domingo, 6 de abril de 2008

"...De mis frías manos muertas..." Charlton Heston (1924-2008)



Sería completamente injusto catalogar la vida profesional de Charlton Heston echándole en cara su ideario político y, sobre todo, haber sido Presidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA). No me hicieron gracia las declaraciones aquellas en la que dijo que la mejor manera de evitar masacres como las del Instituto Columbine era armando a profesores y alumnos como medida de disuasión o que le echara la culpa de la violencia juvenil a la música rock pero tampoco me gustó la mala jugada que Michael Moore le hizo en su Bowling for Columbine.




Pese a haber aniquilado de esa manera su imagen (de cara a Europa, sobre todo) Charlton Heston quedará en nuestra memoria por un singular record: Ha salvado, en la pantalla, a más personas que nadie de todas las catástrofes posibles. Aeropuerto 75, El último hombre vivo, Terremoto, Skyjacked, El Planeta de los Simios I y II, Soylent Green, Rescate: vuelo 232, Crisis solar etc. son ejemplo de lo mucho, y bien, que trabajó el cine de catástrofes o de la más oscura ciencia ficción.
Actor todo terreno destacó en películas tan dispares como Touch of evil (1958, Orson Welles), Ben-Hur (1959, William Wyler) y también un largo etcétera.
Como topicazo diremos que era un absoluto enamorado de España donde desembarcó por primera vez en 1959 (para rodar Ben Hur) y repitió en 1961 para rodar El Cid y en 1963 para rodar la épica 55 días en Pekín. En 1972 volvió a nuestro país para dirigir por primera vez, la desabrida Marco Antonio y Cleopatra, donde tuvo como compañeros de reparto a Carmen Sevilla, Sancho Gracia y Juan Luis Galiardo...
Como anécdota contaremos que Juan Luis Galiardo y Charlton Heston volvieron a trabajar juntos en La Llamada de lo salvaje (1973) en la que el actor español interpretaba a un esquimal llamado Seze...en dicho rodaje, que resultó infernal, dicen que Galiardo cayó en una terrible depresión producida por el abierto acoso que le regaló el equipo americano y, en una de las escenas, cuando ya la tensión entre ambos actores era más que palpable Galiardo a punto estuvo de ahogar en una piscina del estudio a Heston.
Años más tarde parece ser que hicieron las paces tras el incidente.
Con la muerte de Charlton Heston se va el último representante de una de las oleadas de actores que consiguieron mantener el tipo y bandear la evidente crisis del cine norteamericano de los 60 y comienzos de los 70 haciendo buenas películas. Hombre de palabra sólo la muerte ha conseguido arrebatarle "de sus frias manos muertas" el famoso rifle Winchester que levantaba sobre sus hombros en las reuniones de la Asociación del Rifle pero, ni siquiera ese estúpido gesto, consiguió quitarle ni una gota de su talento.

Aquí les dejo con un vídeo del desaparecido El Informal que convirtió a Heston en una estrella mediática.

2 comentarios:

manu dijo...

Peaso de pelis de CF, a las que haces referencia, hizo el machote.

¿El pensamiento? Pertenece al ámbito de lo privado, y unos evolucionan y otros involucionan. C'est la vie.

Anónimo dijo...

Asi como hay quienes desde la "correccion politica" que proviene del pensamiento moral de la izquierda pueden estar en desacuerdo con las ideas de Heston, tambien hay quienes las compartimos. No es bueno absolutizar valores por querer "quedar bien" con los que se creen dueños de la moral en el mundo. Heston fue un hombre rudo, un patriota americano y convencido defensor de lo que sostenia. Basta con eso para tenerle un gran respeto.