lunes, 24 de noviembre de 2008

Frases de desactivación


Alguien (ORTOLI, SVEN y ELTCHANINOFF y MICHEL) ha sacado un libro que se llama algo así como Manual de supervivencia en cenas urbanas (editorial Salamandra). La cosa consiste en hacerle la guerra a todo tipo de falsos culturetas armados con frases hechas, pensamientos de otros y posturas ridículas que pasan por ser intelectuales con unas cuantas frases hechas, pensamientos de otros y posturas ridículas pretendidamente intelectuales.

No está mal. Cuando acudes por primera vez a una cena y/o reunión con una pandilla que no es la propia lo normal es que los puestos ya estén repartidos: hay un yonqui, un funcionario, un abogado, un viva la virgen, uno con dinero, una pareja casada, una ligera de cascos…y un ¡cultureta! (esto leedlo así con eco) o un ¡Gafapastas!.
Si llegas tienes que encajar medianamente bien, te haces el calladín, el simpático pero ah, amigo, llegará el momento en que tu aspecto te delate como cualquiera de esos grupos y, tiembla, si tu rollo es el de…¡Cultureta! (con eco) ¡Gafapastas! (con más eco) o…¡Las dos cosas! (con eco y zarabanda de chispún de película de miedo).
Yonqui puede ser cualquiera (sólo hay que tener un desmedido afán por autodestruirse) o ligera de cascos (estómago o un carácter enamoradizo) pero, ay, amigo, el cultureta de la pandilla se lo ha currado, se ha metido entre pecho y espalda a Egoyam y a Sartre; ha esclavizado a su madre tejiendo varias bufandas de lana absurdamente largas y se ha pasado horas y horas en una óptica buscando unas gafas lo suficientemente viejas y nuevas a la vez. Es un puesto único y genuíno y, mira, no va a cedérselo a uno que identifica como un igual. A él le hubiera gustado dedicarse a escuchar a Hombres G o a pelar la pava pero no, él se lo ha trabajado su status cultural y ha ido acumulando datos tremendos, tristezas. Tiene una “cosmovisión” propia y sabe que eso de “conócete a ti mismo” no lo dijo Sócrates. Es por eso que eres una puta amenaza y tiene que desactivarte cuanto antes y de la manera más sanguinaria posible, quiere que vueles, que emigres, quiere que llegues a tu casa y te tires encima de la cama a llorar como una niña que se acaba de enterar de la disolución de su boy band preferida y que luego vayas a la habitación de tus padres y te pruebes los sujetadores de tu madre y te pasees por la casa cantando una copla completamente enajenado.


Como no quieres que nada de eso ocurra, querido insustancial (¿o insustanciala? No, utilicemos el neutro) hemos preparado para ti una identificación de esos posibles depredadores que acechan detrás de cada reunión de nuevos amigos:

-El cinéfilo: Ajá. Peligrosísimo. Blanquecino de piel por la falta de sol y con los ojos contínuamente enrojecidos por las luces de la proyección. El sujeto intentará vejarte recordándote que tu sensibilidad cinematográfica está muerta porque se te ha ocurrido decir que no has visto la última película de Kiarostami. No le ataques frontalmente diciendo que es un director aburrido y que no has entendido nada de la película y contraataca: ese tipo quiere sacar el cine de las salas y meterla en los museos. Es un hijoputa. Por eso lo mejor es comentar: “Es un cine hecho de sensibilidades asiáticas pero con el toque de un director que se concede así mismo el privilegio de ser un auteur francés. Lo menos interesante de él es eso, que esté europeizado y por eso no me interesa. Su mirada no es pura, está occidentalizada. El cine de Oriente, ese cine, está muy marcado por la literatura árabe ¿Has leído El Collar y la Paloma? ¿No? Pues es una pena porque así entenderías mejor lo que digo…”. Punto para ti, levántate para ir al baño y déjalo con la palabra en la boca por un instante. Cuando vuelvas estará resarciéndose con alguien menos espabilado y no te volverá a dirigir la palabra.

-La neofeminista: Terrible. Lectora de Lucía Etxeberría con pulsiones pasivo agresivas para con el género masculino. La neofeminista siempre verá los valores positivos en el más troncho de la reunión al que clavarle el diente y los peores ejemplos de la masculinidad en el gafotas que se acaba de sentar a la mesa contra el que cargará inmisericordemente. Horrible. Por eso el primero se escapará de la charla y el segundo tendrá que aguantar la charla. No se recomienda el enfrentamiento frontal tampoco y si la vuelta cósmica a todo el paraíso femenino. Lo primero “es cierto, todos los tíos son unos tremendos cerdos”, síguele el rollo hasta que llegue a la política y entonces espérala atrincherado en los chiqueros dialécticos porque acabará diciendo:
-“La política mejoraría si la dirigieran las mujeres”.
-“¿Quieres decir como Angela Merkel en Alemania o como Soraya Sáenz de Santamaría en el PP?”.
Pese a que te conteste que eres un “cerdo machista” no digas nada más y aguanta el chaparrón. Fin. Enciérrate en banda y recuerda a la mujer de Kirchner o a la Ministra de Igualdad sin utilizar ni, por un momento, la sorna o se te verá el plumero.

-El “posturitas”: es una especie de perro flauta domado y evolucionado en terrorista de salón. El “posturitas” ha intentado militar en casi todo, ha querido fumar porros, ha querido ser nudista, vivir en una comuna, llevar zurrón de pastor, coleta…en realidad no tiene ninguna voluntad y es lo suficientemente tonto como para haberse tragado todo tipo de chorradas sin mascullar un “ay” cuando se la estaban clavando. Tremendamente intransigente será anti-tabaco y pondrá caritas raras cuando la gente comience a fumar o se saldrá a la calle de cuando en cuando para “respirar”. El “posturitas” suele estar, absurdamente, en contra de la tecnología a la que le echará la culpa de casi todo y elevará la bandera de la “vuelta a lo básico” declarando a voz en grito que “no necesita móvil porque aliena”, “que no tiene Mp3 porque quiere ir escuchando a la gente por la calle” y que “no tiene tele porque es un aparato que idiotiza”. Como se declarará de izquierdas, aunque también están los que se declaran ácratas, anarquistas u otras etiquetas absurdas (recuerda que es de la gente que se considera “ciudadana del mundo” pese a no haber salido de su comunidad autónoma ni de viaje de fin de curso) lo mejor es que lo compares con Dragó. Si te dice que vale recuérdale un poco de donde sale el personaje, las cosas que dice en Telemadrid y su amistad con la Falange y el pensamiento joseantoniano…cuando le hayas ganado terreno y vuelva al tema de la tecnología dile: “Vale, tu no tienes tele pero ¿sabías que es un aparato maravilloso con el que se puede ver la muerte del Papa?...No lo digo yo, lo decía Azcona”. Guay. Si es de los meapilas que propugna que lo mejor es la medicina natural sólo tienes que decirle lo siguiente: “Jo, tienes razón, pero cuéntame…¿A qué se debe que la media de mortalidad sea tan alta actualmente y tan mala a mediados de los años 60?”. Fuera. Tarjeta roja. No sabrá decirte nada de nada.





-El Filósofo: Otro fenotipo que se considera “ciudadano del mundo”. Lamentable porque no ha visto el mundo ni por un agujerito. Dice muchas citas de filósofos y pensadores de todo tipo para afirmar su valía delante de tu cara y demostrarte que eres un memo y un alienado. Guay. Déjalo correr y no se te ocurra llevarle la contraria. Después, cuando diga la enésima patraña, se muy cabrón y sibilino y dile: “¿(pon aquí el nombre del último pensador al que se haya referido) no dijo a sus alumnos que desconfiaran de aquellos que utilizaban el nombre de terceros y que fueran libres para exponer sus propios pensamientos y no para memorizar los de terceros? ¿Me pasas el pan?”. Entrará en barrena. Piuuuuuuummmmmm. Adiós.

-El que sabe de música: Te lo han presentado como “el tío que sabe mazo de música”. Odia cualquier grupo vivo o que venda más de diez mil copias en todo el mundo. Se cagará en la radio fórmula y en el pop de toda la vida. No hay mucha manera de defenderse excepto decir cosas como “tengo una extraña enfermedad que me impide escuchar música”. No le digas que la música que escucha es rara porque te pondrá verde, demuestra interés y escucha su enésima carga de profundidad contra la música comercial y dile: “Pues fíjate que a mi me encantan los Beach Boys que vendieron millones de discos…” o “ fíjate que yo me pensaba que el disco definitivo de The Beatles era el Sargent Pepper´s que vendió mazo…”. No te hará caso.


-El über rojo: El persono que va de super marxista es tan insoportable como el mega facha. No merece ni siquiera el fenotipo de ser humano porque no dice más que cosas como muy incendiarias y en cuanto se toma dos copas se le va a ir la pinza y va a querer quemar un contenedor diciendo poniendo a Nietzsche o a Ho Chi Min por delante como excusa. Te va a recordar todo el rato que esta sociedad está podrida, que la gente es gilipollas y tontás por el estilo además de comentarte, a la mínima, que tu de rojo nada de nada, que eres un pringao. Se les nota porque nunca han leído El Capital. Bueno, momentazo real. Estaba yo en casa de una amiga tranquilamente cenando cuando una de sus amigas (incluída en el fenotipo "neofeminista") no hacía más que tocarme las narices. De pronto dijo "es que el sistema partidista es una mentira capitalista, una guarrería, el poder hay que dárselo a los sindicatos. Contesté rápidamente: "Coño, eso lo decían Hitler, Franco y Mussolini...". Se echó a llorar a la tercera copa de vino diciendo: "¡No soy fascistaaaaa!". Maravilloso.

Lo mejor, de todas maneras, es hacerte el loco con cualquiera de estos grupos porque, reconocedlo, también le habéis dado la brasa a alguien alguna vez en vuestra vida. Por eso siempre cabe la posibilidad de la huída hacia atrás y que cuando te pregunten a qué te dedicas decir: “Joder, sabéis cantidad, cuando estaba en el talego intenté ir a clases dos o tres veces pero todos esos listillos me daban unas ganas de matarrrrr…”. Y así todos contentos. Dedícate a ligar o a beber, siempre es mejor pasar por borracho que por idiota.

23 comentarios:

Jordim dijo...

Me identifico parcialmente con algunos de esos fenotipos, aunque de una forma vaga. Excepto con la neofeminista, en mi opinión especialmente odiosa...

Señor Insustancial dijo...

Hola Jordim,

Yo también pero soy de los que no le amargo la cena a nadie...

Un abrazo.

raquel dijo...

posiblemente todos nos hayamos comportado alguna vez como cada uno de ellos,ejem,yo me hice el test de puti latex sobre ser una moderna y me salió que SI!!con lo que invierto en observar y callar,me quedé perpleja..lo más fuerte que he visto en reuniones de nuevos amigos,es a alguien dejar caer flayers,entradas de cine o similares al suelo,sólo para reclamar la atención y poder , así hablar de ellos.
respecto a las neofeministas que distinguiré de las feministas a secas,no exageren,por favor,un poco de clemencia en el nombre de todas o acabrán rompiéndome el corazón:las chicas pasamos(y a las que no les ocurre,qué pena..)una fase de toma de conciencia de género PASAJERA,en que necesitamos contar,probar a los demás,retar,estamos rabiosas y decimos cosas de ese tipo,vemos machismo por todos lados y en todos los hombres,y oh!milagro,hacemos camarillas entre nosotras de los más disfrutonas.pero no sufran tanto,esto también se pasa(bueno creo que Lucia.E.es la excepción),un poco de comprensión caballeros:con el tiempo aprendemos a relativizar y la mueca desencajada vuelve a dejar paso a la calma

pesimistas existenciales dijo...

les conozco a todos y todos he sido yo alguna vez.

Te recomiendo : "tipos de gays" http://maldiaparadejardefumar.blogspot.com/2008/09/tipos-de-gays.html es mas o menos similar pero mucho peor escrito.

Señor Insustancial dijo...

Hola Rakel,
Está bien hecha la diferencia entre feminista y neofeminista...el feminismo me parece bien, la igualdad me parece bien, todo lo que sea que la gente esté a gusto me parece bien.

Entiendo que las mujeres pasen por esa etapa de afirmación pero, la verdad, no eniendo que se queden ahí. De hecho, lo peor de todo, es cuando no le dan la barrila a quien se lo merece. Mal, muy mal. Eso y luego el rollo Etxeberría de "mujer seducida por guaperas y gran amante que luego es un cutre como todos los demás"....¡joder, que esperabas! ¿Que ademas fuera un Sartre de la vida? Me hace gracia que nos eche la culpa de absolutamente todo, incluso de que en el Metro de Madrid se estropeen las escaleras mecánicas cosa que achaca a que los hombres no saben lo duro que es ser madre y llevar a una criatura en brazos. Cada vez que escucho esas cosas pienso: ¿Con qué tipo de hombre se habrá cruzado en su vida esta pobre mujer?

Un abrazo.

Señor Insustancial dijo...

Hola Maldía...,

http://maldiaparadejardefumar.blogspot.com/2008/09/tipos-de-gays.html

Buena entrada, con humor, muy bien escrita...joder, con los tiempos que corren políticamente incorrecta. Odio la expresión pero es así, te va a caer encima la policía de Chueca y te va a caer con todo el equipo.

Un abrazo.

raquel dijo...

yo tampoco lo entiendo demasiado, la verdad,es un topicazo bastante común.mujer que despotrica de todo lo que no le gusta de los hombres(falta de sensibilidad,dominio etc)y que cuando conoce un macarra cae rendida a sus pies,para luego:intentarlo cambiar!!y volver así a despotricar contra lo mismo,con rabia que se nota de experiencia conocida,e ir para la posteridad de víctima.No sé, no me gustan las personas que se definen por sus contrarios,creo que al fin y al cabo sólo contribuyen a mantener el equilibrio reinante.más creatividad y humor es lo que necesitan y sobre todo saber estar a gusto.

Gatesca Pantomima dijo...

Muy fan de esta entrada!
Lastima que me vaya a ser de poco uso en la actualidad pues estoy rodeada de hordas de gilipollas a los que se puede desarmar con un papel que ponga "cagao".

culturetas del mundo vengan a mi ya!

Señor Insustancial dijo...

Hola again,

Raquel,
Yo si lo entiendo: el tío es un guaperas y está buenorro y ya. Con eso ya vale para descubrir en él enormes cualidades y un estupendo potencial aunque lo haya visto ahogando gaticos y meando al paso de las ancianas. En el movimiento neofeminista y entre las escritoras españolas falta muuucho humor, quitarse ciertos prejuicios y salir ahí a decir soy una tipa estupenda y me cae bien la gente aunque tenga pita. o sea, como tu, vamos. Yo tengo muchas amigas que son feministas de esas de acojonar al prójimo pero nunca te montan el pollo por el simple hecho de ser hombre aunque, cuidao, que se te pillan en un renuncio te la cortan.

Hola gatesca pantomima,
creo que es tu primer comentario. Gracias. Si estás rodeado/a de gente tan fácilmente desconectable no hace falta ninguno de estos consejos pero me quedo con lo de pasarle a la gente una nota donde ponga "cagao". Que grande y desconcertante.

Un abrazo a ambas.

Gatesca Pantomima dijo...

y no será el último! su blog es muy bueno para la salud.

lo de "cagao" no me lo puedo atribuir a mi desgraciadamente... La Hora Chanante se me adelantó.

Señor Insustancial dijo...

Gatesca,

¿Lo que ponía en el papel no era "cacafuti"?

Un saludazo y a ponerse cómoda.

Gatesca Pantomima dijo...

no no, en uno de los retrospecter salía lo del papel que pone cagao. lo sé porque me dieron la tabarra meses con eso...

me acabo de dar cuenta de que en la última foto de post sale el fallecido joaquin luqui, muy entrañable.

gromland dijo...

Agradezco como siempre su serena aportación vital, estimado Señor Insustancial: no me gustan las reuniones sociales tipo "Cluedo" ("el fanático futbolero se lo montó con la hippie limpia ecologista en la habitación repleta de merchadising de Star Treck"), pero he asistido alguna que otra vez gracias a mi Santa Esposa (curiosamente, es ella la que tiene amigos), y es en esas ocasiones en que el enterado de turno despotrica contra una u otra cosa - por regla general, con menos conocimiento del que tiene Farruquito del Código de Circulación - que mi única respuesta es atizarle con un cenicero de cristal en la boca para que no la vuelva a abrir. Mi psicoterapeuta me recomendó que dejara de fumar (supongo que para no tener más ceniceros cerca) o que contara hasta treinta antes de dar mi respuesta.

Un día casi llegue a doce.

Afectadísimos saludos.

PD.- Una noche, estando en nuestro propio Cheers, un fascifolkie (tribu urbana que abunda en torno a las subvenciones de la Xunta de Galicia) estuvo intentando arengarnos sobre la conveniencia de erradicar la gaita irlandesa del mundo musical de Tierra Meiga. Si hubiera leído su post mucho antes, yo ahora no tendría antecedentes penales.

Señor Insustancial dijo...

Dicharacheras madrugadas,

Gatesca,
Me lo creo total...un saludo. En la foto están Luqui y Carlos Francino si no me equivoco pero no sabría decirle cuál de esos mozos es.

Gromiano,
Mire estaba a punto de propugnar la violencia física pero es que el post hubiera sido cortísimo tipo: Matad a todos esos cabrones y ya. La ira es sana, buena, incluso está demostrado que hace más por la salud mental que la calma pero, ah, querido amigo, ahí están las diputaciones queriendo que nos llevemos todos bien y hay que cumplir años y con las diputaciones. Yo más de una vez me he quedado con ganas de reventar un careto pero, la verdad, he de decir que el hecho de tener casi elgraduado escolar ha impedido que siguiera el camino de la violencia (incluso de la justificada). Usted,que es un ser limpio de prejuicios estúpidos, es mi héroe.

¿Que alguien dijo algo sobre la gaita irlandesa? Mire, dígale a los amigos de su santa que dejen de drogarse o que, al menos, nos digan donde pillan. Yo creo que el momento culminante en el que casi no he podido retenerme fue una vez en la que escuché a cierto personaje diciendo, en público, que la literatura es como el primer beso que no se puede ni se debe explicar. Fue a un tal Carlos Ruiz Zafón y quise estrangularlo con mis propias manos. Es posible que ningún juez me hubiera condenado.

Abrazos calurosos pero viriles.

Azul (MrBlue) dijo...

Bien...tengo muchísimos amigos que "son los que más saben de música/cine" pero ya los tengo amaestrados.....en alguna parte leí que a las neo-feministas sería mejor llamarlas "hembristas" lo cuál me parece muy apropiado.....gracias por esta entrada.

manu dijo...

Siempre sospeché que usté era un maldito cultureta. Sus posts son demasiado cultos, en exceso literarios... y encima tiene la desfachatez de negarse a escribir una novela.

Gentuza así es la que hace que hace un siglo que no asiste a fiestukis como las que describe. Ya me cansé de parecer un maldito paleto.

Miss Fruslerias dijo...

En este tipo de suponeres yo me posicioné hace tiempo: odio a todos por igual, sin distinción de género, raza o credo.
La misantropía es la verdad amigüitos.

Señor Insustancial dijo...

Hola a los tres,

Mr Blue,
Es que esa es la gente que no se tiene que dar el pisto...los que se lo tiran, malo, malo, malo.

¿Hembristas? joder, que pedazo de término, madre de Thor....

Manué,
Efectivamente soy un cultureta asqueroso de la peor especie...ahora con nuestros consejos también usted puede unirse a la centuria sin temor a pasar por ser un paleto. Le recomiendo que se compre un fular de lana hasta los pies que da una tremenda prestancia.

Miss Fruslerías,
No esperaba menos de ti, el apoyo a la misatropía es justo y necesario. Cuando las palabras son innecesarias lo mejor son los puños que sirven para cerrar bocazas.

Un saludo enorme

Tomás Verléin dijo...

A mí lo más grande que me ha pasado en un grupo de amigos al que entras de tapadillo es que me llamaran 'triste' a las primeras de cambio y sin conocerme. Lo cual me ha dado pie a numerosos chascarrillos dada mi nueva condición de ser taciturno.

Yo confieso: también he sido un poco pesado en alguna cena, pero siempre ha sido porque me han dado pie a ello o por una confabulación judeomasónica.
Me doy la libertad de añadir dos fenotipos con los que me he topado: uno, el maniaco de las finanzas, que se sabe al dedillo donde tienes que invertir tu dinero (ING, Banesto, Santander) para que obtengas el máximo rendimiento (posteriormente te hará la imitación de Matias Prats) y por otro lado el familiar que no te deja termianr una frase (inserte su psicodrama aquí:

- Pero bueno mozo, cómo estás?

- Tomás: bbbbbiii

- Tío pesado: pues cómo vas a estar, pues fenomenal, si los jóvenes vivís como reyes y tal.)

Todo esto me recuerda (pero a la inversa) a la serie de post que llevamos en nuestro blog el señor 61&49 y yo, denominada: conversaciones insustanciales sobre música. Ahí, la víctima es el cultureta/friki. Pondría el link, pero con un spam velado me parece suficiente. Señor insustancial, espero su comprensión.

off-topic(más aún): Sr. Insustancial, por lo que he podido chafardear por su blog no hemos coincidido en ninguna redacción o trabajo esclavista. Tenga seguro que me habría puesto a venerarle cual deidad enmascarada. Además, como todos los vicios, el trabajo de periodista lo estoy dejando, visto que mi perfil no se adapta con periódicos y revistas de postín y que tiendo a reventar incluso las propias empresas que fundo.

Edu Galán dijo...

Dios, Ángel. Qué tremendo post. Empequeñeces al resto.

Gracias.

Señor Insustancial dijo...

Hola insustanciales,

Tomás,
Ohhhhhh, es que eso es muy común. Las personas que te llaman triste son esos que van a disco-bares vestidos como camellos de pasar droga, con camisas así apretadas y bailan por Bisbal diciéndote que es bueno porque le gusta a todo el mundo y porque algo bueno tiene que tener porque vende 3.000.000 de discos. Ante tanta estupidez tengo otra frase de parón: "Eso es como decir que McDonald´s es el mejor restaurante del mundo porque es el que más menús reparte...".

Yo tb. me he puesto pesadito mil veces. No se haga cruces. Jejejeje.

Muy buenos fenotipos: el del economista es de los peores porque eran los que te decían lo de Lehman Brothers hace dos días y el del familiar coñazo....arffff....síiiii. Horror. Creo que mi tío Antonio todavía dice lo de "una guerra es lo que necesitas...".

Por otro lado, Tomás, se libre a la hora de promocionar tu interesante blog (¡Garageland mola!).

Edu,
Me sacas los colores.

Un abrazo a ambas personitas buenas.

moonriver dijo...

¡Muerte a las neofeministas!

Señor Insustancial dijo...

Hola Moon,

Digamos que es usted mujer y que no le gusta Lucía Etxebarría...dos puntos (uno por cada cualidad).

Un saludazo.