sábado, 29 de noviembre de 2008

Corriendo en dirección contraria a la cultura (I)

Sería muy fácil comenzar esta entrada diciendo que España es un país de catetos, de desinformados, de telespectadores obtusos y, lo que es peor, de ciudadanos que no entienden que un delincuente no puede lucrarse contando (o dejando de contar) su historial delictivo a costa de una empresa por muy privada que sea.
Sería posible que adoptara la Doctrina Capello: "Si gana el equipo" -entendiendo como ese equipo a todos los que hemos colaborado con Antonio Rico en esta campañeja- "en realidad el mérito es mío y si perdemos la culpa es de todos los demás y yo sólo juego con lo que tengo...que es poco".

Cuando ocurren estas cosas yo me acuerdo de la reacción de Sánchez Dragó en las elecciones de 1993. Felipe González se alzó por última vez con la victoria frente a Aznar y el intelectual del régimen (de Esperanza "Nikita" Aguirre) salió por peteneras diciendo que "En España había que esperar a que se murieran todos esos pensionistas asustadizos".

No lo haré. Nadie debería de hacerlo. No se puede,iría en contra de las reglas de la buena convivencia y de la deportividad. En realidad nosotros somos un segunda B compitiendo contra un Champions League y era de esperar que, aunque los milagros siempre son posibles, lo normal es perder por goleada y, la verdad, 2.5 millones de personitas no es un rotundo 12-1. Es decir, no somos Malta. Telecinco ha jugado con todas sus estrellas (la verdad es que anoche sólo faltaban los actores de Escenas de Matrimonios, los de Camera Café y los de Hospital Central desde un plató paralelo y ese pedazo de Pedro Piqueras, que no hubiera desentonado nada de nada, al frente), ha planteado una promoción intensa y, sobre todo, que es lo que me hace reflexionar de una manera positiva: ¿Alguien ha caído en la cuenta de que Telecinco no ha hecho ni una sola mención a todo el revuelo del "Yes, we can"?


Los presentadores de Está pasando hoy, Paqui Peña y El Otro, decían que en el plató se respiraba un "ambiente especial". Claro, la victoria pírrica es, de todas formas, victoria. Mola. Pero, yo que se, a mi me da la sensación de que esas muestras de felicidad (difícilmente contenidas, como esas que le dan a Pablo Motos cada vez que se le presenta un famoso en plató, que el hombre parece una fan de 15 años) tienen un paralelismo importante: ¿Se imagina alguien al Real Madrid yendo a la Cibeles a celebrar un triunfo contra el Coria C.F. tras haber disputado un amistoso? Pues esto es lo mismo. Más o menos.


Digamos que "Virgen a los 40" (TVE 1) fue visto por medio millón menos de espectadores que la entrevista a Cachuli o que Callejeros se quedó sólamente a 300.000 espectadores. ¿Qué sin embargo la media beneficia a la cadena enemiga? Pues claro, el Especial de La Noria duró nada más y nada menos que cuatro horitas y, claro, por una cuestión de estadística es más fácil concentrar un alto porcentaje de espectadores cuando más avanza la noche. Seamos claros: ¿A cuantos vecinos conocemos que quisieran ver la película americana en lugar de a Cachuli?

Llegados a este punto muchos os diréis: ¡Este cabrón tiene mal perder! o ¡Jamás pensé que el Señor Insustancial sería de esos que se apunta a lo de "el que no se consuela es porque no quiere!". Algo de eso hay.

Me conformo con que la entrevista no haya superado el mágico 21% de audiencia o más allá de eso se haya alejado de la cifra que, se calculaba en Fuencarral, tendría que haber tenido todo este circo y que tendría que haber estado alrededor de los seis o siete millones de espectadores. Un 17 y pico % de audiencia hubiera sido inadmisible hace un par de temporadas ¿Alguien se acuerda de que la justificación de Vasile TV para cerrar el CQC fue que, en realidad, el programa de Wyoming no llegaba al 20%? Pues eso.

Esta misma semana le confesaba a mi amiga L., una vieja conocida, que siempre había tenido la sensación, cuando era más ñajo, de que "la adquisición de cultura me había hecho enormemente infeliz" y de que, en realidad, haber sido tan empollón me había marginado en algunos ambientes guays a los que uno quiere pertenecer cuando es más adolescente. L., que se ha hecho una personita de lo más interesante, me confesó que, en realidad, ella siempre había querido correr desde la integración -de su carita de buena muchacha- hacia la marginación siguiendo el recto camino de la adquisición de vicios culturales (me hecha la culpa todavía de haberse metido entre pecho y espalda a Lorca porque una vez me vio pedirle un autógrafo a Ian Gibson...a long,long story) de todo tipo que van desde la lectura, al cine, pasando por la más que interesante profesión que tiene ahora. L. decidió correr a favor de todas las cosas raras, de alejarse de la manada mientras otros no hacíamos más que darle vueltas a ver si encontrábamos el hueco para integrarnos y pasar por ser tan normales como todos los demás.


Caminar en soledad o acompañados de lo que en las ganaderías de toros bravos se conoce como "deshechos de tienta" (reses imperfectas para la lidia por razones como una cojera o, por ejemplo, toros que son demasiado indomables para dejarse torear y que no entran al trapo con facilidad...o sea que pillarían al diestro a la mínima de cambio) es difícil y dejarse llevar al matadero, al engaño o a ser lidiado por los de siempre a plazas de tercera es mucho menos complicado.

A todos nos hubiera gustado ser de esos adolescentes guays que tenían éxito con las nenas, que llevaban naúticos, que escuchaban a Modestia Aparte y que nunca les decían que no en la puerta de Pachá. Por ejemplo. Eso significaba estar en la pomada, ligotear, ser guay y estudiar Derecho.
Telecinco anoche nos demostró que mucha gente (2´5 millones) corren siempre en dirección contraria a la cultura y al sentido común -dos destinos iguales a veces o divergentes si se trata, por ejemplo, de un cuadro de Miró. Un enorme puñado de españoles han dicho que sí, que guay, que les gustaría tener a Cachuli de alcalde, que no es tan malo que haya robado dinero público, que tanto bombo para un quítame allá esos caudales públicos, que no está mal que alguien se sirva de un cargo público para alcanzar todo lo que uno quiere en esta vida, algo sencillo, un par de cochazos, un drugo que atiende al nombre de Fosky, separarse de una mujer a la que le va la mandanga para liarse con una coplista, una casa que se llama "La Pera", muchas bolsas de plástico de El Corte Inglés repletas de dinero y a vivir, que son dos días.

Con exquisitez Telecinco nos ha señalado con el dedo y cuantificado el número exacto de ciudadanos que hay en nuestro país que aplauden la corrupción, que desean dar el pelotazo, que quieren ir al Rocío, que se colocan existencialmente entre "la gente corriente". La más corriente y la más moliente. Me gustaría saber la cifra exacta de gente joven que estaba frente al televisor y si la cifra no es muy grande pues tampoco es para tirar cohetes ¿No? Erraron los que pensaron que este partido se juega a partido único o que se plantean este tipo de cosas como una batalla por los absolutos...nanay, primero reír, ver como una cadena nacional se solivianta, se retuerce nerviosa y celebra la victoria como si hubiera ganado el futuro (ja-ji, ja-ji) es un ejemplo de que todo el panorama está cambiando -y mucho- y no hay por qué poner cara de "este país es una mierda". Básicamente porque no lo es y porque se están poniendo las primeras piedras para que el dique, que deberá contener la próxima oleada de mierda, sea más sólido.

Este año me ha demostrado muchas cosas, entre ellas, que hay que tener paciencia. 2.5 millones de españoles entre un total de más de 40 no es mucho si uno lo piensa bien y, bueno, si unos cuantos frikis fueron capaces de llevar a Roberto Chikilicuatre a Eurovisión (demostrando que aquí esa gilipollez de concurso nos traía al pairo y era mejor llevarlo lo mejor posible) es posible que la próxima batalla se plantee en el campo de los informativos o, mejor, en Telemadrid.

Por lo pronto Cachuli puede estar contento porque, si nada lo remedia, es posible que acabe el año que viene bailando en "Mira quién baila" (TVE-1) o de comentarista rosso en ¿DEC? (A3) o de consejero delegado de Telecinco dirigiendo el área de defensa del espectador...¡O mejor! Emergiendo como un ave fénix de sus cenizas y convirtiéndose de nuevo en concejal. Si a mi me hubieran visto 2.5 millones contando todo tipo de tontunas me lo plantearía. En cuanto se abra un myspace pienso pedirle que me acepte entre sus colegas. Lo juro. 2.5 millones de espectadores no han querido matar a la telebasura y han preferido seguir la corriente. Normal. No les tengo ningún rencor. Allá ellos.

Por cierto, y porque hay mucha belleza en este mundo, os dejo con Regina Spektor y una canción que se llama "Après moi" que me recomendo L. y que ocupa completamente mi corazón. Vive Thor que tengo el azucar por las nubes. Salgan ahí y no se sientan perdedores, la tele que ves ya está muerta y el futuro os pertenece (si queréis).











Mañana identificaremos a todos aquellos que no quieren que corras a favor de la cultura y que obstaculizan el sentido común en nuestro país. Atentos a la pedrá.

13 comentarios:

gromland dijo...

Ay, Vds., los jóvenes siempre tan optimistas!. Con sinceridad se lo digo, estimado Señor Insustancial, admiro y envidio y palidezco ante su capacidad de ver el vaso medio lleno (pelidezco, principalmente, de envidia sana y por haberme bebido la mitad del vaso, que a mí en ayunas, el salfumán me sienta como un tiro...).

Por cierto, ¿conoce el libro "Cómo me convertí en un estúpido", del francés Martín Page? Yo lo tengo arrinconado en una estantería y a lo mejor algún día me lo leo (es que 160 páginas son muchas páginas, diantres!).

Afectadísimos y derrotados saludos.

manu dijo...

Es difícil resistirse al sexapíl de Cachulí y a los cantos de sirena de Telahínco. ¿Cultura? Pero si como bien sabes algo tan básico como leer está mal visto o, en su defecto, entras en el catálogo de gente "rara".

Decías el otro días que te gustaba la literatura fantástica. Cuando has cometido la insensatez de confesar que te gusta la ciencia-ficción, ¿no te han dicho nunca, "ah, eso de los ovnis"? A mí sí, y te quedas sin palabras.

Desengañaos, a la gente le va el morbo, los higadillos, la carnaza. El deporte nacional no es el fútbol, sino el chismorreo. Bajo esas premisas, ¿alguien esperaba -realmente- otro resultado final?

Señor Insustancial dijo...

Hola ilustres insustanciales,

Me reconforta que ambos dos estuvieran por aquí y no viendo La Noria. je.

Grom,
Maestro, esto es como la comedia una mezcla de tiempo y drama. Las cosas caerán por su propio peso y esto es simplemente un toque de atención. Yo no puedo enfadarme con todas esas personas que han visto la entrevista porque, en realidad, son víctimas del propio sistema educativo. Si las autoridades competentes no han prohibido, simplemente, algo así como hicieron por ejemplo con una absurda portada de El Jueves es que aquí alguien está completamente turulato: es decir, nos cuesta más admitir un chiste que un timo televisado. Pues vale, aquí todavía hay mucha gente que dice que Franco no era tan malo...pos vale.

Desde arriba no nos protegen y es así. Nadie ha visto nada punible y como decía Saza en Amanece que no es poco: "Si en Madrid no han visto delito no seré yo el que les enmiende la plana a los de la capital". Me quedo con ganas de saber ese datito: el de las edades y el sesudo estudio de qué gente ha visto en realidad la entrevista.

Cuando a los politicos se les llena la boca con el rollo de la honradez y esas cosas deberían saber que estas cosas invitan a una parte de la población a decir: No es tan malo robar porque lo que es público es de todos y, por lo tanto, de nadie. Que es un chiste mil veces repetido por el típico gañán que rompe una farola, por ejemplo. Si esto no pasa en Suecia es porque la gente se dedica más a zumbarse a su señora y a pensar menos en lo que hace el vecino pero, sobre todo, porque allí tienen claro que la libertad (de expresión o de prensa) no es una manta que le puede tapar los pies a todo el mundo. Y hasta aquí puedo leer...es decir, que están un poco más educaos que nosotros y estas cosas no pasan. Y no es un tópico, simplemente no pasan.

Y le diré que sí, que hay una forma de regular estas cosas y que es mentira eso que dicen todos estos caras de que "nadie puede regular lo que la gente tiene que ver". Se llama "sentido común" y "sentido de la responsabilidad". Uno de ellos podría ser el orangután Sparky o usted mismo. Yo me apunto a que les den el puestazo.

En UK, me recuerdo, pusieron la entrevista con Rebeca Loos y que una televisión le pagara 1´4 millones de euros (creo recordar) fue un desbarajuste nacional. Y eso que hablamos de una señora que sólo iba a contar sus intimidades...no se ha vuelto a producir un hecho semejante. Por cierto, la entrevista con la Loos (¡Guay!)se produjo en un canal de pago y no en uno en abierto. Me gustaría saber cuanta gente hubiera visto eso (en realidad eso no es TV) de ser previo pago de, por ejemplo, 2 euros.

De todas maneras esto es una cuestión de tiempo, habrá más teles, más pequeñas y la oferta aumentará irremisiblemente. De hecho, en un escenario más moderno televisivamente hablando, las teles se matan por un 4% de audiencia.

Manu,
Señor, tienes toda la razón en eso. Este es el único país del mundo que utiliza la palabra "intelectual" como un insulto y, además, de los peores. Sí, sobre la ciencia-ficción muchos se han pensado que era un chiflado de los OVNIS o me han dicho "yo también, he leído cantidad a Jiménez del Oso" o "¡Me mola mucho J.J. Benitez". Heinlein o Asimov no entraban en esa lista, claro.

Que quieren que les diga, pues que gracias por pasarse pero, la verdad, no formamos parte de una exquisita mino´ría....bueno si, de una, de venir a este blog que somos más bien pocos pero muy chachis me atrevo a deciros.

Un abrazako catódico.

Smart&elegance dijo...

Sabía que España no sería capaz de afrontar un reto como este, ya que a la hora de poner en práctica el sentido común la gente se pierde.
Yo al menos conseguí convencer a tres personas para que quitaran esa bazofia televisiva...
Con eso me siento menos inútil por ahora..

Señor Insustancial dijo...

Hola Smart&Elegance,

De eso se trata de que en el futuro estas cosas no se vuelvan a repetir o que, al menos, las vea el menor número de gente posible.

Se lo debemos a Antonio Rico, todos.

Un abrazo y gracias por venir.

ENRIC dijo...

Merhaba Mr. Insustancial,
Aquí, tomando la última y leyendo su artículo, merendádome los propios sesos: sin comprender porqué: 2'5 millones de almas descarriadas que se comen un zurullo bien publicitado: ¿y el olor?¿no notaron ese apestoso hedor a amnipulación?: mientras camellos salvajes caminan por desiertos insondables mi mente se retuerce de dolor: soy un tipo extraño: no confio: no confié: creo que será difícil que llegue a creer en ese especimen extraño que mira la tele y compra pizza y lava con colón y mete los dedos en enchufes sin corriente y me jode la vida siendo tan imbécil: cerebros llenos de boqutes: TV para seres anti-TV: TV de mierda: cachuli de mierda: imposible conexión con el espacio exterior: bombas esperando en la despensa de un hogar apartado: hombres sin rostro que miran la pantalla y empalman los cables: uno azul con uno rojo: uno verde con el otro azul: olor dulzón: desastre venidero y nada que hacer ¡bicho raro!: libro de tapa blanda: isco pirata: mierda y más mierda y más mierda y más...: y, al fina una pregunta : unicamente una pregunta al aire: ¿para que coñó mirar la TV si sabes muy bien que la usan para joderte, manipularte y llevarte a su puto patio?... ahí quedó la pregunta, entre el estiecol, entre la sempiterna mierda, entre los anuncios de mierda...
See laaa mmmmmmmmm!
ve un grandote abrazo y esta va a su salud !

raquel dijo...

entiendo su indignación y decepción por lo ocurrido;convivimos con una gran cantidad de personas que, aunque cueste entenderlo se identifican con personajes así:camareros que llegan a politicos y luego a corruptos,populistas que se arrepienten y humillan en público,que han sacado de un próstibulo a su mujer,que seducen como machos a la pantoja y que acogen como propio a ese hijo medio tonto..mucho más cercanos y reconocibles que un burgués ilustrado o cultureta,se lo aseguro.esta es la gente que nos rodea y con la que convivimos,vaya a dar una vuelta por el extraradio y pregunte a los chavales qué quieren ser de mayores,pregunte..no tengo nada claro lo de esperar una cierta coherencia o ética en determinadas personas,también están en su derecho de no tenerla.creo que el tema es más profundo que todo esto.Cada vez veo menos puntos de encuentro con lo que nos rodea, y eso a veces nos aleja de esa realidad.igual deberíamos coger más responsabilidades con nuestra cultura (¿popular?) y no dejarla del todo en manos del gobierno, mire si no cómo nos va.

Señor Insustancial dijo...

¡Hola Muchachos del Levante!

Enric,
Tío, las birras nocturnas te están sentando últimamente de vicio. En serio. Lucidez etílica, oxymoron necesaria, en tu caso en el mío puro baboseo mamón al tercer ouzo. Yo como buen rojeras sólo puedo pensar en que las intenciones de las gentes son buenas pero los resultados decepcionantes. El personal necesita un empujoncito e irse lustrando, si tiene tiempo. Sigo creyendo en que el persono sólo hace honor al privilegio de la humanidad cuando la cosa se pone fea y que no hay 2´5 millones de malosos sino mucho desinformado y mucho lamentable. El que quiera que tire y el que tire que arree. Lo malo de todo es que la tele se ha convertido en una cosa de saldillo, de hablar mal, de pensar peor, del bussiness chungo por el bussiness chungo sin dar nada a cambio, nada interesante, nada nuevo. Nos ofrecen gratis y por tiempo ilimitado todo lo que no pagaríamos ni un céntimo por ver en pay-per-view. Es un show bajonero, como dices tú de pena. Airear las miserias a cambio de pasta...que horror...mirar es gratis, televisar la desgracia por la desgracia de un matrimonio formado por un ladrón y una maruja que se rompió por unas razones peregrinas (él quería acostarse con la Pantoja, por favor)y luego establecerse en el centro de todas las miradas para decir: ¡He llegado arriba! ¡Yo en la cárcel! ¡Mi mujer en la comisaría por drogas! ¡Dadnos pan y llamadnos lo que queráis!

Se lo permito a dos desgraciadicos como estos, a la purria con jamón que son estos dos porque el que ha probado el sabor del hambre, en cierto modo, puede torcerse en cualquier momento pero, ah, colega, el que va de santo, de gran hombre de negocios, de visionario, de molón, de no levantarse de una mesa si no ha pagado 400 pavos por una comida o de sus druguitos que esgrimen el carnet de periodista como una katana moral; de los ínfimos que se permiten el lujo de meter la cita precisa en el momento menos oportuno, haciéndose los longuis, como que juegan a la distancia, a la mirada irónica, también, en cierto modo están ahí de "egipcios" (pillando), poniendo la mano diciendo "dame pan y ponme una demanda por mala práxis", los que arrastran a los desesperados, a los analfabetos, a los cojitos morales a este circo para que todo quisque les lance cacahuetes, esos no tienen perdón de Thor, ni han conocido a Alá en su vida. Dañinos todos porque aquí perdemos todos: los que pillan, los que miran y los que, desde la barrera se desgañitan diciendo ¡No mires! Aquí, ya digo, perdemos todos menos Vasile y su jefe Berlusconi. Que siga la zarabanda...yo les espero en la esquina tomándome una birra. Salud Camarada y un abrazo.

Rak-el,
Más que decepcionado estoy un poco tristón porque todos estuvimos cerca de haberla liado parda. Qué se le va a hacer. Acertadamente, como siempre, apuntas al centro del asunto: el espectáculo de humanos que lo han tenido todo a cambio de pisotear a otros humanos levanta las pasiones y azuza el deseo de otros muchos, tan tontos como ellos, que se ven sin esfuerzo viviendo a todo trapo, llegando a lo que se siente que es la cumbre, a lo guay. En el fondo no lo es tanto: cárcel, divorcio, vicio, decepción, embrollo.

Pongamos por caso que Cachuli hubiera sido un honrado concejal de su pueblo...se hubiera muerto con la satisfacción del trabajo bien hecho, hubiera sido recordado, adorado, querido...el bien suele compensar y/o dar gustico al que lo promulga. Yo, sinceramente, no podría vivir con la carga de haber estafado a los demás, no podría mirar a mis amigos a la cara si me hubieran pillado metiendo la mano en sus impuestos. Lo pero la idiocia, la cretinez, el apestoso olor a "me parecía normal que me lo pagaran todo porque era el alcalde", "no hay nada malo en que te regalen un reloj, "todos trincábamos dinero de las comisiones"...como si ignorar que algo es delito te convierta en inocente. Venga,coño, va.

Sobre lo de encontrar puntos de encuentro, qué quiere que le diga,hay muchas realidades paralelas a la mía y prefieron no interferir en otras...me siento parte de esta cosa azarosa, ayudo a las viejas a pasar la calle (si se lo merecen) y me gusta participar del bien y hacer el bien dentro de mis posibilidades. Eso me vale,me basta y me sobra. Si la gente no quiere o si su postura ante la vida me parece extraña...pues también pero me parece respetable mientras me respeten a mi. No pido más. No es que te estés alejando, simplemente te estás posicionando, los grupos son pequeños o grandes y disfrutar de la masa da cierto gusto siempre y cuando te apeteza...las élites suelen ser aburridas y acaban por convertirse en monstruos de la retroalimentación y la consanguineidad por lo que, de cuando en cuando, hay que oxigenarse, tomar aire y si se puede un par de cañas. Los grupos cerrados me horrorizan. Arf. ¿De qué estaba hablando? Da igual, el caso es que tienes razón y hay que tomar cierta responsabilidad ciudadana con los que nos rodean y, sin dar el coñazo más de lo necesario, pasar discos, libros y cosas que te interesen y que quieras que otros conozcan pero...plis...con humildad y buenas palabras o la gente saldrá corriendo asustada al grito de "¡A mi la Guardia Civil! ¡Esta señorita me está enseñando un libro!". No hay que convertirse en un Testigo de Jehová de la cultura. Eso nunca. Vade Retro Satanás.

Un abrazako.

jordim dijo...

La cultura en España siempre es sinónimo de rareza y aislamiento; saca a reculcir en una cena el nombre de dos escritores y ya has dejado de ser alguien normal. Yo apenas tengo curriculum, y conocidos que han acabado carreras, no tocan un libro, o me consideran un fanático del cine por ir un par de veces al mes e insistir de vez en cuando para no acabar siempre en una cafeteria o el bareto de turno. Hablo de gente de veintitantos, con estudios. En este país el concepto de diversion relacionado siempre con las mismas borracheras y la ociosidad extrema ha hecho que algo como leer un cómic te convierta en extraterrestre. Así que no es extraño que truinfe la televisión que trinufa, porque ya no solo no nos importa nuestra faceta cultural, sino que además nos mola reírnos de... y condenar a otra gente, que a cambio de dinero venden su puta alma en publico. A final es una cuestión de moral, y tenemos asociada la moral y la dignidad solo a lo que nos concierne a nosotros, nos consideramos muy dignos, pero luego nos la pone dura ver a un mafioso en la tele, o a una ama de casa humillada bajo engaño en el Diario de... Todo es individualismo e hipocresia, producto de la incultura. Somos unos paletos, hasta Belén Esteban tiene fans..

raquel dijo...

hola,bon día,esto requiere de una tertulia como dios manda:unas cañas y unas tapas.el otro día iba con un libro super-gordo por la calle y la gente me miraba raro,como si llevara un martillo,lo que no me faltaron son ganas de usarlo.Francamente,no me gusta nada que me tome por teresa de calcuta.soy consciente de la responsabilidad que tiene la gente consigo misma (cero)y la nuestra con nostros.pero es que esto de dividir entre élite cultural o masa tonta,uf.da como cosa,no cree?probablemente sea así,pero es que este es un equilibrio perfecto tanto para unos como para otros,y sobre todo para los que nos gobiernan: paliando las consecuencias de las desigualdades sociales y culturales con universidades públicas,eventos culturales varios,cree Ud.que miran estupefactos y sorprendidos como fracasan una y otra vez?han conseguido el sueño de cualquier gobierno(igual la cosa viene de lejos,franco y sus 40 años,los posteriores holdings de la cultura,del feminsimo,etc)que es controlar y alienar a la masa.y que nos posicionamos del otro lado?claro que nos posicionamos,lo sorprendente es al lado de quién lo hacemos.podríamos simplemente dar una vuelta y ya está,no?
me encantaría poder ver que pasaría si una gran parte de la población tuviera acceso o interés a esa cultura de la que hablamos,muchos del otro lado temblarían.
anoche,en una sequia literaria sin precedentes(el lunes voy a una libreria,lo juro)leía a Sartre y foucault,y le aseguro,se hacían lo mismos planteamientos que nosotros en el año 70,lo que les llevó a alguna visita al calabozo,no parece que esto vaya a resolverse compartiendo libros o repartiendo volúmenes a domicilio,no.Por cierto ,¿encuentra ud.homónimos en España de estos dos?
lo dicho,la próxima en la barra de un bar

Señor Insustancial dijo...

Hola a los dos,

Jordim,
Pese a que a veces este país desespera bastante lo cierto es que nos falta mucho recorrido cultural. Lo siento, pero creo que 40 años de Franquismo nos han aislado de todos los cambios ideológicos y culturales del siglo XX que se han vivido aquí a destiempo. Es por eso que aquí seguimos tratando sobre cuestiones completamente superadas por los vecinos.
Sí, es verdad, hay un asqueroso desinterés por cualquier cosa que suponga mantener la atención sobre algo más de dos minutos y la gente es muy cateta incluso teniendo un título debajo de el brazo. Hay una razón: ayer comentábamos que todos los títulos en Inglaterra, por ejemplo, se complementan con grupos de teatro, escritura, música...
Es decir, la gente tiene la cultura en muy alta estima y aquí, hasta hace poco (y todavía ocurre)se persigue a la gente a pedradas por decir esto o lo otro. Eso se ha trasladado todavía a nuestra generación que es heredera de estos males. Pese a la desmejora evidente creo que eso irá cambiando poco a poco. O eso quiero pensar.

Rak-el,
Dividir a la gente me parece siempre mal. Creo que los gobiernos tienen que fomentar la cultura aunque vayan cuatro gatos, da igual lo que sea, tienen que rascarse el bolsillo con estas cosas. Durante cinco años organizamos en el pueblo donde vivo una muestra de Cine y venía todo Cristo y se hacía con dinero público que es como tienen que fomentarse estas cosas. Cuando digo todo Cristo quiero decir que venían marujas y chavales. Es verdad que es más fácil llevar a la gente a ver una peliculilla que a un concierto de un couarteto de cuerda pero, como está la cosa, no invertir en que la gente se culturice un poco me parece un error de concepto.

Los gobiernos no es que quieran que seas tonto porque si no, directamente, prohibirían las escuelas y a tomar por saco pero sí quieren que seas dócil que es algo muy diferente. Lo consiguen a costa de pedirte calma, que te relajes, que no salgas a la calle...provocan miedo y una forma de hacerlo es encerrándote en un sitio muy pequeñajo así como tu país y que no tengas muchas ganas de moverte por si acaso. Pero no lo tengo claro, me cuesta mucho creerme todos esos rollos conspirativos, lo que les pasa es que no les parece una prioridad para gastar nuestro dinero.

No creo que haya paralelismos entre gente como Sartre y Foucault en nuestro país. No somos muy de darle al existencialismo, mi padre dice que es porque aquí se vive asquerosamente bien, hace mucho sol, la comida es cojonuda y la gente vive mucho en la calle. si uno vive en un país frío es más fácil darse a la contemplación vital y a hacerse grandes preguntas. Será por eso que nuestros intelectuales se centran más en explicarnos desde el floclore, desde nuestra sociedad que trabajar en absolutos como lo hace Sartre. La parte política de Sartre está resuelta por los propios acontecimientos actuales pero no así la filosófica que, en realidad, es el planteamiento de una duda sobre nuestra propia esencia...bufff...dificil, difícil....

Las cañas cuando quieras, soy muy de bares.

Un abrazo a tutti...

moonriver dijo...

Si te sirve de consuelo, yo no vi la famosa entrevista.

Y llámame rara, pero jamás he querido llevar náuticos ni entrar en Pachá. ¡Cuántas veces me fui temprano a casa por pasar de financiar a la famosa discoteca! Y, sí, en ocasiones he deseado integrarme en los círculos guays, pero nunca quise aceptar el coste que suponía. ¿Renunciar a mis libros de historia y filosofía, a mi música favorita, a las películas independientes y al deporte de pensar para ponerme a hablar de maquillajes y cremas que cuestan más de 50 € o de caballitos que invaden camisas y bolsos? ¡No, gracias! Aunque, bueno, también huyo de los supuestos intelectuales, que suelen ser unos egocéntricos de padre y muy señor mío y no soporto a los que no ven más allá de sus narices.

PD:¡Qué grande es Regina, coño!

Señor Insustancial dijo...

Hola Moon,

Gracias por el consuelo que viene bien en estos días de resaca derrotista. No pasa nada, con esto perdemos todos no sólo los cuatro colgados de siempre.

Yo hubiera sido más feliz si no hubiera sentido la necesidad de integrarme...de hecho cuando dejé de intentarlo me lo pasé de maravilla y hasta el día de hoy. Las mujeres son más fiables para eso que nosotros los hombres, la verdad.

Un abrazo.