última noche" y era cojonudo. Duró poco, por esas cosas de la audiencia, pero a unos cuantos nos tenía encantados.

Respecto a la adaptación española que veremos hoy, estamos contigo expectantes y con la mosca detrás de la oreja: chistes de banqueros e incluso de curas puede que haya, pero de "El Corte Inglés" ni lo sueñes. Antes espérate un chiste sobre la Pilarica.

andrea dijo...

qué bueno lo del grifo de vino tinto, solamente faltaba la pata de jamón colgando para que nadie se sintiera incómodo.

Yo SNL me lo perderé a la fuerza, que mañana tengo examen de inglés antiguo (me mueeeeero).

manu dijo...

Ainch, uno de mis ídolos de juventú, Loquillo. él sí que tenía esa famosa "actitus". Por desgracia (o no) esto no es Hawai, y este es un país que devora carne fresca.

Que disfrutéis con SNL. Yo me quedo con mi Barça en Telahinco.

Señor Insustancial dijo...

Catódicas madrugadas,

Antonio,
Spanish SNL ha sido mucho peor que una patada en la ingle...a nadie se le ocurre coger sketches como el del "more cowbell"...y cambiar a Blue Oyster Cult y su canción Don´t fear the reaper (que sí tiene un cencerro en su sonido) por Barón Rojo, por cierto, un Barón Rojo que ni siquiera se han preocupado de caracterizar bien.

Lo del sketch del "la crema para penes de Steve Martin" hecho por Resines para pasar a la antología del disparate y, bueno, el elenco de actores, el monólogo del comienzo...¡joder no les ha quedado gracioso ni lo del noticiario que es mucho más fácil!

Gracias por acordarte del nombre del programa pensé que me había vuelto loco y melo había imaginado pero no, existió...¡Y era bueno!

Andrea,
No se si su test de conocimientos es mejor plan que el SNL de Cuatro.

Manu,
Yo con este hombre ya tengo una relación de amor-odio imposible...pero me encantaba cuando era más mocito. Morir en primavera, la mafia del baile...ha hecho grandes discos...con Sabino.

Un abrazo a los tres.

Grom el Único dijo...

Estimado Insustancial: en primer lugar, decirle que Cuatro me ha sorprendido uniendo en un mismo ruedo al Manolete de la Cebada (Quique San Francisco) y al Niño de los Abdominales (P. Motos).

Por otro lado, y dado que la música nunca ha sido lo mío - el estallido de una sorpresiva granada durante la batalla del Valle de Ia Drang (Vietnam) me dejó los tímpanos recolocados estrategicamente en el intestino grueso -, me limitaré a comentarle lo que más me ha gustado del "SNL" patrio (que, como ya apunté en otros foros, ha debido ser programado por un disléxico). Veamos:




Afectadísimos saludos.

Paria dijo...

No me extraña que Loquillo sea mucho más tímido a la hora de hablar de su trabajo que de su imagen, porque él es todo fachada, el trabajo lo hizo gente como Sabino Mendez o últimamente Igor Paskual. Si, vale, lo reconozco, detesto a Loquillo, de hecho detesto al triunvirato vacuo español, Loquillo, Alaska y Bunbury, pura fachada de imitación, aunque Loquillo y Bunbury (¿Quien soy, Jim Morrison, David Bowie, Calamaro, Bambino?) tienen alguna canción que me gusta, por ejemplo, "la mataré" la colgué hace tiempo en el blog.

Tomás Verléin dijo...

Ay, lo primero: mea culpa. Abandoné la lectura de su blog debido a un problema con los RSS (ya subsanado), pero vuelvo a sus pechos haciendo reverencias infinitas cual piqué a la delegación de los States.

Lo segundo, he llegado de nuevo aquí movido por su comentario sobre Chechu y Siro en nuestro blog de referencias onanistas. Creo que último día ya superaron el nivel de absurdo cuando destrozaron el argumento (poco, pero lo tiene) de Pasajero 57 en un minuto y medio. Menos mal que la emitían sin cortes... Todavía tenga pesadillas con el bueno de Chechu diciendo: "sí, bien, no, falta..."

Lo tercero: ayer no vi Saturday Night Live, tenía otros asuntos, pero casi me alegro. No diré que me he visto tropecientos programas del SNL americano, pero al menos si conozco los números más míticos. No me puedo creer que la versión española consista en el reciclaje de los sketches americanos. Simplemente me parece inconcebible. Qué dicen en la intimidad los guionistas de ese programa? Se habrán dado a la bebida? Como saquen una versión patria de los Blues Brothers prometo presentarme en Cuatro con el lanzallamas de emergencia. Cómo lo hizo resines? Empezó a dar cabezazos? Espera... no quiero saberlo, bueno sí... me estoy tarando.

El aporte de Grom acaba de convertirse en el mejor que he leído en mucho tiempo.

Saludos,

Señor Insustancial dijo...

Buenas tardes de viernes,

Grom,
El mundo del espectáculo hace extraños compañeros de cama...Quique necesita promo para su obra y Motos, que parece ya encaminarse hacia Telecinco, quedar como ese tipo guay que no olvida a sus amigos.

Eres injusto con Spanish SNL a mi me encanto esto de aquí:

Esto lo que más:

Y luego:

Y, por supuesto, esto que explico a continuación...


Paria,
Me repito pero, la verdad, mantengo todavía una relación de amor/odio con Sanz pese a haber leído "Corre rocker" de Sabino Méndez. En el documental alguien comenta que "Sabino se obsesionó con escribir canciones para un personaje, en engrandecerlo en el escenario...". Le concedo a Loquillo el mismo valor de muchos otros intérpretes que son capaces de ponerle cara a grandes canciones. Sin Loquillo las canciones de Sabino no hubieran pasado de Vic y sin Sabino Loquillo se queda en los huesos.

Tomás Verlain,
Te echaba de menos.

Sin duda la dupla Siro "no se de basket" López y Chechu "white russian" Biriukov es una de las cosas más chifladas que le ha pasado al comentarismo deportivo desde los tiempos de Nacho "casanova de pelo plateado" Lewin y Michael "gin tonic" Robinson.

Ayer cuando se pusieron a hablar de si iban a cenar o no después del partido del Alba-Madrid casi se me cae el culo al suelo...más que nada porque el Madrid palmaba de dos, había un tiempo muerto de por medio es de una pachorra impresionante. Otra cosa que me sorprenda es que ambos no expliquen nada de lo que ocurre en el partido, no lleven las cuentas de la estadística o no se sepan el nombre de los jugadores...¿Para qué se gasta Telemadrid una pasta en lleva a esos dos pedazos de carne por toda Europa y no hacen el esfuerzo de llevar al otro mozo que los acompaña en los partidos de Madrid y que es el que sí sabe de baloncesto?

Inentendible fue lo del Spanish SNL...primero lo de reconvertir los sketches (en la versión argentina mezclaban los americanos subtitulados con los propios) más famosos. Hay que tener muchos huevos para querer ahorrarse trabajo por ahí. La gracia del original es que descubren unos cuantos cómicos desconocidos que se convierten en estrellas dentro del programa...por eso pienso que tíos como Edu Soto, Secun de la Rosa etc. estarían mucho mejor yendo de invitados especiales que de cómicos fijos. Resines estuvo nerviosísimo y bastante flojo y los actores todos muy pasados (algo normal en un formato en directo) de tal manera que perdieron el ritmo de los chistes, algo criminal. Ni una sola risa en una hora de programa sin corte publicitario que,para más inri, se aseguró las risas del primer episodio teniendo entre el público a todo Globomedia y a todo Cuatro en pleno en plan "chavales, esto es la apuesta de la temporada". Me da pena porque es el típico programa perfecto para una noche a la semana y es el que esperas que prolifere pero me temo que la audiencia a la que va dirigido no suele estar por la labor de ponerse delante de la tele un jueves. Craso error.