miércoles, 25 de junio de 2008

LUISARAGONIZANDO ESPAÑA



El seleccionador nacional me apesta profundamente. Creo que es más una cuestión estética, yo veo a Luis Aragones y me da la sensación de que acaba de salir de la bodega más antihigiénica de su barrio de clavarse dos botellas de Savin, no hay nadie (si exceptuamos a los que se han pasado unos cuantos años metidos en el caballo) en nuestro país que tenga peor pinta que Zapatones. Bueno, está Garci, que siempre tiene pinta de haberse comido un bocadillo de sardinas en aceite.

Reconozcámoslo: la selección española saca los peores defectos de todos nosotros. Sólo hay que ver esas fotos que circulan por internet: muchachas mollares, que diría Forges, de todo el continente enseñando ombligo que parecen recién sacadas de la portada del FHM poniendo color en la grada y animando a Suecia, Francia, Holanda, Rusia…la imagen de la Furia es un señor gordo con un bombo y un txapela al lado de un tío vestido de Guardia Civil que apoya su lata de cerveza de medio litro sobre el hombro de un cuñao vestido de torero.



¿Se puede tener menos sentido de la estética? ¿Dónde están las manolas? ¿Las morenas de Julio Romero de Torres? Joder, parece que los hinchas españoles se han dejado a las parientas en el piso de protección oficial mientras ellos se largan a hacer el gamba al centro del continente.
La estética de Rodríguez On tour también la ha cultivado mucho la hinchada italiana y la turca…¿Por qué será? Los turcos son los “canis” del continente: zapatillas de muelle, oro hasta en el alma y gorras NIKE. Tienen pinta de pasar un hachis buenísimo. Siempre. También de dar navajazos por un quítame allá ese orsay. También de ser los orgullosos hijos del dueño de un kebab house.



El caso es que España está ilusionada. Lo dijo el domingo José Ramón de la Morena: “El fútbol es una anestesia maravillosa”. Lo es, otros menos afectos al régimen y al jolgorio, hubieran dicho que es el “opio del pueblo” pero esos son todos unos aguafiestas. Los sorprendente es que un periodista se alegre de que un país entero puede olvidarse de las cuestiones importantes en cuanto ve una pelota rodar por un campo de color verde. Si los periodistas alaban esa capacidad del espectáculo es que ya podemos colocarnos históricamente a la altura del “pan y circo” de los romanos, del “pan y toros” del franquismo…esto pita, sin duda.


Será por eso que a todo el mundo le mola bastante Luis Aragonés, será que la gente se identifica con esos chandals chillones, las gafas metalizadas, el pelo ralo, la nariz roja. Ese rollo mandón, esas diatribas de “el negro no es mejor que usted” que le dijo a Reyes, esos asuntos de agarrar a los futbolistas por las solapas y zarandearlos públicamente…¿A quién no le cae bien un tipo de barrio que es capaz de poner en su sitio a un millonario?






Mañana España tiene una cita “histórica” berrean las televisiones. Decimos lo de histórica porque nos enfrentamos a Rusia. Ohhhhhhhh….qué placer nacional…fue contra los rusos contra quienes ganamos nuestra Copa de Europa de Selecciones y rápidamente nos acordamos de Marcelino y de Yashin, claro.

Habrá quien piense, aún vestido de torero, que le vamos a dar por el pelo a los “rojos” otra vez. Los habrá que piensen que aquellas circunstancias son las mismas que las de ahora.
La verdad es que no me importa demasiado lo que ocurra mañana. Hace tiempo que me he desaragonizado y todas estas cosas me parecen sol y moscas, el sol más pegajoso y las moscas más negras y gordas. De hecho, que el presidente de la Federación Española de Fútbol, pronuncie “furbol” y no “fútbol” ya es un síntoma terrible de estado del deporte rey.




Lo malo será el despertar del viernes. ¿Qué ocurrirá si perdemos? ¿Cómo se convence a un país entero de que hay plus ultra? ¿De la grandeza de un proyecto común? ¿Cómo se le explica a la gente que su Euribor ha seguido subiendo mientras estaban mirando a nuestra selección? ¿Que la vida no se ha parado mientras gritaban eso de "illa, illa, illa, Villa maravilla"?

Si ganamos da igual, todo quedará aplazado hasta el lunes…y eso si que es español…y es que la historia se repite (varias veces) y si no, miren aquí abajo. ¡Hasta luego, desafectos!




2 comentarios:

Edu Galán dijo...

Luis es el eslabón perdido: esos orejones simiescos, ese "cazo" provocador", esa forma de berrear... vamos, un poco más de pelo y ya tenemos al yeti.

Eso sí, a pesar de despreciarle profundamente, creo que se está ganando el viaje a Benidorm.

Abrazos, Don.

Anónimo dijo...

A mi me saca de quicio, siempre que lo enfocan en la tele me da la sensación de que lo van a pillar rebuscando colillas y metiéndolas en un bote o embelesado ante una obra cercana al estadio.

Saludos.