martes, 8 de julio de 2008

A grandes males, peores remedios...


Desde que los medios de la zona nacional se han apropiado de la palabra NAZI ya nada es lo que era... Si lo piensas bien es bastante curioso que gente como los que ustedes saben se pasen el día inventando jueguecillos de palabras para hacer que ustedes se sientan culpables:

Sí, si quieres casarte con un señor de Cuenca y tu eres un señor de Murcia serás un "rosapardo"; si votas a un partido nacionalista serás un "nazi-onalista" y si los dirigentes de dicho partido pactan con el PSOE pues, claro está, está usted apoyando un entente "nazional-socialista".

Si es usted un ROJO no se preocupe, ya dejan ellos claros que ser "rojo" es bastante peor que ser NAZI o, por lo menos, lo mismo.

La comparativa es abrumadoramente facilona. Olvidan claro está que los NAZIS (los genuinos, los del bigotito que fumaban sujetando el cigarrillo graciosamente) llegaron al poder gracias al apoyo de la burguesía alemana y austriaca que veía con bastante peores ojos a los comunistas. ¿Quién se acuerda de aquello? Está claro que los historiadores (aquí pueden reírse maliciosamente) que ustedes saben no están por la labor de explicarles eso. Yo les recomiendo que lean "Una Princesa en Berlín" (Arthur R.G. Solmssen) una interesante novela editada por Tusquets que cuenta bastante bien el trasfondo histórico que propició el desembarco de Hitler en el prechamuscado Reichstag.



Resulta que las derechas nos llaman NAZIS y aquí no se mueve ni Dios. Qué bueno. Resulta que Arzalluz es un nazi y Franco hizo la guerra Santa contra el Rojo maloso para traer la democracia (Moa Dixit). ¡Qué risa, María Luisa!



Las palabras son un material dúctil que puede retorcerse o girarse a izquierda o derecha a voluntad del emisor...desgraciadamente también la historia.
Será por eso, porque la historia es fácilmente maleable (en todo su significado) o porque no hay memoria de ley histórica que arregle esto que en Europa va a ser posible trabajar 65 horas por semana.
La regla capitalista es tan sencilla que aturde: más horas de trabajo, más productividad. Más productividad más competitividad con el mercado asiático que es la repanocha, al parecer, y que viene con ganas de zamparse el euro sin palillos ni nada.

Y yo digo: ¡Está muy bien! ¡Claro! ¡Pero si se le ha ocurrido a luminarias como Sarkozy, Rato y Berlusconi! ¡Gracias! ¿Cómo hemos sido tan tontos de no darnos cuenta?

Y añado: 65 horas por el mismo precio. ¡Todo por la empresa! ¡Si me van a explotar que sean los de siempre y no unos amarillos de mierda que pondrán en cada fábrica un poster de Mao!

Porque, vamos a ver, ¿Dónde ibas a estar mejor que currando? ¿Leyendo? ¿Ligando? ¿Yendo al cine? ¿Escribiendo este blog? ¿Quién inventó el obsceno término “horas de recreo”?
Propongo estas medidas para ayudar a nuestra competitividad:


- Permitir el empleo a partir de los 5 años:

Así las empresas no tendrán que largarse a Asia o África a buscar mano de obra barata y tendremos algo que hacer con todos esos niños ociosos que ocupan nuestros parques.
El trabajador infantil es barato, es dócil y, sobre todo, muy manejable. Los deditos de un niño son perfectos para meter polvora en una bala, coger pinceles pequeñitos para dibujar primorosas cenefas en platos-souvenir y sus cuerpecitos tan pequeños son ideales para colarse en los agujeros más recónditos de las minas. Un niño trabajador trae todos los meses un sueldo a casa, un niño estudiante trae problemas y la cabecita llena de ideas absurdas. Mal.

¡Pero, por Thor! ¡Si eso ya lo sabían en la Inglaterra del Siglo XIX! ¿Cómo hemos podido involucionar tanto? ¿Qué hacen los niños todo el día tocándose el bolo? ¡A currar! Desde ahora los niños vendrán no con un pan, sino con una nómina debajo del brazo.


Elegir a Mugabe Presidente de la UE:

Venga, quitémonos la máscara de una puñetera vez. ¿Qué pasa con Mugabe? What´s the problem? En realidad el dirigente de Zimbawe es un avanzado a su tiempo. Un estadista. Ha destruído la economía de un país próspero, ha implantado la corrupción como modelo, ha eliminado las instituciones, se ha postergado en el poder...¿Alguien duda de que el propio Berlusconi tiene a Mugabe como ejemplo de dirección? ¿No ha hecho él lo mismo con Italia?








Elegir a Kim Jong-Il como Vicepresidente de la UE: Muy pocos dirigentes mundiales pueden decir que controlen mejor que él su país y ninguno de los dirigentes europeos podrá decir que ha conseguido tener una tasa de desempleo del 0%. ¡Toma ya! ¿Y como lo ha conseguido? Fácil. Puteando al obrero y llevándose los pocos beneficios. Como aquí pero con empleo público. ¡Aparta Roosvelt, Masón! ¡Que aquí viene el norcoreano visionario!
Además es un tipo de una exquisita cultura cinematográfica: dicen que su colección privada de películas alcanza los 20.000 títulos y, en su juventud, con su papi todavía vivo, fue detenido en el Disneyland japonés con un pasaporte falso y expulsado del país, o sea, un aventurero.





Crear dos o tres Homelands: Una idea fantástica del añorado Apartheid Sudafricano. Los dirigentes afrikaneers crearon ghettos llamados homelands donde obligaban a vivir a los habitantes de raza negra. Dichos homelands tenían un aspecto de falsa independencia e, incluso, otorgaban una falsa ciudadanía. De ese modo los trabajadores negros podían "emigrar" diariamente a Sudáfrica y trabajar allí pero sin ser tratados como ciudadanos de pleno derecho. La solución es crear este tipo de países-barrio y meter allí a los pocos inmigrantes que se aventuren a recalar por Europa. De ese modo podremos expulsarlos y pagarles lo que nos de la gana.



Implantar la esclavitud: Sin mercados de personas, en realidad. La población reclusa podría servirnos como obra de mano esclava y purgar así su deuda con la sociedad. Limpiar nuestros jardines, atender a nuestros invitados, ponernos la ropa, conducir nuestros coches...¡Alguien tiene que hacer el trabajo sucio una vez que no quede un solo inmigrante! ¡Y (más) gratis!

Y si de esta no me eligen ministro de economía...¿Alguien se acuerda de cuando había sindicatos?

2 comentarios:

manu dijo...

¿Y la roja, la selección nazi onal?

Ay, los sindicatos. Viviendo del dinero público, peleando por conservar sus poltroncillas. Un día no me morderé la lengua y explicaré como se lanzaron como lobos contra una plataforma independiente de trabajadores en una elecciones sindicales...

Paria dijo...

De los sindicatos mejor no hablar(de donde sino iba a venir lo del sindicato del crimen)...Que se puede esperar de alguien que lo primero que negocia son sus derechos como representante sindical y ya después si eso veremos. Da vergüenza ajena ver algunos convenios laborales.
Aunque lo que de verdad me jode es que un terrorista sin estudios como viene a ser Pio Moa ande por ahí publicando "supuestos" libros de historia sin que le lluevan demandas por intrusismo, ¿Qué pasa, es que este concepto solo es aplicable a la medicina?.