martes, 6 de octubre de 2009

Curso de corrupción para mediocres


Francisco Correa tenía el toro por los cuernos. No hay más que escuchar sus conversaciones, su forma de expresarse, su tono mayestático, la forma familiar en la que se refería a este o al otro político del PP para saber que, como dice Carlos Clavijo, "ese tío estaba pasando por la típica etapa de tu vida en la que te gustas".


Francisco Correa, en términos taurinos, estaba "deleitándose en las suertes". Tanto se estaba gustando Correa que le pidió a su contable que lo apuntara en los papeles de la contabilidad como "D.V.I.T.O.", o sea, Don Vito (Corleone).


Las tramas de corruptela en nuestro país dan mucha vergüenza ajena y, en cierto modo, ponen de manifiesto la verdadera personalidad de los que cometen los atropellos. Recordemos:


Luis Roldán se dejó fotografiar junto a dos señoras de la vida y un presunto traficante de medio pelo en una lamentable intentona de orgía a la que acudió sólamente vestido con un calzoncillo de muy baja calidad y acompañado por una orca hinchable de la marca TOI. Bajón.


Antonio Camacho, que se hizo famoso por ser el cabecilla de Gescartera, gustaba de ir a casas de mala nota equipadas con jacuzzi. Una vez dentro de las mismas pedía a la Madame o encargada que le llenara la bañera de las burbujas con champagne mientras que él se desnudaba. Después elegía a dos o tres acompañantes a las que invitaba a darse un baño de burbujas (doble diversión, doble baño de burbujas, la del champagne y la de la ingeniosa maquinaria japonesa). Lo contó la dueña del lupanar al que asistía (llamado Geisha´s) en una entrevista concedida a Hoy cruzamos el Mississippi. Sin duda ninguna persona normal querría salir de una bañera oliendo como si acabara de asistir al chupinazo de los Sanfermines...


El policía Amedo, urdidor o brazo ejecutor de los GAL, transportaba una bomba hasta el País Vasco francés pero decidió que, antes de la arriesgada misión, pararía un momento en el Casino de Donosti para echar unas manos en la ruleta a costa de los fondos reservados que tan generosamente se reparten todos los años y que salen de nuestros impuestos. Ni corto ni perezoso se hizo acompañar de dicha bomba en todo momento y como no fue afortunado en amores, decidió contratar los servicios de una profesional de las artes amatorias. Ya fuera por la confianza que da la intimidad postcoital, por hacerse el interesante o porque hay que hablar de algo le confesó a su amante: "Eso que llevo ahí en la maleta es una bomba que voy a poner en Francia mañana". Cuando se destapó la primera oleada del caso GAL dicha meretriz confesó la rica anécdota al periódico Diario 16.


Mientras la trama Gürtel se va destapando con toda la normalidad democrática posible nos vamos enterando de algunos detalles sorprendentes, por ejemplo: ¿Por qué Francisco Camps se empeña en hablar como Rebeca de GH y usar todo el tiempo el adjetivo "bonito" y diminutivos como "amiguito"? ¿Por qué siempre manda "abrazos fuertes" a los jerifaltes de su partido? ¿Es que quiere hacerles daño? ¿Cómo es posible que Mayor Oreja dijera que Camps era el más leal de los valencianos y el más honrado de los españoles? ¿De qué grupo de españoles? ¿De uno formado por El Arropiero, Antonio Anglés y El Torete&El Vaquilla? ¿Necesita un hombre adulto trajes por valor de 12.000 pavos?


Pero eso no es nada, o eso parece, comparado con los sobres de dinero sacado de cajas de seguridad o que Ricardo Costa, nº2 del PP valenciano, recibiera "un relojaco o peluco de 20.000 lúas" que diría cualquier cani...¿Necesita un cargo público un reloj que le parecería excesivo incluso a un Latin King? Encima le dijeron que "no lo enseñara por Valencia porque daba mucho el cante"...¿Quería Correa que Costa saliera a la calle con un puto reloj-calculadora Casio por temor al qué dirán? ¿Qué haces con algo que vale 20.000 euracos y no puedes sacar a la calle? ¿Ponértelo en casa y pasear bailoteando alocadamente por los pasillos mientras lo miras fíjamente? ¡Nooooo! Hay que sacarlo y cuando la gente te pregunte que si eres un político corrupto que ha aceptado un reloj de 20.000 cucas decir: "Se lo he comprado a un chino pero da el pego total...mira, mira, si incluso se le está yendo el color y me está poniendo la muñeca verde". No hay que olvidar pintarse un poco la muñeca con un rotulador Carioca...y si no cuela decir: "¡Qué suerte tengo, resulta que el chino me ha vendió el reloj como falso pero era verdadero! ¿Te lo puedes creer?". Seguro que cuela.


Pero la cosa sigue y, cuando pensábamos que esto solo era una cosa de absurdos meapilas que se hacían regalos carísimos y se intercambiaban regalos, que se ponían motes absurdos y todas esas memeces....¡Tachán, Tachán! Han vuelto a aparecer las meretrices. Sí, amigos. Los partidos políticos rechazando una ley para regularizar la prostitución en Esssspaññña hace menos de dos semanas y estos señores, con un alcalde a la cabeza, asegurando que se montan fiestas de cinco tías buenas y de estar todos en pelotas que suena a que muchos cuando vieron las fotos de Luis Roldán no es que sintieran vergüenza ajena es que sintieron una envidieja de color verde, del mismo verde que dejan los rotuladores Carioca o las correas de los relojes falsos.


Y ayer hablaba yo con dos amigos de que en este país el modelo de negocio es el mismo que en el siglo XIX. Sin cambios. Y nos acordábamos de los batacazos del empresario Barreiros y de las trabas que le pusieron a Monturiol para vender su submarino militar y llegamos a la conclusión de que a ambos les faltaron los redaños suficientes para meter unos cuantos billetes debajo de los contratos o de llevarse a los jerifaltes de prostitutas o de hacer como los ingleses cuando llegaron a la isla de Manhattan y abrir un cofre lleno de fruslerías, de cuentas de cristal, de trozos de metal brillante frente a los ojos de los indígenas porque, seamos serios, para un constructor que sabe que va a ganar 60 o 70 millones de euros edificando una macrourbanización en un terreno recalificado para que sea urbanizable un reloj de 20.000 lúas, una cuenta abierta en un serrallo de postín, cuatro trajes de 12.000 eurazos, un coche deportivo con tapicería negra y tal y tal no son más que eso, cuentas de cristal, baratijas, un pequeño precio que hay que pagar a los que se piensan que son los dueños de la isla pero que, en realidad, no son más que indígenas vestidos con un taparrabos.

Y me acuerdo también de ese pasaje de "Cañas y barro" de Blasco Ibáñez en el que la hermana de Pimentó se cruza con una antigua vecina de la Albufera. Esta se sorprende de ver a su amiga con la cara completamente marcada y la hermana de Pimentó le confiesa que se lo han hecho los clientes del burdel donde trabaja "lanzándole durazos". "Los señores llegan, nos ponemos en fila y se entretienen lanzándonos monedas de cinco pesetas, todas las que te dan a ti, la recoges y te la quedas...". ¿Cuantos durazos no habrán pegado todos estos señores?

Y todavía nos queda Agag, que ya ha salido a relucir, el tío que se muere por pasearse del brazo de Briatore por todos los circuítos del mundo, el señor de las voluntades, el dueño de esto, de aquello y de lo otro, el tipo que cortaba el bacalao, oh yeah, que se casó en El Escorial, el yernísimo, el molón Agag con "su rollo antimorboso" (dicho por Le petit Manson) y sus camisas de Fumarel...el hombre que metió a El Bigotes en la estela del PP y que tantos sentimientos paternalistas destapaba en Correa que lo consideraba un "hombre de la estela de los Pajares, de la noche..." pero que luego no "porque nosotros hicimos que se dirigiera hacia cosas más serias". Cosas más serias. O lo que es lo mismo alta política que, para muchos, no es otra cosa que un sinónimo de corrupción. ¿Qué caja de los truenos? Mejor ¿Qué caja B de los truenos no se abrirá ahora?

Pensándolo bien, de verdad, va a ser que los más chorizos no son los del cine español y sus subvenciones, ni los inmigrantes que "nos roban el trabajo y se benefician de la Seguridad social"...va a resultar que el problema es otro, un problema de estilo, de clase, un rollo de mediocres incapaces de tirar la piedra y esconder la mano. Y mientras tanto veo la foto de Correa fichado por la pasma y me acuerdo de esos versos que decían: "Como no imaginarte/como no recordarte/hace apenas dos años...".
Pero sobre todo me acuerdo de Rajoy y me lo imagino sentado en su despacho esperando que todo caiga a su alrededor mientras mira embelesado el humo que sale de su puro decidiendo entre ignorar el clamor o pasar aún más desapercibido.

3 comentarios:

Joaquin dijo...

Hola, cómo estas? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes- Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros, también tienes la posibilidad de acrecentar este dinero agregando blogs a nuestro sistema de anunciantes

rodericus2009 dijo...

En el fondo el problema de este país es la mediocridad.
Tenemos un gobierno mediocre, una oposición mediocre, unos parlamentarios mediocres y mudos a los que enviaria con urgencia a tomár clases de elocuencia y declamación, pagandolo ellos de su bolsillo, por supuesto.Unos periodistas mediocres que malvenden sús plumas ( o teclados )por un bocadillo de jamón.
¿Que tipo de delincuentes tenemos aquí?, pues una pandilla de mediocres que se hacen invitar a una boda en El Escoriál.
Madoff, ese era un tipo con estilo, no muy inteligente, pero con estilo.Frecuentaba los mejores clubs de golf de la costa este y se permitia el lujo de rechazar inversores, ¡¡¡tenia cola a la puerta de sús oficinas !!!.
Eso si es estilo, aunque el destino ha sido el mismo.
Hay un refrán catalán cuya traducción literal es : "Para ser cerdo y para ser señór hay que tener estilo".

Señor Insustancial dijo...

Joaquín,
Nada interesado pero gracias.

Rodericus2009,
No creo en la culpa colectiva y sí en que cada individuo sea capaz de aguantar su palo y su vela y no intentar justificar sus actos como algo tradicional o, peor, como la expresión de una enfermedad generalizada.

Creo sinceramente que dentro de la política española hay gente muy válida, e incluyo a este gobierno. Gente honrada y gente con ganas de servir a lo público.

Del mismo modo, y por propia experiencia te lo digo, los periodistas que se venden por un bocata de jamón (que los hay peores, que son los que se venden sólamente por caerle bien al político de moda del momento) son una minoría y la mayoría de la gente trata de trabajar honradamente y de hacer bien su trabajo en un momento en el que es muy difícil informar porque el mundo periodístico se ha convertido en una trinchera.

Mediocres, como bien apuntas son todos estos señores y señoras que han aparecido ala sombra del aznarismo que, de tanto creerse parte de la historia y sin hallar oposición, pensaron en un momento que tenían inmunidad, patente de corso y, sobre todo, una situación política atada y bien atada.

Aznar creó un clima de manga ancha y, sobre todo, de corte palaciega alrededor de él donde se confundió lo público y lo privado constantemente teniendo como colofón la boda de su hija.

Se ha instalado una especie de idea ruín en nuestra clase política que no es otra que esa que dice que "la realidad social no puede influir en la vida política" porque nuestros políticos, los peores de ellos, creen que son en realidad una clase dirigente e inamovible.

Nuestro ruinoso sistema de ascensos y nuestra peor concepción de lo que es la vida profesional y como han de conseguirse los logros es la que frena, en cierto modo, a nuestras instituciones y a nuestros empresas en las que incluyo los periódicos. En realidad, vivimos la natural deriva de una generación de políticos que no quieren o no saben dar el testigo a la gente más joven y así ocurren cosas como estas.

Completamente de acuerdo con el refrán catalán.

Un saludo.