sábado, 3 de mayo de 2008

De Niro, Al Pacino y OT



"Chicos pálidos para la maquina/ hombres de la guitarras sin sol/.Los héroes de la guitarra están oxidados/ y los novatos están drogados..." (Ilegales)

El otro día, el jurado calvo de Operación Triunfo le soltó a una concursante algo así como: "El mercado del pop está, de tal manera, que somos conscientes de que una persona que no tiene aptitudes para cantar puede ser un super ventas así que te quedas".

La chica se llama Esther y, posiblemente, no hay una concursante peor en la historia del show pero, sorpresa, se mantiene dentro del programa. Es mona, sí, y además es pobre, andaluza y tiene un padre que se gasta unas melenas como las de "El Sevilla" de Mojinos Escozíos -Por cierto, su repre, el grandísimo Toni falleció en Enero y ha sido un palo para todos los que lo conocíamos-. Son carnaza para Telecinco y ya me huelo yo que, de estar un poco mejor la cosa en la música, a la muchacha le hubieran buscado una carrera tipo Marisol pero sin el talento, claro está, de Pepa Flores. Desgraciadamente el tiempo tampoco acompaña porque discográficas, televisiones y productoras se han convertido en una suerte de trituradoras: metes a un ser humano por un lado y por el otro salen un montón de virutas de serrín. Después de que AR la pasee unos cuantos días por sus tertulias, cuenten alguna cosita familiar chunga y veamos el reguero de lágrimas correspondiente. Se acabó. Ni disco, ni fama, ni ná. Esta chica tendría que empezar a pensar en estudiar.





Como nos hemos empeñado en unir fama, éxito y carrera profesional, en plan diabólico siamés, ambas duran un espacio muy cortito de tiempo y nos sorprende mucho, muchísimo (cada vez más) que alguien se mantenga en la cresta de la ola más allá de 6 o 7 años. Una pena.

Y luego está la gente que maneja el cotarro que es, seguramente, la peor. Que nadie le engañe, aunque sea el calvo de OT, las personas que se quejan de que el mercado discográfico está tan mal que se puede triunfar con "una cara bonita" no son las víctimas del asunto si no los culpables de la penosa situación de la distribución artística.


Malas películas, malos guiones, malas canciones, malas letras, mala música. Todo malo y barato perpetrado para el lucimiento de gente sin talento aparente. Es lo que tiene cultivar, en plan laboratorio a cientos de artistas sin talento y sin discurso a los que se puede manejar fácilmente, que no son molestos, que tienen mucha telegenia. Es lo que tiene preferir a Britney Spears que a Deep Purple.

Abres un disco y rezas porque no suene igual que siempre, vas a ver una película y rezas porque no sea tan estúpida como la anterior o, al menos, que sea menos pueril.

Ayer El País recogía un lamento generalizado de la prensa especializada sobre la aniquilación de la carrera de Robert de Niro y Al Pacino, sobre lo poco que rinden, lo ambiciosos que son a la hora de negociar el montante de sus cheques y las malas películas que eligen para trabajar. Al parecer a algunos críticos les parece que "se han convertido en una parodia de sí mismos". Dos peleles que ya no están a la altura de las películas que los hicieron famosos. El asunto viene por 88 minutos, que se estrenó ayer, y a la inminente Righteous Kill en la que se les podrá ver juntos en pantalla (En HEAT utilizaron dobles para los contraplanos).

Pues ni tanto, ni tan calvo. Es verdad que ambos han tenido elecciones lastimosas, películas malísimas (Bullwinkle, Gigli, Two for the money, S1m0ne, El Puente de San Luis Rey, Los Padres de él...) pero también algunas buenas películas como El Mercader de Venecia, Analyze This, The Good Shepherd, Any Given Sunday, la serie Angels in America, Uno de los Nuestros, Casino...donde han podido demostrar su talentazo.

Es posible que el problema no esté en De Niro, ni en Al Pacino, si no en esa frase que dejaban caer Matt Damon y Ben Affleck en Jay y Bob atacan de nuevo (en qué estarían pensando, todos...) y que decía aquello de: "Haz una para ellos y otra para tí". Quizás el problema esté en una industria que prefirió premiar el guión de la flojita El Indomable Will Hunting con un Oscar y despreciar Desmontando a Harry de Woody Allen.

Estos dos también han hecho bazofia como para atascar las cañerías de Hollywood...pero el problema reside, básicamente, en que la superproducción suele ser una porquería y que no hay buenos proyectos como los de antes. Las majors han sido tomadas por ejecutivos más pendientes de su tanto por ciento que en hacer buenas películas, productos mediocres para unos espectadores que, siempre, consideran mediocres. Digamos que si Lucas produce Star Wars XX no lo hace pensando en usted (que lee un libro al año y ve una película en blanco y negro al quinquenio, al menos...) si no en un paleto de Kansas que no sabe, en realidad, que los seres humanos jamás caminaron junto a los dinosaurios. Seguramente más pendientes de firmar un buen contrato de partner con McDonald´s para regalar muñequetes que en hacer una película interesante.




¿Qué gran compañía produciría ahora Tarde de Perros, El Precio del poder, Pánico en Needle Park, Autor Autor, Serpico, El Cazador, Novecento, Taxi Driver, Malas Calles, Brazil, Érase una vez América, El Rey de la Comedia o Toro Salvaje? ¿Y La Chica del Gangster?


¿No serían demasiado molestas, demasiado incorrectas, demasiado violentas, demasiado políticas, demasiado profundas, demasiado intelectuales, demasiado duras, demasiado inmorales, demasiado poco comerciales...? ¿Quizás demasiado buenas, demasiado inteligentes, demasiado interesantes para un público que, teóricamente, no tiene ni puta idea y al que se entretiene con cualquier cosa?

2 comentarios:

manu dijo...

que los seres humanos jamás caminaron junto a los dinosaurios
Osssstia, como se enteren los de Está pasando, España Directo y cía, se va a liar...

Que jodido es pensar por uno mismo cuando la tele te lo da todo tan bien masticadito.

El Gran Faroni dijo...

O los de las Iglesias evangélicas...