sábado, 4 de septiembre de 2010

Los hombres que usan el término "feminazi"

¿Se han dado cuenta del éxito que tiene la palabra "feminazi"? Se usa mucho. No es un término de esos que se crea por medio de una ocurrencia (maldita, en este caso) y que sale despedido de la boca de un borracho al que su mujer acaba de echar de casa desde la barra de un bar y, al final, acaba extendiéndose por todo el país. Que va. La palabra la inventó Rush Limbaugh que es un periodista norteamericano de ultraderecha. No utilizo a sabiendas el término "neoconservador" o "ultraliberal". No. Limbaugh, como muchos otros en su país y en el nuestro, es simplemente un ultraderechista. Un extremista de tres pares de cojones. Hablemos claro.

La ultraderecha tiene uno de los rasgos más interesantes y apreciados de la política de expansión dentro de los medios de comunicación: la fidelización de un nicho. Sí, queridos amigos, en un panorama fraccionado entre los medios tradicionales e Internet donde hay cada vez más canales de comunicación es bastante interesante saber que si uno abre un portal, una radio o una cadena de televisión podrá contar con un 2 o un 3% de fieles consumidores que, si escuchan lo que quieren, no te abandonarán jamás. Es más, hablarán bien de ti, te defenderán a capa y espada. Ya se habla, desde la cuesta de Génova hasta la Calle Ferraz de ese grupito de personas llamadas "frikis de Intereconomía" como si de una nueva tribu urbana se tratara. El éxito de este nuevo filón se demostró cuando la simpática cadena cedió espacio de su propio plató para abrir una cafetería, un lugar de reunión, para todos sus espectadores. ¿No es una monada? Algo así como la Casa Pound de Roma pero en versión sandwich mixto y café, de merienda...

Feminazi. Qué facilón y que sencillo de recordar ¿verdad? Limbaugh lo comenzó a utilizar para criticar a las dirigentes feministas, para tacharlas de "fanáticas", para decir que estaban "en  contra del hombre y a favor de su aniquilación"...es curioso cuando el propio Limbaugh es un radical rabioso que ha aplaudido el recorte de libertades que suponía el "Patriotic Act" y celebró con hurras y vivas que la administración Bush suspendiera las garantías de los presos del Campamento X sito en la Bahía de Guantánamo.

Como se esperaba el término "feminazi" ha calado bastante hondo y ya es un término de uso común. Da igual que sea bochornoso, indigno y peyorativo porque, términos como estos, que salen de las entrañas mismas del monstruo de lo políticamente correcto: como no podemos decir "machorras", "putas" o "cerdas" (aunque esos términos si valen para García Serrano) para referirnos a las feministas nos sacamos de la manga un término nuevo igualmente execrable pero que contenga la palabra "nazi" que da a entender que todo lo que venga del feminismo.

Sólo alguien con la boca muy sucia podría utilizar una palabreja como esa que pretende establecer vínculos semánticos entre el feminismo y el nazismo. Pero, la verdad, sólo alguien que tenga un cerebro pequeño, podría utilizarlo alegremente y así permitirnos saber de su estado general moral y de su visión del mundo.

El término "feminazi" ya vale para todo. Por ejemplo:

-Demostrar una profunda frustración sexual: si las mujeres no te quieren no es por tu culpa es por culpa de las feminazis que meten ideas absurdas en las cabecitas de las mujeres para que estas se nieguen a acostarse contigo. La Conspiranoia ha llegado, por tanto, hasta los asuntos de alcoba. No es que usted sea un tío que no se ducha, que se rasca los cojones en público, que es feo, que es imbécil, que es incapaz de mantener una conversación o que, sinceramente, no es sexualmente apetecible ni apareciendo en un burdel con una American Express platino. No. La culpa es del feminismo que, al parecer, extiende un ideario que rechaza de plano las relaciones sexuales con hombres. ¿No son todas las feministas unas lesbianas latentes? Lo son y, por eso, repudian el sexo con hombres. El cuento, por tanto, se extiende hacia una rara y retorcida teoría: las feministas convierten a las mujeres en lesbianas y, como todas son lesbianas, pues no quieren acostarse conmigo que mi madre dice que soy un partidazo.

-Aborto y feminismo: Pues sí, no sólo es que las feministas sean unas estrechas de tomo y lomo. Son tan malas que quieren que todas las mujeres aborten. Desde hace ya unos años se vienen estableciendo puentes semánticos entre las palabras "feminismo", "Aborto" y "nazismo" de un modo sencillo: el feminismo aboga por el aborto que, a su vez, es una práctica de exterminio igual (¡IGUAL!) que la que usaron los nazis. Da igual que ese tipo de ideas sea un barullo absurdo sin pies ni cabeza. Lo importante es que el movimiento feminista sea, rápidamente, reconocido como algo peor que el nazismo hitleriano y su ideario identificado con los campos de concentración.

-Sentimientos de inferioridad: La ultraderecha suele, por razones que se me escapan, demostrar un pánico tremendo hacia las mujeres. Si una mujer consigue un puesto de responsabilidad o ser de esas señoras que han tomado la loca determinación de hacer lo que les da la gana rápidamente se ponen en guardia ante ellas. ¿Por qué? Es algo que se me escapa pero así es. El que usa términos como "feminazi" rápidamente se retrata como un tío con las mias ideas que las de un fan de la Inquisición y, rápidamente, comenzará a decir que las feministas persiguen algo así como la disolución de la esencia masculina utilizando todo tipo de medios a su alcance. No me cabe duda de que, cuando emiten este tipo de comentarios, les luce en el fondo de sus pequeños ojitos las llamas de las hogueras de Torquemada. El sentimiento de inferioridad (que también parece de índole sexual...eso es un comentario casi freudiano) se hace evidente ante señoras con cierto poder ante las cuales el macho pierde el norte. Las ministras del actual gobierno están sirviendo de ejemplo para lo que se le viene encima a cualquier mujer que, en este país, decida destacar. A mi Leire Pajín no me cae bien pero, la verdad, es bastante lamentable el chorreo del que es objeto cada vez que sale de casa. Las mujeres metidas en política sufren doblemente por las meteduras de pata que cometen pero, también, por su aspecto físico o su forma de vestir. En este caso, todas, sufren el sentimiento de inferioridad de algunos bichos.

- Teoría del "mujer-mujer": El término "feminazi" muchas veces se utiliza como una palabra que desliga a las feministas de las mujeres. Una "Feminazi" siempre será un híbrido con lo peor de las mujeres y lo peor de los hombres. Una especie de nueva entidad biológica poderosa que tiene como objetivo intoxicar a las mujeres inviertiendo el orden natural de las cosas.

El conservadurismo, religioso-político-social, retrata a la mujer como un ser necesario para la vida pero accesorio en todo lo demas. Son lo que llamó Ana Botella las "mujer-mujer". Un término apasionante porque resaltaba que, al igual que nos referimos a la calidad de una chaqueta de cuero diciendo que es de "piel-piel" o a un jarrón de porcelana china como "bueno-bueno", Botella dejaba claro que para ser una mujer completa había que convertirse en algo decorativo pero tan agradable a la vista o al tacto  como que, para poder definir su altísima calidad, tuviéramos que repetir el adjetivo dos veces. La "mujer-mujer" es accesoria, es bella, se conserva bien...y tiene un dueño, claro. Alguien que la mantiene y que la cuida. Ella, a cambio, hace un servicio mostrando su belleza y su educación (el material con el que está hecha) y se comporta como un objeto decorativo, es decir, permanece lo más silenciosa posible y, sobre todo, sólo se muestra si su dueño lo cree necesario. Si la "mujer-mujer" envejece, empeora, se muestra excesivamente o comienza a incomodar a su dueño rápidamente alcanza el status de "trasto", de molestia. Es posible que un día, llevados por la chifladura, nos compráramos un piano de cola blanco que era la alegría del salón pero...uff...comienza a desportillarse, a romperse, a dar malas notas y comenzamos a pensar el por qué nos hicimos con aquel "mamotreto" molesto. Es por ello que muchos hombres deciden adquirir otras "mujeres-mujeres". La culpa no es suya, es del objeto que no permanece bien conservado. Un asco. No es que tu hayas cambiado de gustos es que ellas han cambiado de forma...

La "mujer-mujer" además, está de acuerdo con este contrato no escrito de adquisición y pertenencia. Era feliz antes de que las chungas "feminazis" hicieran aparición en escena. Aceptaba ese papel de tontaca sin plantearse, ni una sola vez, si los términos del acuerdo eran los correctos. La "mujer-mujer" es imbécil y, por lo tanto, es mucho más permeable a ser dominada por la presencia de la "feminazi" que, utilizando su chusca y falsa palabrería, consigue meterle ideas locas en la cabeza como que no debe dejarse dominar, como que puede salir a la calle cuando quiera o, peor, puede abandonar al tío con el que se casó si es que entiende que la cosa no le satisface. El "hombre-hombre" se siente amenazado por la "feminazi" que es una "destrozahogares", una solterora amargada, una bruja, que tiene el poder, como los vampiros, de convertir a nuestra sencilla y tranquila esposa en una de ellas.

En definitiva: nada nuevo bajo el sol. El machismo ha conseguido mantenerse francamente activo e imperturbable a través de los siglos y, con otros términos, alude a las mismas formas de control de siempre. Sobre todo este asunto, además evidentemente del status ideológico y moral que muchos hombres quieren mantener en un  mundo dominado tradicionalmente por hombres (un status que no quieren perder pero que, además, beneficia a la hora de hablar del sueldo de las mujeres a las empresas y a otras organizaciones de corte moral y religioso), flota claramente la cosa sexual. Sospecho que todo tiene que ver con esos tíos que se encuentran muy bien -demasiado a gusto- con otros tíos y nada más que con otros tíos pese a que dicen que son muy machos, y se pasan toda la reunión hablando de lo malas que son sus compañeras de trabajo; me temo que todo tiene que ver con esos tíos que siempre creen que detrás de un "no" hay un "por supuesto" escondido; me temo que todo tiene que ver con esos tíos que son incapaces de pensar que las tías no se mueren por ellos como dice su mamá; me temo que todo tiene que ver con un sentimiento de homosexualidad mal digerido durante la adolescencia que les obliga a ser "hombres-hombres" para no tener que hablar de lo que tienen en su cabeza; me temo que todo tiene que ver con que las cosas sigan igual y que nada se mueva.

A todos ustedes que no tienen complejos, que viven despreocupadamente ajenos a la guerra de sexos, que saben estar, que saben comportarse, que saben apreciar a las mujeres y a cualquier ser humano que merezca ser apreciado, a todos ustedes que han criado cierta sensibilidad y preocupación por lo que les rodea también les interesa que ese término horrible y esas formas despreciativas desaparezcan. No se queden quietos porque, como dijo aquel, su madre, su hermana, su amiga o una desconocida podrían ser las siguientes en ser objeto de esa podrida máquina de desprecio. Líbrenos Thor de esos "machonazis".

Nota del Insustancial: Nina Simone canta "Ain´t Got no..." una de sus mejores canciones. En esta versión de la canción clásica compuesta por ella misma Simone pone de manifiesto su enorme potencial como cantante y pianista. Más allá de ello el tema resultó ser la reivindicación de una artista que quería rebasar los estrechos márgenes en los que se habían movido las artistas negras hasta aquella fecha dejando atrás la imagen de simples intérpretes de canciones de amor.  

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Pasese usted por un juzgado 'de violencia de genero'.

El primer derecho humano , año 1948, dice:

'TODOS los seres humanos nacen con IGUALES derecho y deberes'.

A esos juzgados, usted verá entrar (No verá juzgar, pues le cerraran a usted las puertas, juzgan sin testigos, violan otro derecho humano, juicio publico) a muchos seres humanos.

Seres humanos juzgados en sedes erigidas sobre al violacion de su primer derecho humano.

Vealos, vea sus ojos, escuchelos 'pero bueno, ¿Solo para hombres?'.

Eso si, no vea las estadisticas del INE, de suicidios, a partir del año 2004 .

Quitaron la variable 'estado civil'.

Recuerde la pelicula 'la vida de los otros'. En la RDA tambien lo hicieron, esa sangre , sangre humana, era molesta para crear 'los nuevos hombres que superaban los roles capitalistas'.

Como ahora, los 'nuevos hombres ' de Lorente Acosta, ese asesino con sangre en sus manos, pero bueno, que mas da, ¿No?.

Mire, da igual todo, solo importa el dinero y el poder, y el nazismo, el comunismo, lo sabian.

Vaya usted allá, vea en las puertas de los juzgados 'de genero', los nombres de 'los detenidos en calabozos a la pespera de ser juzgados' ese dia.

Despues, escriba su blog de cultura de salon.

Como decia (Usted que parec culto, lo sabrá) Gunter Grass:

'A Adorno le gustaba siempre tender una parabola historica , mientras hablaba a las masas sobre 'el necesario proceso de edcucacion colectiva, per al fondo, un hombre, le dijo:

VENGA AMI BELLA BOHEMIA, Y VEA LOS TANQUES RUSOS, ALLI CVERÁ QUE ES LIBERTAD Y DOMINACION'.

Dudo que ponga este comentario, ya son muchos años de conocer al feminazismo.

Señor Insustancial dijo...

Estimado amigo,

Siento no haberme enterado de nada de lo que dice excepto de que acusa a Lorente Acosta (un señor que trabaja en el Ministerio de Igualdad) de "tener las manos llenas de sangre". ¿Por qué? ¿Puede explicarlo?

Sobre lo que es y lo que no es cultura de salón también se podría tener un extenso debato como sobre el tema de lo que es y no es coherente ¿No le parece?

Por otro lado: ¿Está usted diciendo que, a través de los juzgados de violencia de género, funcionan como los de la RDA?

¿Quiere decir que el Ministerio de Igualdad persigue a los hombres o algo así?

Tampoco he entendido que me quería decir con la cita de Gunther Grass, no se que coño tiene que ver la entrada con lo que usted me intenta explicar.

Un saludo.

Anónimo dijo...

No conocía esta palabra:feminazi.

A partir de ahora la usaré siempre.

Si a una mente tan fanática como la suya le molesta tanto es que la palabra debe ser muy buena.

Gracias.

Anónimo dijo...

Qué cantidad de tonterías. La derecha es totalmente feminazi.

Este insustancial no sabe nada de feminazismo. Está improvisando.


http://www.ministeriodeequilibrio.com/

Anónimo dijo...

Tu exposición contiene errores de bulto que creo deberían ser corregidos. El primero de ellos, el título. Las personas que utilizan esta palabra, por mucho que te cueste aceptarlo, no son solamente hombres, también hay mujeres. Si, como bien dices, es una palabra de amplio uso y aceptación, puede que en los próximos años la RAE la introduzca en su diccionario para que las personas libres de este país puedan utilizarla a su antojo con independencia de que alguien oculto tras la pantalla de un ordenador pueda insultarles.

El siguiente error que creo apreciar es que no parece que tengas claro a quien dirigir este texto de queja/reivindicación. En tu vehemente retórica pareces más preocupado de no dejar títere con cabeza que de dotar a tu texto de un cuerpo sobre el que asentar tus argumentos. Si tu intención era la de señalar con el dedo a los que, de forma habitual, empleamos la palabra feminazi siento decirte que la piñata sigue intacta; yo por lo menos, no encajo en ninguna de tus burdas descripciones. Eres como el cazador novato, que en su afán de darle a algo en su bautizo malgasta munición inútilmente disparando a todo y sin darle a nada. Si de tu artículo sacamos las palabras ultraderecha, religioso, machista, borracho y homosexual reprimido no nos queda nada sobre lo que poder discutir unos mínimos; supongo que tu nick, Señor Insustancial, es un cómico retrato que adjetiva, de forma escueta pero efectiva, todo lo que escribes. Repartir carnés de clubs de extrema derecha o grupos católicos de forma tan alegre te deja con el culo al aire en lugar de servirte de escudo impenetrable. Es un error bastante común al que soléis caer los feminazis el imbuir en aquellos que no promulgan con vuestras ideas los defectos de los demás por el mero hecho de utilizar ciertas palabras. Supongo que sería como si yo acusara a todos los feministas (masculino genérico) de pedófilos, todo ello apoyado en la tesis de que Simone de Beauvoir se acostaba con sus alumnas. Supongo que te estarás dando cuenta de que por tu forma de encasillar a la gente y por tus prejuicios en general estás más cerca del pensamiento dogmático e inquisitorial de la religión y de los grupos reaccionarios que de la ideología de la libertad y fraternidad que pretendes abanderar; eres un extremista. En cualquier caso tu discurso victimista y vacío te lleva cometer tu tercer y último error.

Persigues un enemigo que no existe. Lo que tú y los de tu calaña llamáis machismo no es más que la reacción lógica y normal de la sociedad ante las injusticias de este mundo. Vuestro ogro gigante al que hay que derrotar no es más que una invención de vuestras mentes enfermas. Por desgracia vuestra y del victimismo al que constantemente alimentáis ese enemigo nunca ha existido y es algo de lo que cada vez más gente se esta dando cuenta. Luchar contra un enemigo invisible es, de entrada, una guerra perdida; nosotros nunca nos rendiremos, no podemos renunciar a nuestros derechos más básicos. Podréis disfrazar a los movimientos en favor del hombre con los peores estereotipos pero con el tiempo toda esta mierda se os sera devuelta multiplicada por diez. Solo espero estar ahí cuando los feminazis os rompáis los morros contra el suelo.

Fdo: Un ateo de izquierdas.

Señor Insustancial dijo...

Anónimo 1,
¿Fanático? No me hagas reír.

Anónimo 2,
¿Puedes vivir con ese montón de complejo?

Anónimo 3,
Puedes insultarme todo lo que quieras pero, la verdad, hubiera sido más interesante saber como ves la cuestión.

Es curioso que el punto fuerte de tu argumentación sea que el machismo no ha existido nunca pero, más aún, que la intentes refrendar con una firma como "ateo de izquierdas" que me suena al típico que dice "no soy racista pero...".

En todo caso me pregunto si tu madre, hermanas, primas, amigas y compañeras de trabajo saben como te las gastas y a qué nivel las colocas en tu linda cabecita. No me cabe duda de que estarán muy orgullosas de compartir genes, plato, espacio o cama con un hombre tan sensible que piensa que son poco más que una organización de dominación global.

Así te luce el pelo, querido amigo.


Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Mira las feminazis lo que quieren es someter al hombre, lo han hecho y no quieren que esto cambie
La única forma que una mujer entiende de tener una relacción amorosa consiste tener a su pareja como completento decorativo sumiso y obedientes es la mujer a ser posible aislado socialmente sin amistades (seguro que muchos conocen al tipico amigo del grupo que se hecha novia y no se le ve el pelo hasta que rompe)y a ser posible hundido moralmente para que la tenga a ella y sólo a ella y jamás rompa o la novia utiliza el amor de su novio para extorsionarle emocionalmente simulando llantos y depresiones de pandereta para que él acceda s sus peticiones de princesa y que además lo ningunea sexualmente a sabiendas de esa imperiosa necesidad sexual que han impuesto al hombre a base de la TV y los roles sociales

No, los antifeminazis no pretendemos domar a la mujer.Sólo que el hombre no sea un satélite de esta
Y la derecha es tan feminazi como la izquierda sino mira a Rajoy se nota que es un pelele de las hembras del partidos las feminazis pueden estar tranquilas
Salud
http://www.ministeriodeequilibrio.com/

Anónimo dijo...

No he conocido nunca a ningún feminazi capaz de reconocer la existencia de feminazis.

Se les va la identidad en ello, claro.

Menstruator dijo...

Para los feminazis de ultraizquierda todo lo que no sea feminazi es de ultraderecha.
En su infinita ignorancia obvian que la "ultraderecha" es tan feminazi como la izquierda. El feminazismo, por desgracia, ha emponzoñado todo el espectro político. Gracias a eso, entre otras cosas, se han ganado el apelativo de feminazis.

Además de eso hablas siempre, Insustancial, del feminismo como si sólo pudiera estar compuesto de mujeres. Hablas de "las feministas" y "las feminazis".... Vamos a ver, improvisador... ¿Es que los hombres no pueden ser feministas (feminazis)? ¿Por qué excluyes a los hombres del feminismo (feminazismo)?
¿No te parece un poco andrófoba tu percepción? ¿No te das cuenta de lo misándrico de tus posicionamientos?





Claro así es normal que digas machonazis. (Es andronazis el término correcto.) Qué anemia de ideas. Si es que estos feminazis de ultraizquierda parecen clones. Todos con el fundamentalismo femitalibán enraizado en el cerebro hasta la muerte.


Insustancial, deja de improvisar y empóllate un poco el tema antes de ponerte a mugir. Tus prejuicios hembristas y te preconcepción mujerista del Universo te hace parecer mucho más insustancial de lo que posiblemente eres. Sal del Femimatrix.


http://www.ministeriodeequilibrio.com/

Anónimo dijo...

Que entrada tan razonable y agradable de leer. Muchas gracias, insustancial. Segun lo leia, pensaba: a ver, a ver cuantos resentidos se juntan furibundos a insultar, como suele pasar cuando se hablan de estos temas, y veo que han venido en tropel. Te felicito, si les escocio tanto, eso es que les has dado en muchos sitios.
Gracias por tu blog, y no pases mucha pena de que te insulte gente que suelta perlas del tipo:

Lo que tú y los de tu calaña llamáis machismo no es más que la reacción lógica y normal de la sociedad ante las injusticias de este mundo

Ojo! tela! no se si para reir o llorar, pero desde luego, para olvidarlo.

No asi tu entrada, sigue asi, gracias otra vez y saludos

Belen

Cabrónidas dijo...

El pecho se me ha abierto de la risa y las carcajadas se han derramado a borbotones.

tpkshark dijo...

MUERE PUTA,FEMINAZI DE MIERDA

Anónimo dijo...

En una cosa sí estoy de acuerdo y es cuando dices: "por razones que se me escapan". Todo lo demás es basura. Enhorabuena imbécil.

Anónimo dijo...

Mira tontín.

“Creo que odiar a los hombres es honorable y políticamente correcto, que los oprimidos tienen el derecho a odiar a sus opresores.... Establezcamos de una vez por todas, un buen principio: los hombres mienten cuando dicen que ellos también son víctimas del sexismo; es impensable que pueda existir un movimiento de liberación de los hombres.... A largo plazo, la liberación de las mujeres liberará evidentemente a los hombres, pero a corto plazo, esto les costará la pérdida de enormes privilegios que abandonaran voluntariamente o de grado. El sexismo no es culpa de la mujeres: acusad a vuestros padres, no a vuestras madres.”

Robin Morgan, editora de MS Magazine

“El macho: representa una variante o desviación de una categoría de mujeres. Los primeros hombres eran mutantes.... el sexo macho representa una degeneración y una deformación de la hembra... El hombre una forma de vida desfasada... una criatura ordinaria a vigilar... un hombre-bebé... Emponzoñado de testosterona: hasta ahora se creía que la tasa de testosterona del hombre era normal... Pero cuando se considera la anormalidad de sus comportamientos, no se puede emitir más que la hipótesis de que todos los hombres sufren de envenenamiento por testosterona”

A Feminist Dictionary, ed. Kramarae&Treichler, Pandora Press, 1985

"En todo lo que los hombres hacen, vaciar un lugar central para la muerte, dejan su rancio olor que contamina todas las dimensiones de lo que aún sobrevive. Especialmente los hombres aman el asesinato. En el arte lo que celebran, y en la vida lo cometen. Ellos abrazan el asesinato como si la vida sin ello carecería de pasión, de su significado y acción, como si el asesinato fuera consuelo, mantienen sus sollozos, ya que lloran el vacío y la alienación de sus vidas. "- Andrea Dworkin, cartas de una zona de guerra, p 214

"Quiero ver a un hombre molido a golpes sangrientos con un tacón alto empujado en su boca, como una manzana en la boca de un cerdo." - Andrea Dworkin

Ahora vete a defender a tus amiguitas feminazis pero eso sí, cuando vayan a encarcelarte no nos pidas ayuda. Tontín.

Anónimo dijo...

Pobre ignorante. Toma échale un vistazo a este panfleto. Sí, se llama leer.
http://pendientedemigracion.ucm.es/info/nomadas/MT_feminismo/scum_manifiesto.pdf

Anónimo dijo...

Putas feminazis, una te llama de todo por cobrar más ya que trabajas más que ella, pero si te defiendes ya te tachan de machista e Incluso te denuncian por violencia de género

Viento del Bosque dijo...

Bueno yo he escuchado y usado el termino feminazo, y he de decir que, al menos en mi tierra, para nada es igual a feminismo. Feminismo: lucha por la igualdad de derechos (hombres y mujeres -> mismos derechos). Feminazismo: lucha por derechos de la mujer superiores a los del hombre.
No se, haciendo una busqueda rapida en google, sale esto: http://www.taringa.net/posts/femme/16551177/Pensamiento-feminista.html
Aunque no estoy totalmente de acuerdo con este articulo, no me podreis negar que cosas como "hacer una granja de esperma y eliminar al resto de hombres" encaja perfectamente con el concepto "feminazi".
Pues eso es una feminazi. Simplemente una persona mas que intenta imponer sus ideas para beneficio propio

Anónimo dijo...

Estáis TODAS como putísimas cabras y estáis consiguiendo que muchos JÓVENES que NUNCA HEMOS MALTRATADO NI ABUSADO NI TRATADO DE FORMA INFERIOR A UNA MUJER nos estemos convirtiendo poco a poco en auténticos misoginos por vuestra puta culpa. Estamos HASTA LOS COJONES DE VOSOTRAS. Pero sé que algún día os estallará en la puta cara... Tiempo al tiempo.

TDS PTS.

Boniato -san dijo...

Dios mio, esta gente es como las moscas a la miel. Tanto sienten su cómodo status quo ser amenazado. Pero va a cambiar, quizá nosotros no estemos vivos para entonces, pero este tipo de gente ahora va a ser vista en el futuro de la forma bárbara que merece ser vista.Así como hoy en día el ser humano del presente se horroriza ante las crucifixiones, los circos romanos y la esclavitud y los considera cosa del pasado, el ser humano del futuro se horrorizará del machismo y la violencia de género cultural e institucional que impera en la actualidad. Va a costar muchisimo, pero lo bueno no es fácil, nunca. Fácil es quejarse de los cambios como varios acá. Fácil es no cuestionar y no pensar. Rechazar tu propia naturaleza humana que te obliga a cuestionarlo todo.