sábado, 1 de noviembre de 2008

el Doctor Montes vuelve de la tumba



La vida después de la muerte existe. En serio. En mi casa lo pudimos comprobar cuando falleció mi madre. Quizás nosotros no lo percibíamos así pero las bases de datos de los Supermercados Eroski sí. Por esos puntualmente cada semana llamaban al teléfono fijo de casa para preguntar por ella y ofrecerle una interesante tarjeta de crédito o recordarle que era una clienta preferente de sus establecimientos.Ni que decir tiene que no nos hacía ni puñetera la gracia y que la contestación iba del llanto a la grosería según estuviera el día. Hicimos varios ruegos a diferentes operadoras, mandamos varios faxes para que le dieran de baja en el sistema de la base de datos pero, al parecer, los Supermercados Eroski se negaban a perder a una clienta tan buena. Quizás pensaban que, en realidad, todo era una artimaña siniestra para pasarse a las filas de Carrefour.

Vodafone, El Corte Inglés, VISA, Viajes Halcón y algunas marcas más también se resistieron a creerlo y, puntualmente, se empeñaban en hacernos creer que estaba viva. Una telefonista bastante insistente se empeñó en hablar directamente con ella para revelarle una información que no podía darme ni a mi ni a ninguno de sus familiares. Le dije que utilizara una ouija o a un medium y colgué.

Un día alguien nos dijo que la culpa era de los ordenadores. Ordenadores, creo, malvados que no eran capaces de discernir entre la vida y la muerte de sus creadores. El ser humano no tenía la culpa, la tenían los ordenadores que se empeñaban en estirar un poco más la vida si no física, cibernética de mi madre.
Hablando un día con Miss Kiddo nos asaltó la duda de qué ocurriría con nuestros twitters, nuestros blogs o nuestros correos electrónicos cuando falleciéramos. Acordamos nombrar una especie de albacea cibernético, alguien a quien le revelaríamos las claves de los accesos (si es que un troyano hindú no lo ha hecho ya) para que nos fuera borrando e informando a nuestros seres queridos de la red que el circo había echado el cierre ¿Todavía no tenéis uno? Pues deberíais. No soportaría palmar mientras estoy escribiendo esto y que hubiera gente escribiendo en los comentarios cosas como: "¿Es que ya no actualizas?" o "@mrinsustancial está mudo, debe de estar de pedo"...está claro, hay que buscar una forma de hacer fade-out también en la red ¿Habrá un cielo para las cosas estas del interné? ¿Irán a reunirse a la derecha de un Dios Padre todopoderoso con la cara de Enjuto Mojamuto?


Acusaron al Doctor Montes de hacer eso pero con personas, que es una cosa muy delictiva y muy fea. Convirtieron a Montes, un anestesista, en la versión española del Doctor Kevorkian o, para que nos entendamos, de Josef Mengele. Había tal pánico por el tema de la sedación que, cuando mi madre, agonizaba en la UCI del Hospital de la Paz la médica responsable de su caso nos aseguró que "allí no se sedaba a nadie". Le contesté que me imaginaba que si tenían que amputar una pierna no lo harían dándole un palo para que lo mordiera y una generosa ración de tragos de whisky como método paliativo. Me dijo que me aseguraba que "no se la estaba matando dándole sedantes". Le dije que no hacía falta, que creía mucho más en el juramento hipocrático que en Telemadrid. También le recomendé que, pese al aspecto de estar recién salidos de la cárcel de mi padre y mío, por favor nos tratara como dos personas con cierto grado de inteligencia. He sentido mucho luego haber sido tan grosero con aquella tipa, me imagino que hizo lo que pudo y que, más bien, podía hacer poco. Me pregunto si por su parte se habrá esforzado por tratar a la gente mejor.


El caso del Doctor Montes parecía muerto en los tribunales. Ya sabéis, todos los sistemas políticos necesitan unas cuantas cabezas de turco. El 1894 el estado francés acusó al Capitán Alfred Dreyfus de entregar unos planos secretos a los alemanes y lo llevó a juicio. Dreyfus era un leal patriota, un servidor público que sirvió para focalizar todo el ultranacionalismo y el antisemitismo existente en el país vecino por aquella época. Su caso se convirtió en una absoluta fractura de la República y captó el interés del mundo. En 1953 el señador republicano Joseph McCarthy alcanzó la cima de su poder impulsando el siniestro Comité de Actividades norteamericanas en connivencia con el futuro presidente Nixon y, como no, con el abogado Roy Cohn. Dicho comité elaboró una lista negra de profesionales de todos los campos, pero sobre todo del cine, que provocó que un genio como Dalton Trumbo se viera obligado a escribir con seudonimo hasta 1975. Como él muchos otros.

Al parecer había tanto pánico que la gente negaba incluso haber votado por Roosvelt o haber mandado dinero a los comités organizados en el año 1936 para ayudar a la República española, tampoco, claro está, haber comprado en su vida un disco de Paul Robeson.

Ni que decir tiene que con esta noticia se puede decir que el Doctor Montes vuelve de la tumba y que va a ganar una batalla más mediática que real ya que su carrera profesional ha quedado marcada a fuego por las acusaciones falsas del pasado. Daremos paso ahora al molesto ruido de nuevo. A las declaraciones altisonantes, a las amenazas, a los palos...no a los palos de ciego porque los imputados saben muy bien en que riñones han descargado toda su inquina. Al buen doctor le va a dar un poco igual y sería un inocente si pensara que este nuevo juicio va a lavar ni siquiera un poco su imagen pública delante de un porcentaje bastante jugoso de los españoles. Doctor Montes siempre será sinónimo de "nazi", de "ángel de la muerte", de "criminal"...un zombi dispuesto a llevarse tu alma a otro mundo oscuro y a alejarte de los suyos. Que se olvide de recibir ni una carta de disculpa, claro. Me quedo con una cosa que me dijo una vez un cura: "la difamación es como romper un cántaro de agua ¿Sabes cuál sería la penitencia para alguien que peca de mentir sobre los demás? Le obligaría a recuperar hasta la última gota de ese agua derramada. Entenderás que es imposible porque la mayoría se habría filtrado en la tierra y sería imposible recuperarla...¡Pues así es de mala la difamación". Ese cura no trabaja en la COPE me imagino.
En realidad se sientan en el banquillo los voceros que soportarán estóicamente un nuevo paso por el banquillo de los acusados, los periodistas que se han encargado de ser la efectivísima maquinaria de propaganda de una interesada maniobra política. Que nadie se apiade están poniéndose el traje de mártir, dejándose colgar el sambenito a sabiendas de que la vergüenza pública de haberse erigido diariamente en deditos acusadores es un precio pequeño para el que no conoce la vergüenza y, claro está, es un precio mínimo cuando te dejan campar a tus anchas regalándote antenas para tu cadena de televisión o tu cadena de radio.


Si los ordenadores le hacen un favor al Eroski guardando el nombre de clientes que ya no van a visitar más sus centros comerciales, estos señores le hacen un favor a ciertos políticos para seguir ofertándoles también sus programas electorales, esconder sus vergüenzas y patrocinar sus medidas sociales. La culpa caerá en ellos pero les da igual, como a las bases de datos, porque lo importante es seguir enchufado.

¡Feliz Día de los Muertos! Que nadie se extrañe que esta corrobla se presente a las puertas del juzgado a decirle a Montes eso de "truco o trato" a ver si consiguen esta vez recibir la golosina del olvido a cambio de un sustancioso cheque. Ellos seguirán viviendo en su Halloween diario en el que no hay mayor placer que utilizar a los muertos para darnos todos los días un susto. Esperan que, a cambio, les pagues con un poco de silencio no vaya a ser que el día menos pensado tú vayas a ocupar el lugar del buen doctor.

6 comentarios:

andrea dijo...

A mi ese tema siempre me ha preocupado. Sobre todo con el PIN del móvil, que ya no es el mismo que el de mi madre y nadie se lo sabe (y el otro día en estado de embriaguez no me lo sabía ni yo).

Otra cosa que me preocupa es a quién avisarían mis padres si la palmara. Supongo que se dejarían a alguien importante.

Señor Insustancial dijo...

Creo que la única solución es dejar todos los codes y los pins en un sobre a buen recaudo, en plan la nota que le deja Dufresne a Red en "Cadena perpetua" y rezar para que las instrucciones para llegar hasta allí sean buenas o que la persona encargada no sea una lerda...que también es posible.

Un saludo retorcido como un pretzel.

manu dijo...

Acordamos nombrar una especie de albacea cibernético, alguien a quien le revelaríamos las claves de los accesos
¿No sería más cómodo que fueséis administradores en ambos blogs, aunque no ejercieráis?

venta de bases de datos dijo...

Hola, como estas, tu pagina esta excelente, si queres pasate por mi pagina y dejame un comentario, estan entrando mucho en mi sitio, si te interesa podemos hacer un intercambio de links, banners, cualquier cosa avisame, te dejo mi email tvinternet08@gmail.com, te mando un abrazo.

Paria dijo...

Yo ya lo tengo todo previsto. Existe una cuenta secreta cifrada en Suiza que en caso de fallecimiento sería transferida como pago a otra en las islas Caiman, sirviendo como pago a ciertas personas que tendrán encargada la tarea de rastrear a todos mis followers y encerrarlos en una mansión cuyas habitaciones están llenas de trampas mortales, pero que siempre ofrecen una pequeña salida...Mierda, creo que ya les jodí Saw 6.

Señor Insustancial dijo...

Hola Manu y Paria!!!!

Pues quizás sea lo más coherente pero, yo que se, lo del sobrecito y eso le daba más gracia al asunto ¿no? como más peliculero todo.

Paria...tu estás fatal tío...en todo caso mola...por cierto estoy entre tus followers pero soy más viejo y llevo peor vida así que me libro del asunto...jjeejee.

Un abrazo a ambos