lunes, 18 de mayo de 2009

Peligrosas paparruchas


Si voy a ver "Ángeles y Demonios" estoy seguro de que me voy a sentir igual que un neonazi leyendo "El niño del pijama a rayas". Más que nada porque el asunto va de una secta centífica, Los Illuminati, que quieren cargarse el Vaticano lo que me va a poner, irremediablemente, del lado de los malos pese a que tengo reparos arquitectónicos y conservacionistas sobre arte y arquitectura (esta mal cargarse el patrimonio cultural) y la ejecución de personas me parezca una forma algo ruda de llamar la atención (esta mal cargarse a la gente).

Dan Brown, el autor de esta y de "El Código Da Vinci", siempre me ha parecido un bulto sospechoso de muy poco calado intelectual que ha pretendido, y conseguido en parte, que un par de best sellers muy mal escritos pasen por ser obras serias de investigación histórica y, como tales, material perfecto para la controversia y la discusión de otros bultos sospechosos que se dedican a la investigación de "lo oculto".

El asunto de Dan Brown, y sus bien calculados pasos para hacer pasar una obra de ficción por un riguroso estudo, me recuerdan la historia de Maurice Joly. Joly fue un escritor satírico francés que en 1864 publicó "Diálogos en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu", una obra provocadora en la que criticaba el gobierno de Napoleón III. La obra que enfrentaba el discurso de un liberal (Montesquieu) y un absolutista (Maquiavelo) fue arduamente perseguida en Francia y su autor encarcelado. Se suicidaría en 1871 francamente asqueado...y con razón.

Algún miembro de la Okhrana, la policía secreta zarista, halló este libro de Joly en Suiza, donde se editaba con regularidad, y pensó en utilizarlo para un fin mucho mejor: la creación de uno de los mayores mitos de la historia moderna que, no es otra, que "los Protocolos de los Sabios de Sión".

Publicados en 1903 "Los Protocolos..." son una "veraz" transcipción de las actas de los "Sabios de Sión", una malvada organización judía que tendría como objetivo aniquilar el orden establecido y, por ende, dominar el mundo...sin que faltaran ni las conexiones con los masones ni, claro está, las infiltraciones de los malvados judíos en el peligroso e incipiente movimiento marxista. Ni que decir tiene que la publicación de semejante "revelador documento" le venía como anillo al dedo a su Majestad el Zar que, curiosamente, tenía que justificar los pogromos (o linchamientos) de judíos que se producían por todo el país y, claro está, de paso eliminar a los masones (que por aquellos años detentaban el poder liberal frente a la monarquía) y comunistas (que ya comenzaban a hacerse populares por la madre Rusia).


Poco importó que en 1921 el periodista Philip Graves publicara en el diario The Times que dichos textos eran un plagio de la obra de Joly porque el texto ya se daba como auténtico en todo el mundo e, incluso, fue incorporado por Adolf Hitler algunos años después como argumento principal para justificar el genocidio alemán. Lo triste es que, actualmente, mucha gente sigue creyendo que el texto es cierto.
En 2005, un poco antes de morir, el dibujante Will Eisner (creador de Spirit y de tantas otras obras maestras) publicaba la novela gráfica "La Conspiración. La historia secreta de los Protocolos de los Sabios de Sión" (Norma Editorial) que esperaba sirviera para "acabar con este aterrador fraude vampírico". En él cuenta como se fraguó una de las mentiras más dañinas de la humanidad y una de las que peores efectos ha tenido sobre nuestro devenir contemporáneo en el último siglo. No os perdáis tampoco el emocionante prólogo de Umberto Eco en el que habla de la dificultad para luchar contra la mentira y, mucho más, cuando esta va disfrazada de documento histórica de gran importancia. Como para pedir que torpedeen la Nave del Misterio, vaya.
Y es que la mercanchiflería es un atrayente negocio que deja grandes dividendos (que se lo digan a más de uno que no se llama Dan Brown y que sigue teniendo la cara de presentarse ante la audiencia con la etiqueta de "riguroso investigador", "periodista de lo paranormal" o "resolvedor de misterios varios) pero en la mayoría de los casos sus infinitas dosis de ignorancia suelen salir bastante caras.

9 comentarios:

Azul (MrBlue) dijo...

La verdad que este tipo de novela histórica no la sigo y no hago mucho por enterarme...pero lo de los famosos sabios de Sión si que lo he escuchado como argumento justificador en más de una discusión, y es mentira!?! joderrrr que mal estamos....gracias por ponerme en la pista de este "misterio"...
Abrazo!

raquel dijo...

Por estas tierras, como si no fuera suficiente poseed una de las mayores joyas arquitectónicas nacionales (estoy hablando, claro, de Marina D'Or)también custodiamos en la Catedral, bajo el auspicio de Santa GozRita, el auténtico Santo Grial. Lo juro.

Es realmente complicado acceder a él, pero vamos, por ser Ud., tras la paella de rigor y unas cuantas sangrías, lo llevo de devotas aventuras.

Paria dijo...

Lo realmente sorprendente es que alguien que considere investigación, o novela histórica a lo que hace Brown sepa leer, de hecho, me sorprendería que tuviera pulgares oponibles...
Yo leí el Código da Vinci para poder criticar a un amigo que no callaba con él. No hay palabras, sigue tópico por tópico la receta para hacer un best-seller, creo que solo le faltó meter una escena de sexo frente a la chimenea de un castillo europeo.
Por no hablar de ese estúpido artefacto de combinación que llevaba vinagre para destruir el pergamino si lo intentabas forzar...Me pase toda la novela desde que lo encuentran preguntándome por qué ni en Francia ni en Reino Unido tenían un simple combi para meter el chisme en el congelador un par de horas, congelar el vinagre y darle un martillazo...

Señor Insustancial dijo...

Hola a tutti,

Azul,
Una asquerosa patraña, efectivamente. Ya puedes contraargumentar cuando quieras y de lo que quieras.

Raquel,
Es pensar en el Levante y que se me pongan los pelos como escarpias de purititos sentimientos encontrados...
En mi pueblo, en la catedral, guardamos el mantel de la última cena. Si lo juntamos todo podríamos irnos de comida campestre y que con tanto ectoplasma se nos aparezca Santa Gozrita, Judas "El Bigotes", Francisco Camps "El buen ladrón" y tantos y tantos elementos de la biblia.
BS.

Paria,
No había caído en lo del combi pero es una idea cojonuda. El Brown es demasiado pichafría para meter semejante escena de sexo.

Un abrazo a todos.

Francisconixon dijo...

Off topic: "Lars Von Trier se merece una hostia". Carlos Boyero. Ole!

Señor Insustancial dijo...

¡Hola Fran!
Vaya cronicaza del gachó...no daba crédito...

Un abrazo.

Carolus dijo...

No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Mas sobre Maquiavelo y otros estrategas similares en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Señor Insustancial dijo...

Hola Carolus,

No puedo leer ninguno de los dos links que me envías...y eso que me gustaría pero mi buscador insiste en que no puede mostrar la página.

Un saludo y gracias por pasarte.

eduardoritos dijo...

Antes que Brown, tuvimos a Ken Follet, y su aclamada "Los Pilares de la Tierra".
Eso sí que era insustancial. Jódete que el tío cruza desde Inglaterra, país vasco a Galicia y de ahí a Toledo, se hace colega de los moros, luego consigue que le enseñen el secreto de las catedrales...
A la mierda, hombre.

Es que ECDV lo leí, pero no llegué a retener en la memoria nada, ni siquiera para criticar.

Y sí, hay gente que cree que tiene cosas de verdad.