martes, 19 de febrero de 2008

Apuntes sobre Madrid...


Madrid está gobernado por Spectra, bueno, por Spectra España que es una filial bastante más cutronga que se empeña en afear las calles. Spectra, o sea Gallardón o la Espe, le han cogido especial inquina al Paseo de Recoletos y a la Portada de la Casa de América que, de vez en cuando, sufren estos ataques de modernidad viejuna que se traducen en luces de navidad sin navidad (diseñados por una tal Piccirilli) o, por ejemplo, instalaciones estúpidas como la que cuelga de la mencionada Casa de América.



Y es que tiene delito que Spectra, hace unos años, recogiera libros de una donación para Hispanoamérica y decidiera darle antes un uso artístico encargándole a un tío muy moderno que hiciera con ellos una especie de enorme monumento (creo que dedicado a Chtulu) que colgó de aquella puerta. Ni que decir tiene que la primavera fue lo suficientemente lluviosa como para cargarse gran parte de esos libros que jamás cayeron en manos de sus destinatarios. Ahora son los neones...los neones ochenteros que vuelven a pegar fuerte entre nuestros artistas contemporáneos los que decorar la fachada con un mensaje absurdo que parece escrito por Ana Obregón (SE BUSCAN HOMBRES...) y del que dejo testimonio fotográfico.

Espero que a nadie se le ocurra proponerle un happening a Spectra que consista en tirar la Casa de América a cañonazos para conmemorar el bicentenario de la Guerra de la Independencia, están demostrando tanta inquina hacia la fachada de ese edificio que es posible que alguien diga que sí, por si acaso vayan haciendo acopio de cascos.
Como Madrid, pese a los muchos esfuerzos que Spectra hace porque resulte antipática sigue siendo una ciudad estupenda, me senté a tomar un té en una café del centro (tomar té en un café, soy un excéntrico alocado) y me llamó F., cuando colgué -que no podía quedar- me fijé en la disposición de la mesa y me di cuenta de lo mayor que me estoy haciendo. Testimonio gráfico quedo también del momentazo que marca el comienzo de mi madurez, de mi cuesta abajo y de lo peligrosamente juerguista que puedo llegar a ser. No sé como no me da vergüenza.

Kit del perfecto intelecual.



(:::)



Ayer mismo, cosas del trabajo tuve que volver al Centro y me reuní con Carlos Clavijo y Keynes Mainard para hacer cosas de señoras viejas, no faltó ni el té, ni la conversación de cuatro horas pero echamos en falta que el Café Central no sirva Tortitas con nata o sandwiches mixtos, también no haber acudido a la cita con nuestros mejores abrigos de visón. De la conversación no podemos revelarles nada porque nuestros planes para copar la blogosfera, asaltar los Palacios de Invierno y construir un Rayo de la Muerte con el que obligar a Spectra a entregarnos el bastón de mando están todavía en fase embrionaria y no estaría bien que los destripara alegremente pero ya hemos preparado una lista de las personas que creemos idoneas para ocupar los puestos de confianza en plan Operación Galaxia. Al contrario de lo que suele ocurrir cuando se juntan tres españoles no pusimos verde a nadie que no se lo hubiera ganado a pulso pero, sobre todo, nos dedicamos a hablar bien de todas las personas (humanas o no). Por cierto que Clavijo me regaló su anterior novela Puentes Volados (Tropismos) que me he cepillado entre anoche y hoy y digo lo de cepillado porque, normalmente, leo tan mal que le habré jodido el libro como le ocurría al argentino de Amanece que no es poco.


Me da un poco de corte recomendarles la novela de un amigo (qué, por cierto, le dió vergüenza firmarme) pero, si en algo tienen en cuenta mi criterio les recomendaría que la leyeran porque se van a llevar ustedes una agradable y caústica sorpresa.


(:::)
Me gustaría tener el perfecto "punch" para terminar esta entrada, que sacaras alguna enseñanza, alguna conseja de mis palabras pero es que hoy, la verdad, no tengo el día...

2 comentarios:

JOHN MAYNARD KEYNES dijo...

Creo que para redondear la reunión del otro día faltaba un cafelito con leche en vaso largo y un cruasán a la plancha. Ahhh, y también faltó hablar de salud. Por cierto, se me ha pegado algo de frío en los riñones. ¡Si es que...!

Señor Insustancial dijo...

Jo, JMK, no sabe usted lo difícil que se me hizo no sacar a colación los últimos cuenteos de triglicéridos y colesterol, pero con tanta charla...