jueves, 20 de noviembre de 2008

Franco está muerto (si tú quieres)

El tren de la bruja me gustaba. Ahora creo que casi no existe pero, para mí, sigue siendo la estrella de todas las ferias. Por 0´60 euros te metías en un tren cutre que hacía un circuito circular cuya segunda recta se colaba dentro de un túnel. Allí agazapada se encontraba la bruja. En realidad el mismo ex legionario yonqui que te había picado la entrada, disfrazado con una bata de mujer y una máscara cutrona armado con una escoba (o escobilla de wáter, que también los había) dispuesto a pegarle un susto a los pasajeros rebozándoles las cerdas por la cara. El asunto que daba más miedo, en todo caso, no era la pantomima si no procurar que la escoba, que sólo Odín sabe donde había estado depositada antes para que estuviera mojada u oliera tan mal, te tocara un solo pelo. Contaba Paco Umbral un día en una comida que recibió una llamada telefónica de Rafael Sánchez Ferlosio. Ferlosio estaba preocupado por el tren y no hacía más que hablar del tren, del dichoso tren…dice que cansado le preguntó que a qué tren se refería: si al tren de la fresa de Aranjuez, a los de mercancías, al talgo o al puñetero AVE. Sánchez Ferlosio muy serio le dijo: “¡No te enteras, te hable de no perder el tren ideológico de España!”.
Muchas veces se habla de nuestro país y de su trayectoria como la de un tren. Un simil que sería muy moderno cuando lo pronunciaba Ortega o se comentaba como enorme metáfora entre los asistentes a las tertulias del Pombo o de Gijón. El tren era moderno y servía para hablar de un recorrido, de hacer unos raíles, de ir rápido, lento o de pillar bien las curvas. A mi me da la sensación de que la historia de España, es como el recorrido del Tren de la Bruja. En medio siempre hay un túnel donde hay un yonqui esperándote para zurrarte con una asquerosa escobilla de wáter en la cara.

Cambia yonki por un Rouco azotándote con una escobilla manchada en repugnante moralina, cambia Rouco Varela por un grupo mediático armado con la escoba del revisionismo histórico más repugnante que muestra la cara de FJ Losantos o de César Vidal. Cambia todo eso por la imagen de Franco armado con un pistolón en una mano y un rosario en otra y ya lo tienes. Vale, es un simil traído por los pelos, porque el túnel del franquismo era real y duró cuarenta años (más o menos) pero a mi me vale.

Ayer el Juez Baltasar Garzón (y digo el nombre por si os confundís con el otro juez Garzón...vale no hay otro, sólo hay uno, sólo quería comprobar que estábais atentos) certificó que Franco, La Bruja, estaba muerto. Él y sus 45 compinches en eso de dar un golpe de estado. No está mal que eso se haga el día 19 de noviembre, un día antes de que se conmemore la muerte del ancianito sanguinario. Con mucha sorna la simpática derecha se abrió ayer en canal para decir que no era necesario, que ya era sabido que estaba muerto…¿En serio?

Vale, en las ferias cada vez es más difícil encontrar un Tren de la Bruja pero, espera, si Franco está muerto de verdad ¿Qué problema hay abrir fosas? ¿En que la historia señale a los culpables? ¿A los compinches? ¿Qué daño se le puede hacer el difunto funeralísimo?
Tip y Coll, seguramente la pareja cómica española que más tétricamente representaba la obligada convivencia de las dos Españas (Tip era un reconocido franquista que saludaba el paso de las manifas fachas por la puerta del Restaurante José Luis levantando el brazo en plan romano y Coll un rojeras que jugaba al billar español con Felipe González), firmaron a pachas un libro llamado “Tipycollorgias” (círculo de lectores) que si hubiera justicia sería considerada la versión de “Sin plumas” de Woody Allen. Entre los muchos y chiflados textos se encuentra una lista de epitafios (falsos) de personajes famosos. Destaca el de Franco: “Si la muerte es una liberación yo hice libres a muchas personas”.
En realidad, lo que era sólo una broma, pronto (a golpe de libro hagiográfico y enésima revisión derechista) se va a convertir en la siguiente justificación para honrar la memoria del dictador. Franco no era tan malo…mandó a mucha gente al cielo con nuestro Señor.
Franco, en plan zombie, necesita ser asesinado una vez después de muerto físicamente. Hoy Antena 3 le monta un pedazo de largometraje donde escucharemos lo siguiente: Franco veía como irremisible el proceso de democratización de España una vez diluida la amenaza del comunismo que suponía la República y le quería entregar el poder a su heredero legítimo. Era su entorno, señora, hija, suegro, nietos, asesores los que querían otra cosa: el continuismo, el trono para Alfonso…
Una manera como otra cualquiera de retratar a un ancianito amable, de buenos sentimientos, demócrata en el fondo, emocionado con la posibilidad de una España moderna, de un hombre que tomó la senda equivocada para alcanzar el siglo XX pero, que sin duda, lo hizo por amor a todos nosotros y que identificó como nadie a los enemigos de la patria. Otra cosa es todo lo que tenía alrededor…claro, mucho peor.
Las diferencias entre las maneras en que los alemanes han revisado su historia por medio de películas como “El hundimiento” o “Stalingrado” y la forma en que lo ha hecho el cine, la tele o la literatura en España es palpable: En Alemania nadie duda de que Hitler era un chiflado sanguinario, con fijación anti judía que acabó destruyendo la fibra moral de su país. Aquí, cuando escucho a alguien decir “mejor Franco que esos rojos”, “fue el que consiguió la paz social”, “hizo muchas casas para los pobres” y otros simplistas argumentos que esgrimen personas que se nombran así mismas como “intelectuales” me dan ganas de vomitar.
¿Quién se niega a que cojamos la pala y la linterna para escarbar en la verdad del Franquismo? Pues los que suelen decir que este tipo de asuntos “abren un debate que enfrenta a los españoles”. Nada más absurdo ¿En serio? Sí, claro, si se abren los archivos y las fosas muchos tendrán que reconocer públicamente que sus cariñosos abuelitos dispararon contra este o aquél no en el campo de batalla, no en plan General Custer en Little Big Horn, si no aquella noche en que sacaron a unos cuantos desgraciados de dentro de un camión y les dispararon a la orilla de una fosa. Nada honroso, por cierto.
Dave Eggers, uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación, tiene una revista llamada McSweeny´s. Es una de esas revistas que uno desearía se pudieran hacer aquí, en este lado del Atlántico. Eggers junto a gente como Chabon o el desaparecido David Foster Wallace publica esta extraña revista de formato cambiante dedicando cada número a un tema. La recopilación de algunos cuentos de Eggers se puede encontrar en el fantástico volumen Guardianes de la intimidad (Mondadori) traducido a nuestro idioma. En el cuento “Tu madre y yo” podemos encontrar la forma de acabar con tanta cháchara sobre el Franquismo atacando a la razón misma del problema. Ahí va:
Supongo que en gran parte lo que hicimos, lo que hizo posible mucho de todo esto, fue eliminar la naturaleza bipolar de eso que solía pasar por debate. Con frecuencia los medios de comunicación tomaban incluso la idea más lógica, como la financiación privada de los estadios deportivos o que la universidades exigieran cuarenta horas de servicios comunitarios para licenciarse, y conseguían que pareciera que existiesen dos enfoques igualmente convincentes para la cuestión. De modo que hicimos que no perdieran la perspectiva de las cosas en lugar de volver loco a todo el mundo y polarizar todos los debates. O sea, llegó un punto en que no podías cambiar una bombilla porque la prensa encontraba el modo de sacar a relucir al único lunático del planeta que no quería que se cambiara. Así que los sentamos a todos, a todos los miembros de los medios de comunicación, y les dijimos: “mirad, todos queremos progresar, todos queremos un mundo mejor para nuestros nietos y demás. Sabemos que necesitaremos mejorar el consumo de carburantes de los coches y que todos los críos necesitarán un programa de enseñanza especial para niños con carencias, y vamos a necesitar desfiles semanales en todos los pueblos y ciudades para mantener la moral y tendremos que deshacernos de la norma del strike tres y los mínimos obligatorios y la ejecución de los prisioneros retrasados…Todo ello tendrá que ocurrir antes o después, así que no os dediquéis a exagerar vuestra oposición. No vayáis por ahí exaltando al personal”. Seguro que en el tercer párrafo decían algo así como: “No todo el mundo está contento con la legislación antilinchamientos. Hemos hablado con un representante local al que lo le hace ni pizca de gracia…”. En fin, los sentamos a todos, servimos algunos bastoncitos de zanahoria y cebolla para mojar y en un par de horas tu madre y yo lo habíamos solucionado”.

Me parece un buen comienzo para comenzar a enterrar al zombie gallego y seguir nuestro camino. Mientras tanto tendremos que vivir con todas esas declaraciones ambiguas y ambivalentes, todo ese ruidito de sables de cada 20-N que se materializa solamente en unas cuantas palizas, en unos cuantos libros, si no en muchas frases horribles que, voilá, se cuelan en nuestra vida diaria, nos amargan la comida, nos enchufan al desatino, nos anclan al pasado de la peor manera. No hay que olvidar, hay que enterrarlo con los deshonores que se merece de una vez por todas. Convertir la historia de España en un avión (que sube, baja, va a donde quiere) y dejar de hablar de trenes (Siempre siguiendo el rail) comienza por eso.
Ya sabes: Franco está muerto (si tú quieres).
Este gromiano de aquí, lo tiene clarísimo. Pinchen, pinchen y se informan...

18 comentarios:

Paria dijo...

Ya, ya, pero Franco ¿Qué opina de todo esto?...

Azul (MrBlue) dijo...

Por lo que a mí respecta: Muertísimo!

Señor Insustancial dijo...

Hola a ambos...
Pues si vosotros lo decís, por mi fantástico....

La opinión de Franco se puede saber, sólo hay que tener una ouija.

Un abrazo a los dos.

gromland dijo...

Estimado Señor Insustacial, mi opinión sobre el tema no puede ser más encontrada que con un GPS moral... objeto que, al no haberse inventado todavía en esta su dimensión humana, reduce todo a lo siguiente: en España se gana muy mal.

En 1.975, la cantante Cecilia, mujer de voz dulce y aterciopelada y rostro feo como el demonio (y SPOILER TOMATERO falleció en un accidente de tráfico en Benavente, habiendo partido de la olívica Vigo, concretamente... del hotel de mi familia!! FIN DEL SPOILER) cantaba aquello de "Mi querida España, esta España mía, esta España nuestra", y ya tenemos el guirigay montando de la reconciliación. A lo "tres mosqueteros", y a fin de alcanzar el objetivo común, unos y otros cedieron posiciones para alcanzar un tranquilo clima de convivencia donde no se fuera matando la gente por la calle. ¿Verdadero o falso? Pues más falso que la momia del Ché que tengo en el trastero. Unos, los "vencedores" del "glorioso alzamiento nacional"... espere un momento...

... buff, vale, ya he vomitado, sólo tuvieron que aceptar (pobrecitos míos) cosas tan absurdas como la posibilidad de partidos de izquierda legales, reconocimiento de los derechos humanos, abolición de la pena de muerte y demás zarandajas por el estilo relacionadas con la libertad personal. Los otros, los que habían visto cómo señores de azul y gris arrebatan indiscriminadamente propiedades a los de rojo tras tildarlos de ser éstos "enemigos del pueblo", acabaron agachando la cabeza bajo la amenaza de "o sus callais o seguimos jodiéndoos como antes". Y la izquierda (que, reconozcámoslo, es imbécil) calló como una puta; todo ello en aras del bien social.

De este modo, la Transición es Dios y Victoria Prego su profeta; no hay que levantar viejas heridas, dicen algunos... obvio, porque con todo el pus infecto y mierda acumulada que hay debajo, aquí se pringaría hasta la madre superiora (bueno, ella sobre todo, y a buen entendedor...). ¿Y eso por qué? Pues porque en su día el navajazo se curó mal; porque cuando el 18 de Julio de 1.936 a alguien se le ocurrió - y mire que me jode aceptar que también es de Tierra Meiga - arreglar una situación económica con las armas, atacando sin discriminación al gobierno democraticamente establecido, amparado en Dios, la fe y su puta madre en vinagre, no sé si fue otro paseíto más en el tren de la bruja al que hace referencia: lo que es evidente es que fue tan solo el inicio de algo que, mientras no se remedie, transpirará ad nauseam (nunca mejor dicho). Si pretenden los putos iluminados de la vida ganar mediante el olvido, conmigo van de culo.

Discúlpeme, ¿de qué estaba hablando?

Señor Insustancial dijo...

No lo se, no se de qué está hablando porque esto era un artículo sobre Franco Nero el actor italiano de los ojos golositos.

pero si quiere que hablemos del dictador, pues hablamos.

No puedo estar más de acuerdo contigo en el apostolado de Victoria Prego (una de las razones por las cuales la Transición está demodé). Horror. No hay cosa más ridícula que esa como que se nos intente vender de cuando en cuando que este u otro país intentan una transición a a española. Bueno, no les podría ir peor. Que peste, la Transición está sobrevalorada como el vídeo porno de Pedro Jota. Que peste, sin tensión dramática, un castañazo.

No se puede olvidar, eso es cierto, hay que poner cada cosa en su sitio y seguir caminando.

PD: Vaya gran spoiler, Señor...

Un abrazo

Tomás Verléin dijo...

Gran artículo, si se me permite decirlo. Al principio dudaba de la metáfora, pero luego me imaginado la escena con un franco pequeñito y diciendo uhhh con voz de pito y no he podido evitar sonreír.

Cada año noto que se acerca el 20-N gracias al termómetro que es mi señora madre, le sube la adrenalina cosa mala, pero claro, con una dieta basada en Cope, Telemadrid, Radio Intereconomía y radio Intercontinental no hay mucha forma de escabullirse. Yo sigue pensando que sigue vivo, en misma isla que Elvis, Walt Disney y en el bungalow de al lado de Hitler (como ya demostró Muchachada Nui aquí: http://muchachadanui.rtve.es/videos/robert-smith-17.html).

Por otra parte, siempre me acuerdo de las palabras de mi profesor Ángel Bahamonde (No relations), cuando decía que la historia tiene la manía de hacer importante a la gente más anodina. Así que puesto a tener un segundo dictador en la historia del s.xx, nos tocó el señor Paquito.

ENRIC dijo...

A las buenas e insustanciales,
Mientras los fachas puedan ejercer el derecho a la libertad de expresión que sin dudarlo un instante nos denegarian si mandara España seguirá siendo ese lugar incomprensible donde seres incomprensibles defienden causas indefendibles.
Yo apoyo sin fisuras la iniciativa de Garzón (aunque sea un juez y, naturalmete, sin que sirva de precedente) y siento en el alma que las presiones hayan hecho que se acojone y haga marcha atrás.
Sugiero visitar este amifiesto: http://www.hemosconocidolanoticia.org/
Cordiales saludos...
P.S. ¡ Ojo con el virus ese que está llenando su página de publicidad capitalistísima, nada menos que de Banesto... agggggsss!!!

Señor Insustancial dijo...

Hola Tomás,
A mi me encanta la parte del "laberinto de la aceitunas" (Eduardo Mendoza, creo que en Seix Barral) donde el malvado empresario recuerda una anécdota en la que fueron a visitar todos los otros malosos a Franco con unas caretas de Mickey cantando "Yo tenía un camarada". Inmensa. Comparto, aunque no he vivido, la tragedia de tener una madre enganchada a semejante droga dura. Pobre, ella sabrá.

Sobre ese episodio de muchachada nui, nada que decir, canela fina. Franco está vivísimo sólo hay que ver el telefilm de esta noche, la entrevista al colgado de su chófer que le han echo está pasando y eso que se ha comentado de "Se murió un dictador pero también un hombre". Qué horro de país a veces.

Un abrazo.

manu dijo...

El tren de la bruja me gustaba. Ahora creo que casi no existe
1º Sigue existiendo.
2º Cuesta entre 2-3 euros.
3º Continúa el dichoso exlejía.

nuestro país y de su trayectoria como la de un tren
¿Recordamos los socavones monstruosos en el trayecto del AVE a Zaragoza?

Después de oír las declaraciones de doña Espe sobre el pasado impoluto del PP, tengo claro que debemos iniciar una causa (¿o eran doce?) por la canonización del santo Paco, q.e.g.e.

Sin ánimo de revanchismo, algo excepcional en mí, le diría al señor Garzón que si hubiera leído cierta entrada de mi inmundo blog, habría descubierto la muerte de Franco antes. Eso le pasa por desinformado.

No vayáis por ahí exaltando al personal
Tú dile eso a los medios de comunicación de aquí, que se te parten el pecho (por la espalda) mientras te invocan el sacrosanto derecho a la libertad de información.

Tic tac, ¿saldrá Juliancín por la tele?

Señor Insustancial dijo...

¡Merhaba Enric y Manu!
Completamente de acuerdo con tu aportación. El asunto ese del enfrentamiento huele a "no quiero que se sepa nada de lo que hizo mi familia durante el franquismo".

Me apunto el blog y me lo leo para ver que se cuece.

Tu ausencia me tenía preocupado...por lo de la publicidad capitalista te diré que, teóricamente, me tendría que servir para un proyecto más ambicioso pero, la verdad, por ahora ni siquiera eso porque nadie hace click. Mala suerte.

Manu,
Ya me han llamado un par de colegas para decirme que el tren de la bruja sigue vivo y coleando pero, la verdad, es que no acierto porque mira, dije que Txeroki seguro que tenía pinta de perroflauta y ha aparecido super maqueado y con el pelo arregladico. Estoy fatal de lo mío. Ciertamente. Tan mal que voy a mirar ahora su blog para enterarme de la entrada que ha hecho sobre el franquismo porque esta tarde no la vi. Cochinas excusas.

Juliancín mañana a las 22:00 horas y es que es lo normal: 350.000 euros no se pueden perder asi como asi.

Un abrazo enorme a ambos camaradas.

ENRIC dijo...

Bueno...buenooooo....
¿como quieres que la gente sepa darle al click... eso tan difícil !!! ¿verdad?. la verdad es que en este caso, pues mira, me alegro (cabroncete que es uno, jejejejehh).
Y no me sufras leches, no me estés preocupado que me queda mala leche para rato...
Aaaaaaaachis!
Salud!

manu dijo...

ni siquiera eso porque nadie hace click.
¡Mecagoensatanás! Si es para que saques un proyecto tuyo, cada vez que entre en el blog clicaré, si eso es suficiente.

A veces hay que formar parte del sistema para poder darle por la retaguardia.

Señor Insustancial dijo...

Los proyectos irán saliendo con o sin publicidad. Veremos a ver como comienza el 2009 porque, la verdad, el 2008 ha sido un tanto desastroso tirando a tremendamente desastroso.

Os tendré informados del tour insustancial de Primavera: Pienso recorrer el levante de arriba a abajo, turisteando y no huyendo. Espero que viváis cerca de las pensiones baratas.

Un abrazo.

raquel dijo...

pues yo creía que hablaba de Battiato!!cuando tenga tiempo, le cuento una performance que hicimos sobre battiato y este tema..Pues yo soy de la españa enterrada en las fosas,
los cuentos de mi abuelo durante la infancia me permitieron no tener miedo al tren de la bruja (me encantaba!,es cierto que todavía existe???)

gromland dijo...

Sí, estimada Raquel, es el Talgo que hace el trayecto Vigo-Madrid.

Y, por cierto, estimado SEñor Insustancial, no me diga que tiene Vd. el reportaje "Exuperancia Rapú y los agujeros negros", que ahora mismo agarro el Grommóvil y me planto en su casa para que me haga una copia en vídeo (pero en Sistema 2000, que no hay que perder los principios, ojo).

Señor Insustancial dijo...

Hola Rak,
Tus conocimientos musicales me asustan y me atraen a la vez. Que sepas que he caído fulminado por esa muchachada de Vetusta Morla a los que no había prestado ninguna atención...Battiato es piu grande.
¿Performance? ¿Haces performances? ¿Pero de ponerse mallas de caponata y cosas de esas? ¡Cuan rara eres! ¡Cuan extraño es su mundo! ¡Qué curiosidad joder!
Un abrazo.

Gromiano,
Es curioso pero, de la manera más tonta, tuve en mi poder durante mucho tiempo una cinta de VHS con el vídeo de Pedro Jota ya que la agencia de publi cutre donde estuve trabajando fue una de las agraciadas con la llegada de dicho artefacto (quien la enviara lo hizo utilizando la guía de la comunicación y estábamos allí).

Me la llevé de allí y estuvo por mi casa pero, hete aquí, la desgracia: fui a una fiesta una noche donde cada uno teníamos que aportar una chorrada en vídeo para ganar el premio al "peor vídeo del mundo". Me alcé con él y alguien se llevó la cinta de aquella casa. No se todavía quién fue. El caso es que, si está muy interesado, puedo mover algún hilo...ahora, no le arriendo las ganancias.

¿El tren de la bruja existe? Sí, es ese tren que ustedes dicen y creo que el regional que une Madrid con Cáceres que es para flipar.

Un abrazo a ambos.

gromland dijo...

Estimado Señor Insustancial: con la desfachatez que me caracteriza, he sustraído sibilinamente su avatar del perfil bloggero a fin de realzar con su presencia la barra lateral de mi humilde bitácora. Espero que no le moleste y permita esta "apropiación indebida pero necesaria" (más que nada, no me joda, que con mis bastísimos conocimientos de informática, he tardado una hora y pico en conseguir que, pinchando en su imagen, se arribe a su impresionante morada, please!!).

As usual, afectadísimos saludos.

moonriver dijo...

Es curioso que cites el caso alemán, porque siempre que se empieza a hablar de Franco yo me acuerdo de los alemanes. Hitler estaba loco y, además, era un hijo de puta; bastante incongruente, por otro lado, que manda huevos que un tío bajito y moreno defienda la superioridad de la raza aria. El caso es que, en Alemania, el hijo puta loco bajito e incongruente se dedicó a exterminar a más de seis millones de judíos. Los alemanes se lo olían, pero fingían no tener ni idea. Y, cuando perdieron la Guerra y la mierda mal escondida salió a la luz todos se rasgaron las vestiduras y condenaron los crímenes de sus gobernantes. Los americanos, como siempre, se convirtieron en los salvadores de la humanidad y, en lugar de cargarse a los dirigentes nazis sin ningún tipo de preámbulos, montaron unos juicios muy graciosos para teñir las ejecuciones de un hálito de legalidad del que siempre carecieron. Por supuesto, no se juzgó a todo el mundo: muchos escaparon, aunque lo mejor fue el asilo político que se concedió a muchos de los científicos y médicos que se habían dedicado a diseñar armas de destrucción masiva y a utilizar a los prisioneros de los campos de concentración como cobayas humanas. Básicamente, el que tenía dinero y/o algún conocimiento aprovechable merecía vivir. Los demás debían purgar los pecados de todo un pueblo. Porque a veces la pasividad es el peor de los pecados. Y el pueblo alemán contempló pasivamente cómo los altos mandos del Estado masacraban a todo aquél que fuera diferente. La pantomima de los juicios de Nuremberg y las ejecuciones terminaron y, poco a poco, Alemania fue superando la posguerra y reconstruyendo de nuevo un país reducido a cenizas. Actualmente, cualquier manifestación en favor del nazismo en Alemania es duramente reprimida. Ésa es la herencia de Hitler. Pero nadie identifica a la derecha alemana con el nazismo. Hitler lleva años muerto y enterrado y, sin embargo, nadie olvida el HORROR.

En España, la cosa cambia bastante. Hubo una cruel guerra civil, en la que los rojos mataron a todos los fachas que pudieron y en la que los fachas eliminaron a todos los rojos que se pusieron a tiro. Ganaron los fachas y comenzó la dictadura, que desembocó en una dictablanda a partir de la década de los 50. Y Franco la palmó y la democracia se instauró en España. Y, entonces, surgió el problema. ¿Qué hacer ahora que los huesos de Franco yacían bajo tierra? ¿A quién echarle las culpas de todo? Pero ahí estaba la izquierda para ofrecer la gran solución: había que desenterrar a Franco y cargar al PP con el muerto. Y, claro, si además jugamos a aplicar una memoria histórica selectiva en la que sólo existen fosas comunes en uno de los bandos mejor que mejor. Y qué decir de mi paisano Garzón: ese gran altruista que odia salir en las portadas de los periódicos, que rehúye los focos constantemente y que siempre defiende las causas más justas. ¡Qué sería de nosotros sin tan quijotescos caballeros, siempre dispuestos a aclararnos quiénes son los malos y quiénes los buenos!

Sí, Franco no está muerto, que si lo estuviera a lo mejor había que hacer política constructiva y no estamos para eso.