jueves, 23 de octubre de 2008

Javier Fesser, cineasta y martir (a su pesar)


Conocí a Javier Fesser a finales de 1995. Ya había rodado dos cortos Aquél ritmillo y El Sedcleto de la tlompeta y se iba abriendo camino en eso del cine (una pasión) mientras ya era uno de los profesionales de la publicidad más reconocidos de nuestro país.

Por aquél entonces unos cuantos loquitos organizábamos una Muestra de cine y Javier se prestó a venir como invitado, cedernos sus dos cortos de manera gratuíta y, sobre todo, a ponerse frente a las 700 personas que copaban el Teatro municipal para contestar a todas y cada una de las preguntas que se le hicieron.


Siempre he tenido la sensación de que, por encima de que sea un cineasta brillante, era buena gente. Me lo confirma lo mucho que echa la mano a todo el mundo en diferentes causas, lo que se implica y lo fácil que es dar con él para pedirle cualquier cosa. Diría que Javier es un tipo sensible con los que le rodean y por eso su cine es, sobre todo, amable y tendente a provocar en el espectador una especie de ola de optimismo. De ponerle buena cara al Katrina.

Tuvo, para su desgracia, la oportunidad de aplicar toda esa filosofía en "Aquel ritmillo". Victoriano Romera, que completaba la tripleta de actores principales junto a Alberto Fesser (su padre) y Luis Ciges, falleció durante el rodaje. Escuchar a Javier contar el asunto, cómo se sintió, como quiso tirar la toalla y como, finalmente, le pareció que lo mejor era terminar el trabajo para homenajear a su actor fue simplemente emocionante.

En el Milagro de P. Tinto (1998) se veía que Fesser prefiere tomarse las cosas con humor: una historia aparentemente inocente (tanto que sus protagonistas no sabían de donde venían los niños, tararí-tararí) escondía una visión curiosa sobre la institución familiar (tanto que los Tinto deciden adoptar a dos extraterrestres cabrones, un chiflado escapado de una Institución mental al que confunden con un "negrito" y finalmente a un niño africano y hacer con que no saben de sus rarezas). La iglesia lo acusó de ridiculizar a los curas.


De hecho con Javier Fesser siempre me da la sensación de que se ha quedado en medio: los más conservadores le meten el dedo en el ojo y los más progresistas lo han visto siempre con la reticencia del que no es capaz de catalogarlo o definirlo entre los suyos.

El propio Fesser, en aquella abrupta charla, dejó claro algo que se me ha quedado grabado cuando le preguntaron por la naturaleza de sus dos cortos y qué era lo que quería transmitir con ellos y contestó más o menos lo siguiente: "Si no he conseguido que sepas que es lo que estoy contando es que, simplemente, he fracasado como cineasta y la historia no es buena o me ha quedado torpe. Podría justificarme contando los problemas que he tenido en el rodaje, decirte que no pude meter esta o la otra escena porque me faltó presupuesto o ese día estuve malo pero, la verdad, es que las justificaciones prefiero contárselas a mi abuela. Tu como espectador no tienes que ir a ver una película coartado porque yo te explique el cuento de la pena. Todos los rodajes tienen problemas y el espectador no tiene por qué estar informado de ellos, eso queda para mi como responsable, para el equipo, tu solo tienes que disfrutar".



La gran avertura de Mortadelo y Filemón (2003) recibió una absurda campaña de malevolencias desde LD que se centró en acusar a Fesser de haber sido manipulado por Jesús de Polanco (productor de la peli) para incluir a un personaje derechista en la historia personificado por Rompetechos. Alguien creyó que dicho personaje bajito y corto de vista era una caricatura sangrienta de Federico Jiménez Losantos. Ya veis que hay gente que es capaz de intuir las intenciones verdaderas del artista. Vean la "bien traída" pregunta que le regala uno de los lectores al propio Fede y como contesta este (enlace completo aquí):
P: Fesser convierte a Rompetechos en fascista, hace que Filemón sea violado analmente, se mofa de canciones religiosas y se inspira en Franco para retratar al malo. ¿Es que esta gente no sabe hacer otra cosa que reflejar sus odios y rencores en las películas? ¿Aún no saben por qué el publico huye de las salas?
R: Efectivamente, no saben hacer otra cosa. Y el público no huye más porque no conoce la historia. Esto da asco, la verdad.
Nos cuenta Jordim, insustancial destacado, que sigue el hilo de las críticas que se han vertido sobre Camino (2008) la rara y grande película de Fesser y que está basada en la historia de una niña del Opus. Críticas igualmente injustas en las que alguien intenta que el director pase por ser el nuevo Satán y su película como una especie de libelo en contra de la Iglesia Católica, sus creencias y, finalmente, en una enorme carga de profundidad contra la Obra fundada por Escrivá de Balaguer. No es así, Camino es una película más inclasificable todavía que todos los anteriores trabajos de Fesser, un cuento extraño que me ha quedado helado y sobre el que, tengo que reconocer, tenía todas mis dudas más que nada porque no sabía en qué me podía interesar una película sobre gente tan alejada de mi ideología y, sobre todo, sobre un tema tan poco de mi interés como el de la vida de una especie de santa.


En realidad Fesser podría haber sido mucho más duro, estoy seguro, haber usado la cinta para, de verdad, haber hecho una crítica frontal al Opus, cuestionar las razones que llevan a un grupo de personas a apoderarse de la vida de una niña moribunda, acusar a ese mismo grupo de azuzar las fantasías de la cría para que, en realidad, se crea el cuento de que trascenderá a otra vida pero eso, claro, sería otra película, una película dura establecida en el absoluto realismo, rodada en plan documental. Eso sería una película que Fesser, que es buena gente, no quiere hacer y por eso ha rodado esta otra historia, amable en el fondo incluso contra muchas personas, y esto es personal, que sólo me merecen un profundo desprecio. Esa, seguramente, hubiera sido la película que yo hubiera rodado pero no tengo el talento ni soy tan buena persona como Javier Fesser. Se me nota. Deberíais ver la película y sacar vuestras conclusiones.

8 comentarios:

Ave dijo...

Sorprenden dos cosas:
1. Que todas las personas que critican la película ni siquiera la hayan visto (normal, teniendo en cuenta que necesitarían "permiso" de su consejero espiritual para hacerlo)
y
2. Que todas las personas que la hayamos visto creamos que es una de las mejores películas españolas de los últimos años, respetuosa (la vi con una amiga católica que no se sintió ofendida en lo más mínimo) y tal y como la describe Fèsser.
Grande la película, grande Fèsser. Y mucho ánimo ante la jauría que se le está echando encima.

El Gran Faroni dijo...

Hola Ave,

De hecho es que creo que lo último que quería Fesser era crear polémica. De hecho, cuando se dio a conocer la sinopsis, todo el mundo se preguntaba: ¿Qué hace ahora Fesser haciendo películas sobre el Opus?

Creo que existía cierto olor a que el director había hecho una nueva versión de "Marcelino, pan y vino".

Paria dijo...

Sinceramente tengo que reconocer que las películas de Fesser no me gustan.
Yo que aprendí a leer con Mortadelo fui ver la película y salí pensando que había visto el milagro de P Tinto. Es algo que me pasa con las películas de Almodovar también, al margen de la historia que pretende contarse en el guión, tienen un estilo tan marcado, que al final, todo parece lo mismo. En el caso de Almodovar con los colores chillones, los geranios y los culebrones llenos de gaylords chillones y en el de Fesser, tal vez sea impresión mia, pero los colores también me resultan chillones y su colección de freaks encajaría más en la de una feria ambulante del siglo 19.
Espero que no se me entienda esto como una critica, porque alguien capaz de enfadar tanto a los de derechas como a los de izquierdas tendrá mi eterno respeto.

Señor Insustancial dijo...

Pues mira Paria...´

Me parece bien que no te guste el cine de Fesser, otra cosa es que al hombre se le persiga por hacer películas tan amables.

O nos hemos vuelto locos o todo el mundo se la coge con papel de fumar que es lo que creo que ocurre en realidad.

Para gustos los colores. ¿Almodovar? Bueno, no tiene malas películas aunque me gustaba más cuando quería molestar que ahora que me intenta contar que es un tipo super culto, que ha visto cantidad de cine francés, que cuenta historias sensibles y cosas así. El Almodovar que leía fotonovelas me gusta más que el que lee a Flaubert que le ha sentado fatal.

Un abrazo

fesser dijo...

Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película... y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.

Anónimo dijo...

Solo un comentario sobre el caracter del Fesser que abalan al menos desde mi punto de vista lo dicho al principio de la entrada sobre lo buena gente que es.La peli se rodo en parte en dos hospitales en desuso de donde vivo Ciudad Real.Me apunte al casting como extra mas que nada por ver el mundillo del cine desde dentro y sin saber quien era el director ni cosas de esas.Luego vi que era el y qeu tambien actuaban devociones particulares de uno como la Carmen Elias a la que tambien vi por alli.Hice de celador y aunque pensaba verme siquiera de refilon en alguna escena mi hermana que la vio este finde me ha dicho que no se me ve el pelo por ningun lado ni siquiera en la escena en la que el medico le dice al padre que a su hija hay que operla,donde yo estaba de fondo y que repitimos unas cuantas veces como 5 o 6.Pero donde vi lo buen tipo que era fue en otra escena donde yo parece ser que entraba a destiempo en la toma y de buenas a primeras Fesser salio de la habitacion donde estaba la cámara y se dirigio a mi presentandose diciendo "Hola que tal soy Javie Fesser director de esta pelicula,como te llamas?".A mi casi me da algo,lo flipaba mi primer pensamiento fue pensar joerrr este tio quiere que haga un papelillo en la peli,pero no simplemente venia a decirme lo de que el creia qeu yo no entraba a tiempo y asi quedo la cosa.Lo que quiero decir es qeu lo vi un tio que no se cree nada,y que se pone a tu nivel,es decir una persona que intenta comprender las situaciones y a la gente.

Josea.

Señor Insustancial dijo...

Hola falso Fesser:

Veo que estás mucho más interesado en hacer mala propaganda de la película que en comentar el post. Como has venido a decir maldades, maldades interesadas por cierto que son las peores y las más pecaminosas, paso a contestarte con toda la honestidad posible:

1. Da igual que la película sea taquillera o no ya que su calidad no se ve afectada. Eso sería igual que decir que el budismo es mejor religión que el catolicismo porque lo profesan más personas en todo el mundo. No hay que confundir cantidad con calidad. Jamás.

2. Nuestra intención no era hacer publicidad de "Camino" si no poner de manifiesto nuestra opinión sobre un buen tipo que se ha visto injustificadamente atacado por ejercer su derecho a expresarse libremente sea esta sobre el Opus, sobre una niña santa o sobre dos extraterrestres. Sin embargo, tu postura si pretende restar espectadores a la película de Fesser diciendo que es "mala" y que "ya se puede descargar".

3. Aquí nos encanta la honestidad y que la gente se exprese sin subterfugios. Si eres católico o del Opus y la película te ha molestado puedes decirlo y expresar tu opinión que te hubiera quedado más lucida que este malísimo intento de "crítica técnica". Ya se que ahora los detractores intentan atacarla por ese flanco (bastante rocoso, por cierto) pero, en realidad, lo que no te gusta es lo que se cuenta y la forma en la que se aborda.

4. Camino no es una película larga, ni lenta, ni sangrienta y gran parte de la crítica (la que seguramente has preferido no leer) ha dicho de ella que es excelente. Un ejemplo de película larga, lenta y sangrienta sería por ejemplo "La Pasión de Cristo" de Mel Gibson o "El Viaje Equinoccial de Lope de Aguirre" de Werner Herzog.La película de Fesser está más centrada en contar, a mi entender, otras cosas. Más interesantes o no, pero diferentes. De hecho muchos podrían estar contentos con que un tema tan pío, como la vida de los santos modernos, haya atraído a los que no hemos pisado una iglesia o centro religioso en años.

Un saludo.

Señor Insustancial dijo...

Hola Anónimo.

Siento que al final no se te viera en la película. Con 12 años hice mi "debut" en "Miss Caribe" de Colomo en una escena en la que salía con Ana Belén. Al final Colomo, el director, cortó mis planos y me quedé con dos palmos de narices.

Javier es buen tipo, tanto que me lo imagino yendo a darle indicaciones a un extra que suele ser el trabajo que hace el ayudante de dirección.

Espero que, al menos, disfrutaras de la experiencia de un rodaje, que te invitaran al bocata y que no te aburrieras demasiado.

Un saludo y sigue pasando por aquí si te apetece.