lunes, 19 de noviembre de 2007

Tan lejos, tan cerca... (Tu a París y yo a Texas)

Soy como Calimero con una sierra mecánica. Entrañable y letal. Convivir conmigo es, casi siempre, una montaña rusa. Te diviertes y vomitas a partes iguales.





Versión Disney de "La Estankera de Vallekas"

Me pasa con F. Somos dos imanes negativos, iguales, condenados a no chocar jamás, a repelerse pese a la atracción.

Hemos repasado muchas veces juntos nuestras biografías llegando a la conclusión que hasta nuestro primer encuentro nuestras rutas sobre la geografía humana habían siempre estado a punto de tocarse pero sin hacerlo. Amistades comunes, bares comunes e, incluso, una fiesta en la que ella estuvo pero yo llegué tarde. Tan cerca y tan lejos. Y ahora, tan lejos y tan cerca.

Como dice esa de Tom Waits:


I disappear in your name
But you must wait for me
Somewhere across the sea
There's a wreck of a ship
Your hair is like meadow grass on the tide
And the raindrops on my window
And the ice in my drink
Baby all I can think of is Alice...


La leyenda del Santo bebedor, in person...


Ya me gustaría a mi atravesar el espejo o surcar el cielo de Berlín como los ángeles de aquella película.


¿Y ahora como cojones me suicido?



Recordatorio: Wenders me parece, normalmente, infumable.
Recordatorio 2: Yo conocía a Tom Waits mucho antes que Marlango.